Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Martes, 21 de Agosto 2018
Ideas |

* ¿Hay con qué…?

Por: Jaime García Elías

* ¿Hay con qué…?

* ¿Hay con qué…?

En la hipótesis de que, como se planteaba ayer en este espacio, los dirigentes del Atlas coincidan en que su ruta crítica debe contemplar, en el corto plazo —lo que resta del Torneo de Clausura—, estabilizar el equipo, y en el mediano —a partir de la próxima temporada— apuntalarlo en serio, volverlo competitivo, ahuyentar por un buen rato la amenaza del descenso, la gran pregunta es si hay la disposición de invertirle al asunto los recursos económicos que el asunto exige.

*

Cuando el Club Deportivo tomó la decisión de vender la franquicia del equipo al Grupo Salinas, la medida fue calificada —¿dónde más hemos oído eso…?— de “dolorosa… pero necesaria”. Dolorosa, porque —se dijo entonces— “era como vender un hijo”. Necesaria, porque —también se dijo— “será por su bien”…

Esto último implicaba la posibilidad de que los adquirentes de la franquicia la manejaran con la mentalidad empresarial que fue una de las carencias históricas de los dirigentes del club. Se suponía que los nuevos dueños del equipo entendían que por su arraigo, por su historial, el Atlas, no obstante su prolongado ayuno de títulos, era (y es) un producto noble; vendible, vaya.

*

Sucede, sin embargo, que la transición entre el Atlas romántico que el Club Deportivo se declaró incapaz de manejar, y el Atlas pragmático que sin traicionar su tradición y aun su leyenda debería verse como negocio, marcó un fenómeno cada vez más evidente en el futbol mexicano: la necesidad de aplicar, de manera sistemática, espectaculares golpes de chequera para conseguir los talentos que ahora se traen, en cantidades industriales, del extranjero.

Importar buenos futbolistas cuesta millones de dólares; incorporar grandes jugadores, que sean imanes de taquilla, que vendan camisetas y que alimenten la posibilidad de ganar campeonatos, cuesta muchos, muchísimos millones. Lo demuestran, sobre todo, los dos equipos de Monterrey, enfrascados en una loca carrera por la popularidad y por los títulos; una carrera en que otros tradicionales “grandes” del futbol mexicano —América, Guadalajara, Cruz Azul, Toluca…— han optado, sin confesarlo abiertamente, por tirar la toalla, al declararse poco dispuestos a participar en ella… o ser incapaces de hacerlo.

*

El Atlas actual tiene plantel para avanzar a tropezones. No más… La gran pregunta, pues, es si hay voluntad, primero, y recursos, después, para incorporar los talentos en que fundadamente puedan depositarse esperanzas de tiempos mejores para la causa.

Temas

Lee También

Comentarios