Miércoles, 22 de Enero 2020
Ideas |

* Cuarentena

Por: Jaime García Elías

* Cuarentena

* Cuarentena

Los aficionados al futbol, en Guadalajara, han sido sometidos, literalmente, a una cuarentena. (Se da esa denominación -un tanto en desuso en nuestros días- al espacio de tiempo en que se acostumbraba mantener aislados, incomunicados, a personas o animales procedentes de lugares aislados o sospechosos de algún mal contagioso).

Cuarenta días -una cuarentena, pues- han transcurrido desde que Atlas y Guadalajara cerraron su participación en el Torneo de Apertura (con más pena que gloria, vale subrayarlo): uno con derrota como visitante del Monterrey (2-0), otro con victoria sobre el Veracruz, en casa (3-1); ambos dejando entre sus simpatizantes un sentimiento de frustración, porque los dos acariciaban la esperanza de que se dieran las combinaciones de resultados que les permitieran sacar boleto para la “Liguilla”… aun a sabiendas de que casi seguramente, ya en ella, estarían condenados a servir de carne de los leones.

*

En esos cuarenta días, el Guadalajara dio la nota varias veces, desviando la atención de los aficionados, del desarrollo de las fases de Cuartos de Final y Semifinales (los partidos de la Final se pospusieron hasta después que el Monterrey cumplió su participación en el Mundial de Clubes, recuérdese), a las noticias relacionadas con los golpes de chequera -espectaculares, necesariamente- que le permitieron incorporar a su plantel ocho refuerzos, teóricamente de primera línea, con la intención deliberada de reconciliarse con su rol histórico de protagonista y dejar atrás los cinco torneos en que se limitó a hacerla de “extra” en la Liga doméstica.

El Atlas, en tanto, inició una nueva etapa -la tercera, para ser exactos- en su accidentada y más que centenaria historia, haciendo una limpia en su plantel, plagado de jugadores de medio pelo. Además de las bajas lógicas, previsibles, se registró una lamentable: la de Osvaldo Martínez, que se había ganado, por su calidad, en una sola temporada, la etiqueta de jugador emblema del equipo.

*

En lo que la cancha confirma o desmiente las versiones de que el Guadalajara se reforzó en serio mientras el Atlas se limitó a poner veladoras a los santos -que hasta ahora le han sido esquivos- para que cambie su suerte, recobra vigencia el buen deseo de que el futbol de Jalisco recupere la pujanza y la grandeza de los tiempos en que se preciaba -con los pelos de la burra parda en la mano- de ser el mejor de México.

Temas

Lee También