Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Jueves, 18 de Octubre 2018

Ideas

Ideas |

* “Enchílame otra”

Por: Jaime García Elías

* “Enchílame otra”

* “Enchílame otra”

Parece fácil: si el Guadalajara se dio de alta como el primer “Campeonísimo” propiamente dicho en la historia del futbol mexicano a base de depositar su confianza en los jugadores surgidos de su propia cantera —“inagotable”, decían sus panegiristas—, más la incrustación de unas cuantas figuras procedentes de otros equipos, pues que aplique de nuevo aquella fórmula, que a punta de acumular triunfos y coleccionar títulos ya demostró su eficacia…, y asunto arreglado.

La sugerencia brota, casi por generación espontánea, a la vista del anuncio que ya hizo el presidente deportivo del club, Gabriel de Anda, en el sentido de que esta vez no habrá espectaculares golpes de chequera para adquirir, al precio que tengan a bien ponerles los actuales dueños de sus cartas, a las supuestas figuras que algunos “expertos” sugieren, proponen o recomiendan, y que muchos aficionados, siguiéndoles la corriente, piden a gritos.

*

Sin embargo, como ya se ha apuntado, no es cuestión de “enchílame otra”…

Por principio de cuentas, el futbol mexicano ha experimentado un cambio sustancial en los últimos años. El hecho de que los mismos clubes Guadalajara y Atlas dejaran de pertenecer a los herederos y sucesores de los grupos de accionistas románticos que los mantuvieron desde sus orígenes, es sintomático de que el futbol, en México, se ha convertido en una industria que debe manejarse con mentalidad empresarial. Las estructuras que están detrás de equipos como Monterrey, “Tigres”, América, Pachuca, León, Toluca, Santos Laguna, Cruz Azul, Morelia y el propio Atlas, por ejemplo, poco o nada se parecen a las tradicionales.

Prueba fehaciente de ese cambio, las incorporaciones de jugadores extranjeros. Lo que antaño era un recurso, hoy es un sistema. Los que antaño eran minoría selecta en los planteles, en la actualidad llegan a constituir aplastante mayoría.

*

Por otra parte, ni Guadalajara, como ciudad, ni las famosas “canteras” de sus clubes son ya lo que eran antes. Los niños y jóvenes de hoy tienen intereses y aficiones diferentes a las que tenían sus abuelos o bisabuelos: los contemporáneos del “Campeonísimo”. Ni en las calles de la ciudad ni en los llanos que la circundan se juega al futbol como en los tiempos en que ni se mentía ni se exageraba cuando se afirmaba que para encontrar un talento para el deporte, bastaba con tomar un camión a La Experiencia… y sacarlo debajo de las piedras.

Temas

Lee También

Comentarios