Lunes, 05 de Diciembre 2022

LO ÚLTIMO DE Ideas

Ideas |

Contrastes espléndidos

Por: Jaime García Elías

Contrastes espléndidos

Contrastes espléndidos

El octavo y penúltimo concierto de la Segunda Temporada 2022 de la Orquesta Filarmónica de Jalisco (OFJ), con obras de Wagner y Bruckner en el programa, volvió a tener un notable poder de convocatoria: hubo casi lleno la noche del jueves en la sala del Teatro Degollado. Y fue, además, una velada pródiga en contrastes espléndidos: desde las heroicas notas iniciales del Preludio al Acto III de Lohengrin, de Wagner, hasta los varios pasajes espectaculares y los compases por demás brillantes con que culmina la Tercera Sinfonía de Bruckner, pasando por los cinco apacibles lieder (canciones) basadas en sendos poemas de Mathilde Wesendonck a los que Wagner dio, en palabras de la propia Mathilde, “una suprema transfiguración y consagración con su música”: una música plácida, reposada, en las antípodas de las poderosas walkirias, que invita a reflexionar sobre los temas filosóficos a los que aluden los textos.

El Preludio al Acto III de Lohengrin era, por supuesto, la obra más conocida del programa. José Luis Castillo, director artístico de la OFJ, consiguió una digna versión; sacó partido, merced a la calidad y disciplina del ensamble, de las dinámicas contrastantes de una partitura exigente por su brillantez.

La soprano tapatía Lorena Flores –finalista en el Concurso Nacional Ópera Palcco 2018, entre otros diplomas– dejó constancia de un registro amplio, belleza de timbre, dulzura en la expresión y potencia en los pasajes que la demandaban, al interpretar, respaldada por una cuidadosa orquestación del ensamble, las Canciones de Wesendonck, compuestas inicialmente (en 1858) para piano y orquestadas por Felix Motti en 1890.

La Tercera Sinfonía en Re menor, WAB 103 (en su tercera y definitiva versión: la de 1889), de Bruckner, es prueba fehaciente de la habilidad de su autor para construir los “verdaderos monumentos sinfónicos, majestuosos y misteriosos” que tanto encomian sus apologistas. Posiblemente esta haya sido, hasta ahora, la partitura más lograda en la era de Castillo como director artístico de la OFJ, por la impecable dosificación de matices. Hubo aplausos entusiastas de la concurrencia (“es Guadalajara...”, habría dicho el pianista Christian Leotta) al final de cada movimiento. Mereció nota sobresaliente el trabajo de cuerdas y alientos, inicialmente, y de toda la orquesta, después, en el tercer movimiento (scherzo) de la obra.

La Segunda Temporada concluye este domingo, con la repetición del mismo programa, en la misma sala, a partir de las 12:30 horas.

Jaime García Elías

jagelias@gmail.com

Temas

Lee También

Recibe las últimas noticias en tu e-mail

Todo lo que necesitas saber para comenzar tu día

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones