Miércoles, 27 de Enero 2021

LO ÚLTIMO DE Ideas

Ideas |

El ímpetu de la pandemia

Por: Jonathan Lomelí

El ímpetu de la pandemia

El ímpetu de la pandemia

Cumplimos diez meses de la pandemia y estamos en un momento crucial: el de mayor esperanza y el de mayor riesgo.

La misma semana que empiezan a llegar los primeros lotes de vacunas a Jalisco, iniciamos con todos los indicadores al máximo: defunciones, hospitalizaciones y contagios. En la última semana murieron 492 personas en el Estado. El doble que la semana previa (somos el octavo estado con mayor tasa de mortalidad en los últimos siete días).

El gobierno federal reporta siete hospitales al 100 por ciento, cinco están en la Zona Metropolitana de Guadalajara. La Clínica 45 ya no tiene camas con ventiladores. El Ángel Leaño, el Valentín Gómez Farías y la Clínica 46 ya no tenían unidades de cuidados intensivos disponibles al corte del domingo 10 de enero. Estamos a la mitad de ocupación hospitalaria, pero algunos nosocomios concentran la mayor carga.

Todos estamos cansados. El personal médico que no ha tenido un día de vacaciones. Los dueños de pequeños negocios que han sobrevivido. Los empleados y los patrones. Los niños sin ir a la escuela. Los padres trabajadores.

En una guerra como en una pandemia, una cosa es defender una posición frente al enemigo; otra, atacar y tomarla, y una muy distinta maniobrar a un ejército en campaña. Hasta ahora hemos resistido y mantenido una posición, pero viene la movilización final en el momento de mayor agotamiento.

La disciplina tiene que venir de la confianza. Y para ello necesitamos un plan de vacunación que durará más de un año, pero su manejo, programación y logística debe hacerse sin errores.

Estamos en la etapa de vacunación más vistosa y fácil: la llegada de las primeras vacunas y su aplicación en personal médico, una población fija y controlada. Lo complicado será cuando debamos salir a buscar a los grupos vulnerables y aplicar las dosis dobles.

Florida, Estados Unidos, es un ejemplo de los riesgos cuando no se planea. El Estado delegó a los condados la aplicación de vacunas a mayores de 65 años, grupos prioritarios y personal médico. Pero cada condado empezó a aplicar su logística y como consecuencia han enfrentado largas filas y aglomeraciones en centros de vacunación; sitios de registro confusos, desinformación de la población y fraudes o estafas con vacunas que además expiran en horas una vez que se sacan del ultracongelador. Estados Unidos iba a aplicar 20 millones de dosis en diciembre y ha aplicado 6 millones solamente a la fecha. ¿Qué debemos hacer para evitar estos retrasos y contratiempos en México?

Hay que evitar la desinformación y confusión de la gente. Para eso, los gobiernos deben ser claros: cuándo y dónde debe uno vacunarse. Son las dos preguntas clave. Lo demás corre el riesgo de convertirse en politiquería si no responden a esas dos preguntas.

Encaramos el momento de mayor ímpetu y aceleración de la pandemia que puede ir en dos vías: el estrés y colapso parcial del sistema hospitalario o la salida lenta, pero segura con un plan de vacunación sólido.

Coronavirus

Temas

Lee También