Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Martes, 22 de Octubre 2019
Ideas |

Ciclos

Por: José Rodolfo Castro

Ciclos

Ciclos

En la época de oro del boxeo de Jalisco aparecieron uno tras otro actores que se convirtieron en ídolos, en campeones mundiales.

La lona de la Arena Coliseo local fue el plató para presentar las obras del elenco, nombres de famosos impresos en carteles pegados en las esquinas de las calles del Centro Histórico de Guadalajara. Las tradicionales funciones en el embudo de Medrano 67 experimentaban producciones interminables, el gimnasio Arce, también de la Arena Coliseo, con cientos de alumnos que ascendían con entusiasmo y conocimientos, para ver sus nombres impresos en aquellos carteles, fueron sólidos pilares de las leyendas. Una historia que fue seguida muy de cerca por los medios de comunicación locales. El público conocía a sus favoritos. Las interesantes taquillas y los llenos espectaculares eran normales en el inmueble de la familia Lutteroth.

Aquel ciclo perdió intensidad hasta casi extinguirse en la primera mitad de los años 1980, una industria que resurgió con un segundo boom en 2007, todo volvía a su lugar, salas de entrenamientos con muchos alumnos, boxeadores identificados por un público que regresó a las arenas, y los medios de comunicación locales dando seguimiento a los nuevos prospectos.

En la primera alineación la lista parece interminable, “Alacrán” Torres, “Tortas” García, “Papelero” Estrada, “Poema” Avelar, Jorge Vaca, “Azabache” Martínez… La segunda producción está encabezada por Saúl “Canelo” Álvarez, Juan José “Goofy” Montes, “Chocho” Guzmán, segundo ciclo que concluyó en 2009, boxeadores que estremecían a las masas como las primeras leyendas.

Hoy el boxeo jalisciense vive un tercer ciclo que inició en 2016, suma tres años de trabajo con funciones en su mayoría en Parque San Rafael. Y ya destacan los Gollaz Valenzuela, Jorge “Dandy” Pacheco, Ronaldo “Rony” Ruelas, David “Rino” Alegría, apenas cuatro nombres de un semillero con calidad y química para campeones del mundo e ídolos. Talento que se debe publicitar en los medios tradicionales y virtuales, la receta para que las familias asistan a los escenarios y conviertan a sus favoritos en ídolos.

Parece que lo que hicieron en los tinglados locales “Goofy”, “Chocho”, “Canelo”, entre otros, se mantiene hasta hoy como una vara alta para los actuales boxeadores jaliscienses… Y por ahí estaré atisbando.

Temas

Lee También

Comentarios