Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Lunes, 24 de Septiembre 2018

Ideas

Ideas |

* Cal... y arena

Por: Jaime García Elías

* Cal... y arena

* Cal... y arena

Las “Chivas” dieron la de cal; el Atlas…, la de arena.

La victoria del Guadalajara sobre el Necaxa aún no es argumento para dar por definitivamente cerrado el capítulo de las actuaciones poco convincentes y de los resultados impropios de un supuesto aspirante al título, que comenzó a escribirse precisamente en el Torneo de Apertura de esta misma temporada. Tampoco es motivo, todavía, para echar a vuelo las campanas.

*

El episodio del sábado en Aguascalientes, bien visto, tuvo sus “asegunes”…

Sin ánimo de demeritar el resultado, un análisis objetivo, desapasionado, de lo ocurrido en ese encuentro (uno de los mejores de la tercera fecha del Torneo de Clausura, por cierto: incomparablemente mejor a los Cruz Azul-León, Monterrey-Tijuana y UNAM-América a los que tanto ruido mediático se hizo durante la semana, y que se resolvieron como “El Parto de los Montes” de la vieja fabulilla: “Después de tanto ruido, sólo viento”), lleva a la conclusión de que el 3-1 con que se escribió la historia fue cruel con el vencido… y demasiado generoso con el vencedor.

Es cierto que aciertos como los de Cota en el marco rayado, y de Pulido y Ronaldo Cisneros en el ataque, o errores crasos como el de Barovero en el segundo gol o los de Barragán en las dos áreas, forman parte de los ingredientes que, mezclados, determinan un resultado…

Sin embargo, antes de declarar que el Guadalajara ya está en vías de volver a ser lo que fue en el anterior Torneo de Clausura, habrá que evaluar su desempeño en la cancha y los correspondientes resultados, en los partidos contra Monterrey, Puebla y Santos, incluidos en las próximas páginas de su agenda.

Recuérdese: “El que no asegunda, no es buen labrador”.

*

Lo del Atlas, en tanto, es preocupante. Sumar derrotas —y los rojinegros ya llevan tres al hilo en la Liga—, desmoraliza a cualquiera. Y si se trata de un equipo que no consigue sacudirse, en el corto o mediano plazo, el fantasma del descenso, con mucha mayor razón.

El funcionamiento del equipo ante el Toluca, el viernes, invita a suponer que Gerardo Espinoza, si lo mantienen, o el entrenador que se haga cargo del equipo, se hará responsable —habida cuenta de las notorias limitaciones del plantel— de un paciente, si no agonizante, sí internado en la sala de terapia intensiva del hospital.

Temas

Lee También

Comentarios