Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Sábado, 23 de Marzo 2019

Ideas

Ideas |

* Deudas de honor

-Los “Clásicos” ya no son lo que solían ser -se quejan, no sin razón, los más ancianos de la comarca…

Por: Jaime García Elías

* Deudas de honor

* Deudas de honor

-Y sin embargo -habría que agregar, con la venia de Galileo Galilei-, se mueven.

*

El mundo ha cambiado desde que los “Clásicos” adquirieron carta de ciudadanía en Guadalajara. Fue a partir de que se implantó el profesionalismo en el futbol, allá por 1945, que los partidos entre Guadalajara y Atlas (o Atlas y Guadalajara, que “tanto monta…”) se sumaron a tradiciones tapatías tan peculiares y arraigadas como las serenatas en la Plaza de Armas, “La Llevada” de la Virgen de Zapopan o “la visita de las siete casas”, en las iglesias del Centro, el Viernes Santo.

Que el Atlas consiguiera el primer título para el fútbol de Jalisco -y el único, hasta ahora, en su errática historia- mediante una victoria sobre las “Chivas” (con un penalti que los rojiblancos más furibundos siguen discutiendo hasta la fecha), robusteció considerablemente esa tradición. La construcción del Estadio Jalisco -de cuya inauguración se cumplieron 59 años el pasado 30 de enero, sin que nadie se molestara en celebrarlo-, acrecentó el interés por esos encuentros: por una parte, comenzaba el ciclo del Guadalajara “Campeonísimo”; por la otra, los otros equipos tapatíos (Atlas y  Oro, éste con la primera camada de jugadores brasileños incorporados al fútbol mexicano) hacían méritos para que a Guadalajara se le viera con envidia al declarársele, con los pelos de la burra parda en la mano, la capital futbolística de México.

*

Resulta ocioso repasar la otra parte de la historia; referir que mientras los equipos capitalinos de cuño relativamente reciente -Cruz Azul y “Pumas”- desplazaban a los tradicionales Atlante y Necaxa, y los de Monterrey daban con firmeza los pasos adecuados para aprovechar la pujanza de su plaza y convertirse en las potencias que hoy son, los de Jalisco -que llegaron a ser cinco en la Primera División- se durmieron en sus laureles, con los resultados, modestos en lo deportivo, inciertos en lo social, que saltan a la vista.

Los arranques de rojiblancos y rojinegros, en el actual Torneo de Clausura, se interpretaron como una esperanza de tiempos mejores… Que ambos consiguieran, al menos, sacar boleto para la “Liguilla”, sería un consuelo para sus simpatizantes. Lo tomarían como un abono… a cuenta de deudas de honor que se van haciendo viejas.

Temas

Lee También

Comentarios