Domingo, 09 de Agosto 2020
Ideas |

* Temeridad

Por: Jaime García Elías

* Temeridad

* Temeridad

Vivir implica correr riesgos; jugar futbol –y aun asistir a los estadios como simples aficionados—, por lo consiguiente; reanudar las competencias que se suspendieron hace casi cuatro meses a raíz del COVID-19, con mayor razón…

La semana pasada, por ejemplo, no quedaron claros los criterios a partir de los cuales se decidió que Guadalajara y Mazatlán jugaran su partido de la “Copa por México”… a pesar de que dos jugadores del equipo sinaloense dieron positivo en sendos exámenes del coronavirus. Tampoco queda claro, por lo consiguiente, qué se va a hacer en lo sucesivo para reducir al mínimo –a cero, de ser posible— el riesgo de contagios entre jugadores, considerando que el contacto físico entre ellos es inevitable, y entre árbitros y entrenadores, considerando que las medidas profilácticas difícilmente pueden ser tan confiables como se quisiera.

*

En Europa, como de sobra se sabe, también se tomaron providencias para reanudar las competencias. En España, Italia, Inglaterra, Alemania, Francia, etc., se han aplicado estrictamente protocolos severos. En los contados casos en que se han encendido las alarmas, se ha procedido a aislar a los contagiados y a someter a exámenes a sus compañeros.

En México, es de suponerse que se seguirán celebrando partidos “a puerta cerrada” por tiempo indefinido (hay quienes auguran que esta “nueva normalidad” bien podría prolongarse hasta abril del año próximo, lo que significa que quizá los dos campeonatos correspondientes a esta temporada tengan que someterse a esta modalidad)… aunque es innegable que, sin la presencia de aficionados en las tribunas, el futbol se desvirtúa; se desnaturaliza.

Un futbol sin aficionados en las gradas es más insípido que una jícama sin sal; es un futbol descafeinado.
*
En todo caso, los torneos que han servido de botana, calentamiento, pretemporada o como quiera calificarse, han traído cosas agradables...

Si ha habido poca calidad –y nula calidez, por las circunstancias anotadas— en la generalidad de los partidos disputados hasta ahora, de algo ha servido que América y Guadalajara sigan vivos en la Copa por México. Si no ha habido contrataciones “bomba”, porque el receso ha impactado en las economías de los equipos, y si a falta de ascensos y descensos habrá la novedad del Mazatlán en lugar del Morelia, queda la esperanza, al final del cuento, de que ni hay mal que dure cien años, ni pesadilla de la que no se despierte.
 

Coronavirus

Temas

Lee También