Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Domingo, 17 de Noviembre 2019
Ideas |

* Verso devaluado

Por: Jaime García Elías

* Verso devaluado

* Verso devaluado

Los ejemplos de que los entrenadores de los equipos de futbol se la viven en la Rueda de la Fortuna, aparecen todos los días: técnicos que han sido campeones y al poco tiempo parecen haber perdido la magia o de plano se ven condenados al desempleo… o viceversa.

*

Casos típicos, de rabiosa actualidad -solamente en México-, por ponerles nombre y apellido, serían los de Chepo de la Torre (campeón con Guadalajara, Toluca y Santos Laguna; actualmente en receso), Gustavo Matosas (luz con el León, sombra con Atlas o América) o Robert Dante Siboldi (10 y nota con Santos Laguna, reprobado con Veracruz).

O serían, también, dos que están de moda: Tomás Boy y Ricardo La Volpe: en uno, la “vox populi” pasó de la exigencia de su despido, a gritos, a las aclamaciones tras la victoria en el “Clásico” del sábado pasado. En el otro, desde declararlo símbolo viviente de una escuela o un estilo (el “lavolpismo”, para no ser menos que los padres del “menottismo” y el “bilardismo”, que en el peculiar mundillo del futbol el número de los merolicos es infinito), hasta contar ya no los días sino las horas que faltan para que salga como tapón de sidra del puente de mando del Toluca.

*

Algunos que intentaron ser entrenadores (Mario Carrillo, Yayo de la Torre, Fernando Quirarte, Rafel Puente [padre e hijo], Hugo Sánchez, ocasionalmente Víctor Manuel Vucetich, los propios Boy y La Volpe…) se refugiaron en el burladero de los comentaristas. Ahí tienen la ventaja de poder pontificar a su antojo… sin someter sus opiniones a la prueba del ácido de los resultados.

En casos como el reciente de Enrique Meza, habrá que ver si la vida y el futbol le darán “otra oportunidad” tras la fallida experiencia de intentar sacar al Veracruz no precisamente del camastro en la sala de terapia intensiva, sino del ataúd en la agencia de inhumaciones. En el de La Volpe, si su actual plantel de jugadores -“chuchas cuereras” todos ellos, algunos con un cartel nada despreciable- da señales de recuperar la fe en un verso que en los últimos años (Atlas, Selección de Costa Rica, Banfield, Atlante, Guadalajara, Jaguares, América -aunque fue finalista-, Pyramids de Egipto, ahora Toluca…), a la distancia parece haber perdido eficacia, persuasión, encanto o liderazgo…, y, en cambio, haberse transformado en triste caricatura de sí mismo.

Temas

Lee También

Comentarios