Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Viernes, 14 de Diciembre 2018

Ideas

Ideas |

Alfaro, el estilo personal de comunicar

Por: Diego Petersen

Alfaro, el estilo personal de comunicar

Alfaro, el estilo personal de comunicar

Seis tuitazos, seis. El gobernador electo lanzó el lunes por la noche una serie de seis tuits en los que alerta sobre el engaño que hay detrás de la construcción de la Línea 3 del Tren Ligero. Planteado como una serie de preguntas al Presidente de la República, Enrique Alfaro alertó sobre riesgos y sobrecostos que implicaría el cambio de los neoprenos (hules) que son parte del sistema de amortiguación de la estructura elevada. Alfaro afirma que para cambiar las piezas defectuosas, cito, “implicaría tener que levantar las trabes (desarmando las vías y la red eléctrica que ya están instaladas) para poder corregir el error”. Ese mismo día la SCT desmintió que se tenga que desarmar la estructura y lo que está encima de ella y aclaró que ya cambió una tercera parte de los neoprenos defectuosos.

La línea 3, lo hemos repetido, es la obra más opaca de los últimos años y es fecha que nadie sabe lo que va a costar. Sin embargo, consultando con expertos todos coinciden en que en este caso la SCT tiene razón. Todos los neoprenos tienen una vida útil de entre diez y quince años y todas las estructuras contemplan un sistema para cambiarlos, sea ahora, sea dentro de una década. Los neoprenos que se pusieron estaban efectivamente defectuosos y mostraron envejecimiento prematuro, es decir tendrían que haberse cambiado dentro de tres años por lo que se decidió cambiarlos desde ahora. Una sorpresa y un costo más en la terminación de la obra, sí; un riesgo o una obra mayor que implique destruir lo que está hecho no. Cambiarlos costará cerca de 60 millones de pesos, que en una obra que ya ronda los 30 mil millones no pinta, tan es así que los constructores aceptaron cambiarlos sin chistar.

Al parecer quienes lo “informaron” del asunto son los funcionarios de la futura SCT. Pero bastaba con que él mismo hubiese hecho tres preguntas para darse cuenta de que el asunto no es grave

¿Engañaron a Alfaro o Alfaro nos quiso engañar a todos? Cuesta trabajo pensar que Enrique Alfaro, ingeniero civil, se haya ido con la finta de una información de ese estilo. Al parecer quienes lo “informaron” del asunto son los funcionarios de la futura SCT. Pero bastaba con que él mismo hubiese hecho tres preguntas para darse cuenta de que el asunto no es grave. Parece, pues, más un estilo de comunicación política que busca desacreditar al Gobierno saliente, mover las aguas para que la inauguración, de por sí inútil que planean el Gobierno del Estado y la Presidencia, quede desacreditada.

Entendiendo que es política, las formas importan. Una cosa es hacer grilla y otra es hacerlo a partir de información falsa. Generar desconfianza en la obra no le beneficia a nadie, ni siquiera al nuevo Gobierno que tendrá, más temprano que tarde, que hacerse cargo de la operación de la Línea 3. Hay muchas cosas que el Gobierno saliente deberá explicar sobre esta obra, entre otras el sobre costo, pero hagámoslo con la seriedad que requiere el tema.

El estilo de comunicar a tuitazos, pero sobre todo con verdades a medias o información falsa, no es un buen augurio.

(diego.petersen@informador.com.mx)

Temas

Lee También

Comentarios