Domingo, 14 de Abril 2024
Estilo |

¿Qué engorda más, un huevo frito o un huevo cocido?

El temido colesterol es uno de los mitos que han llevado a que las personas clasifiquen al huevo como un alimento alto en grasas saturadas, pero esto es todo lo contrario

Por: Sergio Ricardo Pérez Mayoral

Otra opción viable es calentarlos en el microondas, solo requerirá romper el huevo en un recipiente apto, con cuidado de no romper la yema e introducirlo durante 40 segundos a una potencia media o cualquier variante dependiendo del electrodoméstico. INFORMADOR/archivo

Otra opción viable es calentarlos en el microondas, solo requerirá romper el huevo en un recipiente apto, con cuidado de no romper la yema e introducirlo durante 40 segundos a una potencia media o cualquier variante dependiendo del electrodoméstico. INFORMADOR/archivo

Considerado un alimento fundamental en la dieta del ser humano, el huevo forma parte de nuestra dieta diaria, es variado en su preparación y puede acompañarse con muchos tipos de ingredientes, desde rancheros, estrellados o con jamón, es inherente imaginarlo de una manera perjudicial en las cocinas mexicanas. Sin embargo, la preparación de la mayoría contiene infinidad de calorías y grasas que afectan nuestro organismo y peor aún, empeoran la calidad de vida de un país que tiene el lugar número uno en obesidad infantil y segundo en obesidad en adultos globalmente. 

Un reciente informe sobre el Consumo del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación en España, ha declarado que, de acuerdo a la reciente encuesta, en promedio consumimos 9,73 kilogramos de huevo por persona al año, esto supone un consumo en aumento, puesto que las nuevas investigaciones aseguran que el consumo diario de este producto no es dañino para la salud. 

El temido colesterol es uno de los mitos que han llevado a que las personas clasifiquen al huevo como un alimento alto en grasas saturadas, pero esto es todo lo contrario, la proteína animal que conforma su yema y clara aporta nutrientes esenciales, grasas insaturadas y complementa la saciedad a la hora del desayuno, entonces, ¿Cuál es el problema en consumirlo? Si bien tiene muchas bondades para nuestro organismo, estas se pueden convertir en todo lo contrario si no sabemos prepararlos de la manera más saludable, esto último equivaldrá a la cantidad de calorías que se pueden ingerir por solo 100 gramos. 

Recientes estudios hechos por el instituto del huevo en España han llegado a la conclusión que el peso y la genética son los factores desencadenantes en enfermedades del sistema nervioso y niveles altos de colesterol. 

Según la Fundación Española de Nutrición (FEN), el valor nutricional por 100 gramos de huevo crudo es el siguiente:

  • Calorías: 150 kcal
  • Proteínas: 12,5 gramos
  • Grasas totales: 11,1 gramos
  • Calcio: 57 miligramos
  • Sodio: 140 miligramos
  • Potasio: 130 miligramos
  • Fósforo: 200 miligramos

¿Cuántas calorías tiene el huevo frito?

Aunque sabemos que el valor en gramos no es un riesgo para una dieta saludable, la FEN asegura que este no es el único factor desencadenante, pues deberíamos tomar en cuenta que la yema contiene más grasa que la clara y que al momento de cocinar ya sea con aceite o mantequilla, el valor energético subirá considerablemente.

Ahora bien, mientras un huevo cocido tiene unas 76 calorías, el huevo frito puede superar las 100 calorías. Y si esto lo lleváramos a que en promedio preparamos de 2 a 3 huevos diarios, la suma da un total de 232 calorías únicamente del huevo, si acompañáramos esto de pan o algún otro producto frito supondría desayunar 821 calorías, todo un exceso para una ración por las mañanas. 

Alternativas saludables al huevo frito

Las principales alternativas optan por menos cantidad de grasa a la hora de la cocción, los huevos a la plancha son una opción ideal para mantener eso que nos agrada, pero necesita una versión más sana, solo es necesario calentar en una cazuela antiadherente media cucharada de aceite (de preferencia oliva extra virgen o de coco) y sobre él los huevos que se cocinaran al vapor una vez que este caliente nuestro utensilio de cocina y coloquemos una tapa sobre esta.

Otra opción viable es calentarlos en el microondas, solo requerirá romper el huevo en un recipiente apto, con cuidado de no romper la yema e introducirlo durante 40 segundos a una potencia media o cualquier variante dependiendo del electrodoméstico. 

Finalmente, los huevos al horno se llevan la mejor opción, pues solo es necesario precalentarlo a 220º y colocarle un papel especial para hornear encima de la bandeja. Se separan las claras de las yemas en recipientes separados para batir las primeras a punto de nieve y formar nubes en la bandeja. Se hornean 3 minutos y se les añade la yema en el centro con cuidado antes de dejarlas otros 3 minutos más.

Ahora ya sabes que consumir huevo no es sinónimo de obesidad, sino la manera en que habitualmente preparamos estos platillos. 

SM 



 

Temas

Lee También

Recibe las últimas noticias en tu e-mail

Todo lo que necesitas saber para comenzar tu día

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones