Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Martes, 18 de Diciembre 2018

Ideas

Ideas |

- “¡Bajan, chófer…!”

Por: Jaime García Elías

- “¡Bajan, chófer…!”

- “¡Bajan, chófer…!”

En teoría, el transporte público sería la solución ideal para muchos problemas relacionados con la vialidad, y que constituyen “el pan nuestro de cada día” de la mayoría de los habitantes de Guadalajara y sus cada día más ignotos e inabarcables arrabales.

¡“En teoría”, reiterémoslo…!

-II-

Hacer del transporte público la opción para trasladarse de casa al trabajo y a la escuela o viceversa, inevitable para los moradores de esta “tierra de Dios y de María Santísima”, como solían denominarla sus más entusiastas rapsodas, rompería el círculo vicioso en que los susodichos se encuentran atrapados. Reduciría, ipso facto, el número de vehículos motorizados que ralentizan las vialidades, entorpecen la movilidad, significan una pérdida significativa de horas-hombre, degradan la calidad del aire y afectan la salud de las personas. Reduciría, en consecuencia, la incontenible necesidad de invertir cuantiosas partidas presupuestales en obras públicas destinadas a intentar agilizar la circulación de los automóviles: ampliación de avenidas, construcción de pasos a desnivel y nodos viales cada vez más sofisticados y costosos, en detrimento de otros servicios públicos –educación, seguridad, salud…— a los que se posterga “por falta de recursos”. Reduciría, muy probablemente, tanto el número de accidentes viales –choques, alcances…— y los correspondientes costos, como el de robos de automóviles, porque habría menos virtualmente abandonados por horas en la vía pública, a disposición de los rateros. Etcétera.

-III-

En la práctica, sin embargo, hay dos datos duros, sintomáticos de que en esa materia ha habido pocos avances y muchos retrocesos…

Uno de ellos se relaciona con la multiplicación del número de motocicletas que circulan por la ciudad. Según datos de la Secretaría de Movilidad (“Publimetro”, I-23-18, p. 2), hace 20 años había poco más de 40 mil motocicletas en la Zona Metropolitana de Guadalajara; hace diez, la cifra se triplicó: había más de 130 mil; diez años después, en 2017, se llegó a cerca de 414 mil. No hay datos fidedignos, porque las autoridades reconocen un subregistro al respecto, pero se supone que la cifra de siniestros, lesiones y decesos derivados del uso de estos vehículos es considerable.

El otro dato lo aporta el observatorio ciudadano “Jalisco, cómo vamos”: de 2011 a la fecha –asienta en su reporte más reciente—, un poco más del 10% de usuarios del transporte público, desencantados de las promesas gubernamentales de eficientarlo –valga el neologismo— y  dignificarlo, han optado por el automóvil… o la motocicleta.

O sea que, en esa materia, avanzamos… como los cangrejos.

Temas

Lee También

Comentarios