Lunes, 08 de Marzo 2021

LO ÚLTIMO DE Ideas

Ideas |

El católico ecologista frente el evangélico nacionalista

Por: Diego Petersen

El católico ecologista frente el evangélico nacionalista

El católico ecologista frente el evangélico nacionalista

Hoy toma posesión de la presidencia de Estados Unidos el segundo presidente católico de ese país. El anterior fue John F. Kennedy hace exactamente 60 años. Joe Biden es un católico practicante que no esconde su fe, pero tampoco la impone como agenda de gobierno. El caso más claro es su posición frente al aborto, en la que se dice personalmente en contra, pero no lleva sus ideas a las políticas de salud. Tiene, además, el gabinete más inclusivo de la historia en ese país.

De este lado de la frontera tendrá como interlocutor a Andrés Manuel López Obrador, el primer presidente mexicano evangélico pero que jamás pone sus creencias por encima del ejercicio del poder. Comenzó su sexenio, es cierto, con mucha cercanía con el grupo de iglesias evangélicas asociadas en Confraternice, a quienes recibió dos veces en Palacio Nacional. Sin embargo, no sólo se ha ido distanciando de ellas, sino que las dejó colgadas con la ilusión de que les abriría las concesiones de radio y televisión.

Algo tienen en común estos personajes: a ambos les gusta citar la Biblia mucho más que el común de los políticos de sus respectivos países. En el país vecino esto no sólo no es mal visto, sino aplaudido: mañana jurará sobre a una Biblia y frente a un sacerdote jesuita. En México somos muchos a los que nos parece, merced al Estado laico, poco conveniente citar cualquier libro sagrado en discursos políticos.

Más allá de sus filias religiosas, que los unen más de lo que parece, las agendas de ambos presidentes no podrían ser más lejanas

Más allá de sus filias religiosas, que los unen más de lo que parece, las agendas de ambos presidentes no podrían ser más lejanas. Los distanciamientos más claros estarán, sin duda, en los temas de seguridad y medio ambiente. En seguridad las cosas comenzaron mal por el manejo del caso Cienfuegos, pero podrían ponerse peor si Estados Unidos, en su hipócrita pero consistente política antidrogas, considera que el gobierno de López Obrador evade el combate al crimen organizado, algo, por cierto, que ya muchos analistas mexicanos han advertido. El gran punto de choque será la agenda medioambiental. Mientras que para López Obrador el ecologismo es un discurso que hay que atender pero que le estorba en su visión de un nacionalismo desarrollista (en eso, entre otras cosas, se entendía a la perfección con Donald Trump), para Joe Biden el cuidado del ambiente es un compromiso moral y parte de su creencia religiosa (en eso, entre otras cosas, está totalmente alineado y aliado con el Papa Francisco). El campo de batalla por excelencia será el nuevo Tratado de Libre Comercio, pero no nada más, sin duda en los organismos multilaterales veremos cruce se señalamientos entre ambos gobiernos.

Pero donde probamente más vayan a chocar El Peje y Sleepy Joe es en lo relativo a las democracias en América Latina. Como vicepresidente en la era Obama, Joe Biden había iniciado, al lado del Papa Francisco, una agenda de acercamiento con Cuba y de restablecimiento de la democracia en Venezuela. No solo por la cercanía de algunos de los colaboradores de López Obrador con Venezuela, sino por el principio de no intervención, éste es un punto de enfrentamiento.

La relación entre el católico ecologista estadounidense y el evangélico nacionalista mexicano que comienza hoy será, por decirlo suave, muy compleja.

diego.petersen@informador.com.mx

Temas

Lee También