Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Lunes, 16 de Diciembre 2019
Ideas |

- “Firulais”

Por: Jaime García Elías

- “Firulais”

- “Firulais”

Muchos tapatíos recordarán aún a “Firulais” (1907-1988). Pocos sabían su verdadero nombre (Federico Ochoa). Algunos habían oído decir que se trataba de un antiguo aristócrata venido a menos, y que decidió vivir de la caridad pública, todo lo cual era cierto. Caracterizado como payaso -sin serlo-, sentó sus reales en el portal -“mi oficina”, decía-, en la esquina de Morelos y 16 de septiembre. Apoltronado en una silla de ruedas -sin ser discapacitado, ni pretenderlo- ofrecía a los viandantes (niños, principalmente) alguna ocurrencia, alguna carcajada y unas hojitas impresas con “sus versos”, “sus pensamientos” o su propia autobiografía, a cambio de alguna moneda.

-II-

Bien. El caso es que la “oficina” de “Firulais” ha modificado su fisonomía. No sólo porque las calles que la delimitan ahora son peatonales, sino porque los portales del Edificio Plaza -frente a Palacio de Gobierno-, antes de oficinas y ahora hotel, muestran unas estructuras metálicas, burdas y robustas -sintomáticas de que algo obligó a apuntalarlo-, mientras trabajadores de diversas dependencias reparan un socavón aparecido en plena banqueta. Las versiones oficiales señalan que una fuga de agua del mismo hotel (construido a mediados del siglo pasado, a tenor de la ampliación de las avenidas céntricas de Guadalajara), más “el propio paso de los peatones” (!), ocasionó que el piso cediera.

El episodio remite a la sucesión de desperfectos registrados desde entonces: inundaciones en viviendas de la Colonia Alcalde Barranquitas; grietas que obligaron a cerrar tanto la Iglesia de San Francisco como la Casa de los Perros;  afectaciones a la Catedral y a las iglesias de San José de Gracia y el Santuario de Guadalupe; un socavón frente a la Casa de los Perros que devoró una motoconformadora… más daños en las fincas de las calles paralelas a la Avenida Alcalde, merced al desplazamiento de las rutas del transporte urbano. Y ahora esto.

-III-

Sin embargo, hay otro antecedente: al anunciarse -con el estrépito correspondiente a “la (dizque) obra del sexenio”- la construcción de la Línea 3 del Tren Eléctrico Urbano, que la tuneladora que haría el túnel utilizaría la tecnología que permitió practicar uno similar para el metro de Barcelona, bajo la celebérrima Catedral de La Sagrada Familia, “sin que las construcciones preexistentes sufrieran la mínima afectación”, se juró y perjuró que “los tapatíos pueden estar tranquilos”, porque “en Guadalajara sucederá lo mismo”.

Colofón: ¿por qué diría William McKenzie (periodista canadiense del Siglo XIX) que “Las promesas que hicieron los políticos ayer son las desgracias de hoy”…?

Temas

Lee También