Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Viernes, 14 de Diciembre 2018

En las entrañas de “La 4ª Compañía”

Hoy llega a las salas de cine una cinta multipremiada que retrata la corrupción penitenciaria de los años 70 en México; una realidad que parece haber cambiado poco

Por: El Informador

Adrián Ladrón. Protagonista de la cinta “La 4ª Compañía”. EFE

Adrián Ladrón. Protagonista de la cinta “La 4ª Compañía”. EFE

La libertad es un estado mental, emocional. Este es el concepto que ahora Amir Galván tiene sobre la libertad después de dirigir “La 4ª Compañía”, película que en complicidad de Mitzi Vanessa Arreola retrata el sistema penitenciario de México de los años 70 y los senderos de corrupción y violencia a los que los internos están expuestos al interior de las cárceles. Una realidad que a decir del cineasta no ha cambiado para bien en los últimos 30 años. El filme llega a la cartelera hoy.

“La libertad no es una cuestión de paredes, es de estado mental. Muchas personas viven en distintos tipos de prisión...”

“La 4ª Compañía”, basada en hechos reales durante la presidencia de López Portillo, toma como punto de partida a “Los perros” del penal de Santa Martha, un equipo de futbol americano conformado por presos que, a vista pública prometía a los internos participantes la posibilidad de reinsertarse socialmente y reducir sus condenas, pero por otro lado, fuera de la atención mediática que lograban en los medios de comunicación, los obligaba a delinquir a beneficio del gobierno y las autoridades penitenciarias.

La película finalmente llega a la cartelera mexicana después de un exitoso peregrinar por festivales que le han valido ser galardonado con 10 premios Ariel en 2017, luego de más de 10 años de gestiones para emprender esta historia filmada en una penitenciaría real, trabajos de investigación política, social e histórica, así como adaptación de historias verídicas de presos que son interpretados por Adrián Ladrón (Zambrano), Hernán Mendoza (Palafox) y Andoni Gracia (Combate), entre otros.

“La película no existen si no hay espectadores. Hay una expectativa de mirarla, tras los premios Ariel se desató una pequeña polémica por haber premiado a una película que nadie había visto. Ahora podemos completar la frase de que es la película que nadie ha visto, pero que todo el mundo quiere ver”, expresa en entrevista Amir Galván, quien desde su dirección en “Presunto culpable”, ha dejado en claro su interés por exhibir la podredumbre y corrupción en el sistema penitenciario de México.

“La historia tiene mucha vigencia por lo que sigue ocurriendo en el sistema penitenciario como en la política que prevalece en México. Es una película que piensa en el espectador, lo lleva a distintas emociones donde tratamos de sugerir la violencia, de relajarla debajo de una sub-trama deportiva para ayudar a digerir todo este entorno tan pesado. No es tan violenta como lo que se ve en los periódicos, el crimen es más violento ahora de lo que era en los años 70”, añade Galván al destacar la clasificación B15 (para mayores de 15 años) que el filme tendrá en exhibición nacional.

“Tenemos que saber quiénes son nuestros jóvenes, quiénes son esos Zambranos de hoy en día, quiénes son los Durazos, quizá son personajes que tienen menos reflectores pero ahora hay muchos que se están enriqueciendo de estas cárceles, que son sistemas de renta”.

Humanidad y libertad

Amir Galván puntualiza que con “La 4ª Compañía” no se descubre el hilo negro sobre la corrupción y la forma de operar de las penitenciarías, pero sí se muestran entrañas poco conocidas y tratadas desde una visión humana en la que el preso también está sometido a la voluntad e intereses de las autoridades.

“Lo que busca la película es tener empatía y tratar esa parte humana de todos los personajes que tienen sus claroscuros. Lo que está causando este filme es la prorrogativa de poder ir a la cárcel, pero salir de ella después de dos horas. No tiene un mensaje particular o que sea una historia desesperanzadora; es un cúmulo de emociones”.

El acercamiento directo con los presos y poder filmar en una cárcel, fue fundamental para que Amir Galván y Vanesa Arreola pudieran aterrizar y desglosar la historia de sus protagonistas que han padecido o generado el autogobierno de las penitenciarías y poner en la mesa preguntas contundentes sobre quienes de esos personajes del pasado se siguen replicando en la actualidad.

“Ellos nos comentaron sus vivencias, así nació el argumento y guion de la película, fuimos a la cárcel, en dos años integramos a todos en esta película, nos compartieron su vida, los personajes se entrenaron con un grupo de teatro de la penitenciaria. Los presos aportaron, están atrás y delante de la cámara, por ese tiene realismo en la pantalla”.

LOS PLANES
Lo que viene

Actualmente, Vanesa Arreola y Amir Galván preparan su próximo proyecto documental que se enfocará en retratar el estado de derecho y sus diversas aristas como el sistema penitenciario, la corrupción, el gobierno abierto, la transparencia: “es mucho más complejo como tema, queremos retratar a ciertos personajes que están asumiendo algunas de las funciones del Estado”.

SOBRE EL GUION
El origen

Parte de la inspiración para la creación de “La 4ª Compañía” surge del corto documental “Lo que quedó Pancho”, disponible en Vimeo. Una historia que retrata similitudes carcelarias y fue el germen a raíz de las experiencias de “Pancho”, un criminal que por sexta vez se ve preso y replantea su relación entre el bien y el mal.

La mejor época

Coincidencia o no, el que “La 4ª Compañía” llegue a la cartelera en medio de las campañas políticas genera en Amir Galván una esperanza sobre el impacto que la historia puede generar en los votos durante las elecciones, pues al adentrarse a la película el espectador puede ver reflejada la política y corrupción de los años 70 en la situación actual del país.

“Es una buena oportunidad para quizá de detonar una conversación o reflexión sobre lo que significa la cárcel y su para qué. Ahorita que es tiempo de campañas políticas idealmente sería para nosotros muy bueno que la película invitara a los espectadores a cuestionarse y a los candidatos que tienen está responsabilidad para que hablen del tema y digan cuál es el modelo penitenciario que le funciona a este país, cuál sería el modelo que pueda respetar los derechos humanos y dignificar al interno”.

¿Qué pasaría si la historia y los personajes de ‘La 4ª Compañía’ se basaran en la actualidad mexicana. Existiría censura o posibilidades de llevarla a la pantalla? Para Amir Galván esta posibilidad es remota al considerar que a diferencia de los años 70, las cárceles y mandos gubernamentales están lideradas por los cárteles del crimen organizado.

“Sería complicado en muchos sentidos. Esta película es el retrato carcelario del autogobierno —cuando presos tienen funciones operativas dentro de la cárcel, administrativas o de seguridad— con los autogobiernos modernos en los últimos seis años son dirigidos por los cárteles, por la gran delincuencia organizada y han ocurrido hechos muy violentos como Piedras Negras, Apodaca, Gómez Palacios, hay muchos documentados donde las organizaciones criminales son las que sobresalen en la ley, jamás permitirían que una película así se filme”.

Temas

Lee También

Comentarios