Lunes, 29 de Noviembre 2021
Estilo |

BMW M3 Competition, el arte del manejo

Este sedán deportivo es un completo especialista en llamar la atención

Por: Mario Castillo

El diseño radical y su nuevo carácter han levantado pasiones y comentarios, pero sin duda hay que manejarlo para dejar de lado las subjetividades. EL INFORMADOR/M. Castillo

El diseño radical y su nuevo carácter han levantado pasiones y comentarios, pero sin duda hay que manejarlo para dejar de lado las subjetividades. EL INFORMADOR/M. Castillo

Hace poco más de un año, BMW sorprendió al mundo con la presentación de los M3 y M4; bajo un diseño radical con el acabado Competition y el renovado aspecto de sus parrillas, dieron mucho de qué hablar. Luego, en marzo de este año ya los tuvimos en nuestro país, y ahora tocó el turno de echarle el guante al nuevo M3 Competition 2022, con un diseño igualmente atrevido en ese color denominado “Sao Paulo Yellow” que combina muy bien con esos rines forjados de radios dobles bicolor, los cuales se pueden elegir en aros de 19 o 20 pulgadas de diámetro y tienen un costo de 52 mil 900 pesos.

Ya entrados en los accesorios, además de tener una alta dieta de fibra de carbono presente en el techo y terminados en negro brillante en carcazas de los retrovisores, el pequeño alerón y las fascias, en el interior tenemos unos espectaculares asientos tipo cubo M carbón que cuesta pedirlos 87 mil 400 pesos, así como los frenos M Compound en rojo de brillo intenso por 8 mil 100 pesos y el Shadow line en luces BMW Individual por 6 mil 900 pesos.

El resto de accesorios que vemos ya vienen de serie, como lo son el techo en antracita, los cinturones de seguridad M con esos terminados deportivos, el BMW Live Cockpit Professional, el puerto de carga inalámbrica, el sistema de sonido Harman Kardon de 16 bocinas, los asientos en piel Black, los terminados en aluminio Tetragon y la suspensión adaptativa M, principalmente.

Todo lo anterior hace que sobresalga de cualquier Serie 3 para llegar a la cúspide del equipamiento, lujo, deportividad y estilo que un auto como este sedán puede ofrecer. Y esto lo notamos desde que nos sentamos en el puesto de conducción, que no precisamente nos da la bienvenida por esa dureza de asientos pero que de inmediato te programa para que manejes un auto deportivo como este. En el volante forrado en piel observamos detalles como los interruptores M1 y M2, que activan el reglaje de los cambios según la personalización que queramos en el coche, tanto en ajuste de la suspensión como la respuesta del motor, principalmente.

Por fuera y por dentro tiene detalles espectaculares que se disfrutan al verlo y tocarlo. EL INFORMADOR/M. Castillo

De entrada, tenemos toda esa estirpe deportiva en nuestras manos y no podemos dejar de sentir el corazón latir con fuerza, porque por autos como éste uno agradece tener este tipo de trabajo. Pones las manos al volante, pisas el freno, enciendes el motor, mueves el selector en Drive, pones pedal del acelerador a fondo y el resto solo podrán imaginárselo, porque acelera de manera contundente, como solo BMW y su equipo deportivo M saben hacerlo en un sedán de este nivel, entregando toda la información directamente a quien lo maneja y plantándose perfecto al piso, con una dirección precisa y un suspensión algo dura, pero como sabemos, es un auto para pista homologado para las calles.

Las emociones suben de tono, el sonido del motor incrementando las revoluciones es imparable, te llena de adrenalina y no quieres detenerte… hasta el próximo semáforo. Algo frustrante en ciudad, pero que al salir a carretera es como ver correr a un atleta de alto rendimiento en una competencia, con una aceleración inicial bárbara y que rápido alcanza la velocidad que deseamos. Cuenta con un bloque de seis cilindros en línea M Twin Power Turbo (bi-turbo), 3.0 litros de desplazamiento y 510 caballos de potencia con 479 libras-pie de torque, acoplado a una caja automática M Steptronic de 8 velocidades, con lo que se envía la fuerza a donde debe: la tracción trasera.

Como dijimos, gracias a la adaptación de este M3 a nuestro gusto, podemos regular casi todo en él, por lo que es un auto individualista y que te da las preferencias que quieras para ajustarlo a tu tipo de conducción.

Por otra parte, la habitabilidad en el M3 Competition Sedán es relativamente buena. Si bien el conductor experimenta la firmeza de su asiento (que no es incómodo, pero hay que olvidarnos del confort) al igual que su copiloto, en las plazas traseras tenemos buen espacio, climatización, descansabrazos con acceso a la cajuela y es un lugar al que personalmente en un M3 jamás me gustaría ir, por el simple hecho de que quiero manejarlo.

Lo último en tecnología, equipamiento y seguridad están depositados en este M3 Competition. EL INFORMADOR/M. Castillo

Y es que ese carácter individualista y receloso del puesto del conductor se transpira en cada rincón del auto, porque es precisamente de los pocos que te permiten sentirte por un momento como un rey en el asfalto, y más si consigues llevarlo a una pista y correr con él hasta alcanzar velocidades punta de 250 km/h limitada electrónicamente o 290 km/h con el paquete opcional M Driver. ¿Consumo? Oficialmente 11.7 km/l (combinado), pero para nada será un disgusto pasar a llenar el tanque cada vez que lo necesite.

En más equipamiento podemos destacar (además de sus hermosos terminados e incrustaciones de fibra de carbono y aluminio), un cuadro de instrumentos digital de 12.3”, pantalla central táctil de 10.25” con sistema operativo BMW 7.0 con widgets variables y configurables que muestran información en tiempo real, así como transmisión de datos y conectividad mediante Bluetooth, Android Auto y Apple CarPlay, y los servicios BMW ConnectedDrive con acceso a noticias, clima, navegación, entre otros.

Y para cuidarnos están las seis bolsas de aire, así como el control de estabilidad, de tracción y ABS, que son nuestros ángeles en el camino. Las asistencias electrónicas nos sirven también para cuidarnos (y a veces hacernos creer que somos mejores conductores) pues tenemos por ejemplo el asistente de estacionamiento que se encarga de aparcar en línea o en batería, además de un asistente de reversa que “almacena” 50 metros del recorrido de entrada a una velocidad inferior a 35 km/h y controla la dirección para salir marcha atrás.

En conclusión este es un gran auto deportivo que si le pones todos los accesorios y lo conduces con emoción, vale cada peso puesto en él. Y sobre su aspecto, el diseño polémico de la parrilla se te va a acabar olvidando por completo, es más, al M3 ni le importa que lo critiquen y mucho menos al que se compre uno, porque a cambio te va a entregar una herencia deportiva que demuestra el por qué tiene semejante tamaño y fuerza en esos riñones.

Los asientos de tipo cubo son algo duros, pero con una perfecta sujeción. EL INFORMADOR/M. Castillo

Ficha técnica

Motor

L6; 3.0 litros; bi-turbo. Potencia: 510 HP @ 6,250 rpm. Torque: 479 libras-pie @ 2,750-5,500 rpm.

Tracción

Trasera.

Transmisión

Automática de 8 velocidades (8+R).

Frenos

De discos ventilados en las cuatro ruedas, con ABS.

Suspensión

Independiente, de paralelogramo deformable, resortes helicoidales, amortiguadores de dureza variable y barra estabilizadora, en ambos ejes.

Dirección

Eléctrica progresiva.

Dimensiones (mm)

Largo: 4,794.
Ancho: 1,903.
Alto: 1,433.
Distancia entre ejes: 2,857.

Capacidad

Peso: 1,730 kilogramos.
Tanque: 59 litros.
Cajuela: 480 litros.

Precio

1’930,000 pesos. (Precio variable).

Temas

Lee También