Viernes, 28 de Enero 2022

LO ÚLTIMO DE Ideas

Ideas |

¿Dinero público como moneda de cambio?

Por: Isaack de Loza

¿Dinero público como moneda de cambio?

¿Dinero público como moneda de cambio?

Vamos creyendo en la palabra del gobernador Enrique Alfaro. Pensemos que la idea de retener 140 millones de pesos al Museo de Ciencias Ambientales que presupuestalmente ya estaban asignados a la Universidad de Guadalajara (UdeG), primero: es posible, y después: es indispensable.

Porque así lo argumentó él mismo: para Jalisco es prioritario construir un hospital y no un museo. Qué importa que el hospital quede listo después y que la urgencia de abastecerlo y usarlo sea inmediata. Él sabe lo que se tiene que hacer en Jalisco y lo que se tiene que hacer es un hospital y no y un museo. Punto.

Creamos que su decisión siempre ha estado basada en un criterio de salud y no en uno político. Imaginemos que realmente es prioritario cepillarle 140 millones de pesos a la Universidad de Guadalajara en virtud de su amor por el pueblo de Jalisco.
Supongamos, sospechemos, fantaseemos…

Pues esa bella utopía terminó abruptamente este pasado 26 de noviembre, cuando en una comparecencia, el coordinador de la bancada del partido Movimiento Ciudadano, Gerardo Quirino, le dijo al rector general de la UdeG, Ricardo Villanueva, que con el divino poder del voto naranja se podría dar vuelta a esa página… a cambio de que sumara a la comunidad universitaria a apoyar en la sonadísima consulta por el pacto fiscal que impulsa el gobernador que ama al pueblo de Jalisco, y que este fin de semana tendrá su segunda jornada.

Palabras más, palabras menos, el diputado dijo que, si el rector se ponía de modo, ellos también.

Ajá: el coordinador de los diputados de mayoría en la incipiente, pero ya triste, Legislatura 63 le condicionó fondos públicos al rector frente a cámaras y grabadoras. ¡Brillante! Ni el mismísimo diputado Barraza, Javier Romo, lo habría hecho peor en la olvidable Legislatura 62.

Lo que antes eran vicios privados, acuerdos en lo oscurito, hoy son chantajes públicos. De la mano (¿o el pie?) de la bancada de la refundación, esa que hace las cosas diferentes, y en voz del diputado naranja que la coordina. Ni más, ni menos.

Echar a perder, depravar, dañar o pudrir algo. Eso, según la infravalorada y pocas veces consultada Real Academia Española, es el significado de la palabra corromper. Hacer que algo se deteriore, pervertir y, especialmente, sobornar a alguien con dádivas o de otra manera, también está entre los significados del verbo que tanto representa al México reciente.

Jugar a la política con el dinero público. Fuera del diferendo político que tienen la UdeG y el Gobierno del Estado, eso es lo que puso en evidencia el diputado Gerardo Quirino al sugerir que una partida presupuestal puede condicionarse al apoyo de una consulta que, más que la exigencia de un trato justo para Jalisco, a todas luces tiene como finalidad impulsar la imagen de un gobernador que, hoy por hoy, y pese a un gasto millonario en autopromoción, no logra figurar en la lista de presidenciables de cara al ya-no-tan-lejano 2024.

Esto es más allá del pleito político entre Raúl Padilla y Enrique Alfaro. Lo que ocurrió públicamente en el Congreso del Estado cuando un diputado condicionó fondos a la UdeG a cambio de apoyo y estructura fue, sin darle más vueltas, un intento de corrupción. Y eso, según el Presidente de México, es el principal problema del país que se está cuatrotransformando… y del Estado que atraviesa por un muy cuestionado proceso de refundación.

Temas

Lee También