Miércoles, 24 de Febrero 2021

LO ÚLTIMO DE Ideas

Ideas |

Cosa de querer, de voluntad

Por: Argelia García F.

Cosa de querer, de voluntad

Cosa de querer, de voluntad

Que Jalisco ha podido resistir, dicen. Hasta el 14 de enero, Jalisco acumulaba un total de 6 mil 861 muertes confirmadas por COVID, y registró 162 mil 527 casos confirmados. No hay cabida para medallitas de oro, en cambio he visto una mala puesta en escena que ya ha durado meses y que se sigue cargando vidas humanas. ¿Quién acá es el director de escena? ¿Quién no está cumpliendo? Acá la cuestión -una vez más- es qué se está planeando en torno al momento desolador que se está viviendo la comunidad artística, el arte, el patrimonio cultural, tanto en el país como en el Estado. 

Nos hemos constantemente durante años, trienios y sexenios mal acostumbrado a los recortes de distintas instituciones pero el costo político para este país que se cae a pedazos en inseguridad, en rezago de valores cívicos y éticos es brutal. Basta constatar con un par de llamadas a quien renta tanques de oxígeno para que confirmen que se compraron y rentaron por parte de particulares “en caso de necesitarse” y no por necesidad precisa. La humanidad en pleno. Y claro, usted lector preguntará, ¿qué tiene que ver todo esto con la música, la pintura, la danza, el teatro, la literatura? Dentro de todas disciplinas, las cuales uno aprende desde niño, se enseña de creatividad. 

No es que los médicos nos vayan a curar con creatividad ni con un cuadro de Picasso o una coreografía de Ek pero el patrimonio cultural de este país o de cualquier país enmarca quienes somos. Enmarca esa renta ociosa o avariciosa de tanques de oxígeno sin necesitarse, enmarca el canalla gandallismo, la desgraciada impunidad. 

No es tampoco, que en el mundo cultural no existan estos personajes, vaya que los hay y que ellos, enarbolan banderas llenas de magia que prostituyen los valores más altos de la filosofía y las artes para corromper lo que realmente vale, el sueño de un niño, de un joven, de un profesional que solo quería pintar, sólo quería tocar, sólo quería bailar lo que vive, lo que siente al vivir en una ciudad como esta, en un país como este. 

Una vez más, los teatros, los museos, los cines cierran. Los cines y museos habían corrido con más suerte. Los teatros no. A las autoridades les ha caído de maravilla la pandemia, sigue sin haber estrategia real para esta “nueva normalidad”. Desgraciada o afortunadamente, no somos los únicos al padecerla. La inspiración, las políticas culturales en otros lugares están ahí, cosa de querer estudiarlas y aplicarlas, tropicalizarlas, caray. 

Cosa de, dirían algunos, de querer, de voluntad, voluntad política. Tengamos mucho cuidado como sociedad al descuidar a quienes resguardan lo más preciado que tenemos y lo enaltecen…

argeliagf@informador.com.mx • @argelinapanyvina

Temas

Lee También