Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Domingo, 09 de Diciembre 2018

Ideas

Ideas |

El boxeador con arraigo es el negocio

Por: José Rodolfo Castro

El boxeador con arraigo es el negocio

El boxeador con arraigo es el negocio

Mientras la Arena Coliseo de Medrano 67 continúa en el olvido para el boxeo, los gimnasios tapatíos mantienen la producción de nuevas generaciones, constante en  prestigio del inagotable semillero jalisciense, riqueza de un listado de nuevos nombres tras regresar las transmisiones de las funciones semanales por televisión abierta.

De algunos tres años a la fecha, el Parque San Rafael es el aparador para los nuevos exponentes, y como es histórico, cada cartel sorprende por la calidad de los talentos, quienes con atinada dirección están para boxeadorazos. La empresa que monta estas funciones, debe trabajar para que el boxeador sea también conocido fuera del círculo de sus familiares y amigos, que es terreno ganado, que lo proyecte a través de los medios, de otras tantas plataformas de entretenimiento, para que lo conozcan e identifiquen potenciales nuevos aficionados a los que cautivará con su talento en el cuadrilátero. El público pagará el boleto y abarrotará el gimnasio en el Parque San Rafael. El boxeador con arraigo es el negocio.

Con esta receta surgieron los Juan José “Goofy” Montes, “Chocho” Guzmán, Saúl “Canelo” Álvarez, plataforma que los elevó con rumbos internacionales. El resto de esta historia ya la conocemos.

Antes, con los mismos cimientos llegaron a campeones del mundo Alejandro “Cobrita” González, Óscar “Chololo” Larios, Javier “Chatito” Jáuregui, los hermanos Solís, Ulises el “Archi” y Jorge el “Coloradito”. Sin olvidar a “Monje” Castañeda, “Alfredo “Bufón” Virgen y José “Gallo” Vargas, estelaristas de alarido.

Boxeadores que se presentaron en funciones en la Arena Coliseo de Guadalajara, lámparas que iluminaron a legendarios, pilares del concierto jalisciense, José Becerra, Efrén “Alacrán” Torres, Antonio “Poema” Avelar. Generaciones espectaculares de estilos electrizantes que estremecían al público que llenaba los alrededor de seis mil 500 lugares, de ring, balcón y gradas del recinto del barrio de Analco. Griterío ensordecedor cuando aparecía la imagen del ex campeón nacional pluma, oriundo del barrio de San Andrés, Jesús “Papelero” Estrada. Ídolo de a deverás. Y atrás de él, en la semifinal, Francisco “Trompo” Márquez, aquello era la locura. Y así, uno tras otro, trepaban enormes exponentes al cuadrilátero del recinto inaugurado en 1959. Pedro Galaviz, el ídolo del Baratillo; Juan Graciano, el ídolo taquillero del Mercado de Abastos; Raymundo “Pelón” Rodríguez, uno de los mejores boxeadores que ha dado Jalisco. Alfonso Ibarra el “Izquierda de Oro”, y un infinito etcétera de actores de primerísimo nivel, alumnos de los Nacho Silva, Ángel Casillas, Ramón “La Negra” Rodríguez, “Chocolate” Zambrano, Juan “Yaqui” Márquez… Y por ahí estaré atisbando.   
 

Temas

Lee También

Comentarios