Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Lunes, 21 de Mayo 2018

Ideas

Ideas |

Brevísimo glosario del teatro independiente de Guadalajara (parte 1)

Por: Iván González Vega

Brevísimo glosario del teatro independiente de Guadalajara (parte 1)

Brevísimo glosario del teatro independiente de Guadalajara (parte 1)

Pocas luchas “por la vida” son tan controversiales y agotadoras como las de quienes trabajan en la calle; ojalá que Rogelio Padilla, fundador de MAMÁ, AC, descanse en paz.

¿A qué nos referimos cuando hablamos de teatro independiente en Guadalajara? Las etiquetas son difíciles: en todo el mundo se cuestiona la vigencia de nombres como “teatro” o “dramaturgia” y de adjetivos como “comercial” o “experimental”. Quizá podamos intentar un brevísimo glosario de teatro a la tapatía.

1. Teatro. Desde hace 25 siglos pensamos en el teatro como el acto de representar acciones. Famosamente escribió Peter Brook que uno necesita nomás un espacio vacío, alguien que haga algo allí y otra persona que lo vea para que haya teatro: esos tres elementos son indispensables.

Lo demás son convenciones: ¿se puede hacer teatro si no hay un escenario con telones de terciopelo o si no se canta “tercera llamada, tercera; comenzamos”? ¿También es teatro lo que ocurre en una bodega pelona con tres focos chicharroneros? Respuesta económica: sí. Donde alguien represente algo en un espacio específico para que otros lo perciban, hay teatro, igual con títeres que con objetos, igual si cantas que si tu narración no tiene la estructura de “presentación, nudo y desenlace”.

La belleza del teatro consiste en que cualquier acto de representación destinado a que otros lo aprecien es un llamado a que los demás nos reconozcamos en esa representación: lo que veo que le pasa a otros podría pasarme a mí, y eso me iguala al desconocido sentado en la butaca a mi lado: compartimos Guadalajara aunque unos vivamos en cotos y otros nos peleemos a diario por subir al tren ligero.

Grandes triunfos artísticos del siglo XX, como “Esperando a Godot”, de Samuel Beckett, se han presentado en Guadalajara con un tremendo impacto, que recuerda aquella máxima de que, mientras que el mal teatro hace que salgas de función hablando de la obra, el buen teatro hace que salgas de función hablando de la vida. Pasó así con la versión clown de 2007 de ese texto que logró un equipo encabezado por la directora Sara Isabel Quintero. ¿Qué caso tiene vivir, esperar cualquier cosa, si estamos condenados a la desaparición? Los mexicanos nos preguntaríamos: ¿tiene caso ser valiente ante la violencia, la corrupción o el crimen, cuando nuestros políticos gozan de tan impune desvergüenza?

Uno salía de aquel “Godot” pensando que a lo mejor no: que resistir no tiene sentido. Que la vida es nada más un miserable periodo “a caballo entre una tumba y un parto difícil”. Pero también salías del teatro provocado en lo más vivo que hay dentro de ti, eso que te impulsa a aguantar un día más a ver si, ahora sí, los vecinos se organizan y combatimos a los motoladrones del barrio, o denunciamos al médico del Seguro que posterga las consultas, o recompensamos a ese chofer decente de la 622.

No pasa siempre, no en todas las obras. Pero a veces sí, pasa. Y eso hace muy interesante a nuestro teatro independiente de Guadalajara.

ivangonzalezvega@gmail.com / agoragdl.com.mx

Temas

Lee También

Comentarios