Martes, 07 de Febrero 2023

LO ÚLTIMO DE Ideas

Ideas |

Desaparecen

Por: Gabriela Aguilar

Desaparecen

Desaparecen

Todos desaparecen: policías, marinos, migrantes, hombres, mujeres, adolescentes, niños y niñas por igual. Unos por venganza, otros por explotación, otros sólo para generar miedo. Unos aparecen con vida, otros mutilados, otros son recuperados en fosas clandestinas, otros nunca regresan, pero todos le han dado a este país   una identidad de terror con más de 95 mil desaparecidos en México, de los cuales más de 14 mil se contabilizan en nuestro Estado. Y la cuenta sigue corriendo.  

En tierra azteca se siembran cuerpos: en fosas y en brechas, pero no se cosechan ni respuestas ni responsables; la justicia es la deuda pendiente. ¿Quién está pensando en ellos? ¿Quién está diseñando la estrategia para frenar esta ola de desapariciones que tiene al país y al Estado con una nueva piel? Sí, tenemos una nueva piel: una que tapiza monumentos, plazas públicas, puentes y postes en todas las calles con imágenes de los ausentes que mantienen abierta una herida social y se renueva todos los días, porque lamentablemente todos los días se suma uno más.

Radio, televisión, prensa y redes sociales siguieron minuto a minuto cómo un operativo en el corazón de Guadalajara rompió su tranquilidad habitual la semana pasada en la búsqueda de los plagiarios de los marinos que, por fortuna, aparecieron ilesos en Puerto Vallarta semanas atrás; hubo capturados, ocho al menos, pero no recuerdo el rudo operativo con vehículos por tierra y por aire para localizar a los otros 14 mil desaparecidos en el Estado. Guardando todas las distancias posibles, ¿acaso hay vidas que valen más que otras? ¿Acaso no merece cada desaparecido el mismo despliegue para encontrarlo? ¿No es igualmente importante encontrar con vida a un niño recién nacido arrebatado de su madre o a una jovencita que activan una Alerta Amber, a una mujer que activa una Alerta Alba o a un marino que mueve toda la artillería de las corporaciones? Entre la afrenta del Estado contra el crimen organizado se dejan vulnerables a los ciudadanos.

El Comité Contra las Desapariciones Forzadas de la ONU realizó una visita a México durante dos semanas en noviembre pasado y publicó un informe preliminar luego de visitar 13 entidades con una exhaustiva agenda de trabajo que lo llevó a reunirse con autoridades, colectivos, víctimas y comisiones de Derechos Humanos.

Lamentablemente, la visita de la delegación presidida por la peruana Carmen Rosa Villa Quintana, notó un fenómeno alarmante y creciente: en sólo dos semanas llegó a su informe aproximadamente un centenar de personas desaparecidas; sin embargo, la constante con los informes previos de 2015 y 2018 es el círculo de revictimización que no se ha podido romper y en el que se encuentra la ineficacia en la investigación, así como la inexplicable desaparición de los expedientes.

En el informe, que se analizará junto a otros investigadores en Ginebra entre marzo y abril del próximo año, se destaca la impunidad que presume este delito en México, que favorece la reproducción y el encubrimiento, que no sólo compete a la delincuencia, pues también elementos de corporaciones policiales se han vinculado en las desapariciones.

El resumen parece muy sencillo: ningún proceso o mecanismo puede tener éxito si no cuenta con la participación política, los recursos financieros suficientes y el personal competente y comprometido para realizar las investigaciones necesarias.

Sin afán de descubrir el agua caliente, se necesitan respuestas inmediatas. ¿Por qué no se ha implementado videovigilancia en las zonas más propensas al abandono de cuerpos para tener una línea de investigación al menos? Por ello la Carretera a Saltillo sigue siendo el sitio donde se identifican más cadáveres abandonados, 24 víctimas este año. Por la falta de acción seguimos despertando con hallazgos en brechas como el feminicidio de la jovencita de 15 años con señas de violencia brutal, encontrada en San Martín de las Flores este fin de semana, y como siempre sin responsables que perseguir.

“Vivos salieron y vivos los queremos de regreso” enuncian algunos colectivos, pero en esta sociedad superada por esta crisis, mientras nos falten las respuestas oficiales, se sigue tejiendo una red cada vez más grande que, al margen de las autoridades, busca a los desaparecidos.

puntociego@mail.com

Temas

Lee También

Recibe las últimas noticias en tu e-mail

Todo lo que necesitas saber para comenzar tu día

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones