Domingo, 23 de Enero 2022

LO ÚLTIMO DE Ideas

Ideas |

AMLO: un Presidente muy positivo

Por: Jonathan Lomelí

AMLO: un Presidente muy positivo

AMLO: un Presidente muy positivo

Cuando el Presidente es honesto, se acaba la corrupción. La lógica evangélica de AMLO -predicar con el ejemplo- cayó por tierra cuando desacató las medidas sanitarias de su propio gobierno. Contra todas las recomendaciones, acudió a una mañanera con síntomas de COVID-19 y sin cubrebocas. 

«Yo creo que es gripe», minimizó. Ni fue gripe ni se quita con Vick Vaporub y un tecito. 

Al margen de linchamientos mediáticos, lo lamentable del evento es la forma en que lo vamos a capitalizar como sociedad. Servirá para vestir de verdugos a los críticos del Presidente y para enarbolar el cinismo triunfal de sus defensores. El patetismo de la discusión otra vez ubicará a cada quien en polos irreconciliables. 

La oleada de críticas que generó el comportamiento de AMLO se explica también, en parte,  por nuestra doble moral imperante: hacemos escarnio de una actitud que en el fondo replicamos. 

Seamos sinceros: ¿quién lanza la primera piedra contra un Presidente que ha minimizado en todo momento la pandemia? Fulminar al Presidente no nos exime de nuestra responsabilidad como ciudadanos. Con sinceridad, hagamos memoria, ¿hace cuántos días comenzamos a usar el cubrebocas otra vez conscientemente? Hasta que los contagios nos cercaron entre familiares, amigos, colegas del trabajo y conocidos. 

Tres diferencias marcan esta nueva ola de contagios por Ómicron: la fatiga de la población tras el confinamiento y el estrés económico. La vacunación que redujo las tasas de hospitalización y mortalidad. Y la virulencia inaudita de esta cepa que ha impactado de manera distinta. 

Observamos un fenómeno inédito: la cantidad exponencial de casos positivos afecta a sectores enteros. No mata, pero saca de circulación. Decenas de vuelos cancelados por falta de personal infectado por el virus. Enrique Alfaro reconoció un déficit de personal para la aplicación de pruebas debido a la cantidad de contagiados. Ante esta realidad, los municipios se sumarán a la operación de módulos de testeo. 

Si bien ahora los gobiernos han descartado el confinamiento para evitar el parón económico, la dispersión masiva del virus afectará de manera distinta con incapacidades laborales y el aislamiento de empleados que no pueden realizar su trabajo en casa. El impacto a la productividad de las empresas y sus costos nos pasará factura. 

Lo que seguirá sin cambios es la actitud de AMLO ante la pandemia. Los tropiezos y mensajes contraproducentes regresarán tras su recuperación. No podemos hacer nada al respecto. 

La reflexión, entonces, hay que formularla en primera persona: ¿ahora sí nos tomaremos en serio a Ómicron? Podemos poner el ejemplo al inquilino de Palacio y sacar provecho de un Presidente positivo solo al virus. 

Coronavirus

Temas

Lee También