Martes, 31 de Marzo 2020
Ideas |

- "¿Quieres respeto...?: respeta"

Por: Jaime García Elías

-

- "¿Quieres respeto...?: respeta"

Es difícil decirlo mejor –con más claridad, con menos palabras— que como lo escribió Víctor Hugo en “El 93”: “El derecho que triunfa no necesita ser violento”...

-II-

La legitimidad de las protestas de mujeres y de grupos feministas –que, aunque parezca lo mismo, no es igual—, la semana pasada, en la Ciudad de México, es incuestionable. Lo mismo si se entendió la propuesta del fiscal Alejandro Gertz Manero, en el sentido de que por cuestiones de técnica jurídica sería pertinente reclasificar el feminicidio como homicidio con agravantes, para tipificarlo y sancionarlo con más eficacia, que si se le malinterpretó en nombre de la justa indignación que causa un crimen cuando la víctima es mujer, es lícito que haya manifestaciones públicas en demanda de una respuesta más eficaz por parte de la autoridad. Es igualmente comprensible que las protestas también se orientaran hacia los medios de comunicación que difundieron fotografías del cadáver descuartizado de una joven atrozmente asesinada (hasta donde se infiere por las primeras declaraciones públicas del presunto homicida) por su pareja. Sería aberrante que se reprimieran las marchas en que se demanda priorizar la prevención, investigación y sanción de esos delitos que agreden a uno de los sectores más frágiles de la sociedad –las mujeres—, sobre cierta comedia de enredos (la rifa del avión presidencial) urdida por un mal autor, a la que se han dedicado tanta saliva y tanto tiempo.

Sin embargo, es lamentable que para externar esas protestas –justas por donde quiera vérseles, reiterémoslo— contra una de las formas más deplorables de la violencia, las manifestaciones se significaran, precisamente..., por la violencia. Que las notas informativas correspondientes llamaran más la atención por la forma que por el fondo. Que las agresiones a los y las policías (guardianes del orden público y protectores, por ende, de las manifestantes), las ofensas a los reporteros –varones— que cumplían con su deber de informar, los destrozos al mobiliario urbano, los daños en la propiedad privada, el vandalismo sobre los espacios públicos (las pintas con aerosol en pisos y paredes o el intento de incendiar la puerta principal de Palacio Nacional), prevalecieran sobre los testimonios de víctimas de abusos y las demandas de sus voceros, dirigentes o representantes.

-III-

También Cicerón lo dijo de manera impecable: “La fuerza es el derecho de las bestias”…

El respeto no se mendiga ni se arrebata; se gana. Por tanto, la moraleja cae por su propio peso: “¿Quieres respeto?: respeta”.
 

Temas

Lee También