Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Domingo, 16 de Diciembre 2018

Una nueva aventura de la saga "Falcó"

El escritor Arturo Pérez-Reverte se sumerge en la historia para contar realidades

Por: El Informador

Una nueva aventura de la saga

Una nueva aventura de la saga "Falcó"

Arturo Pérez-Reverte visitó la FIL para presentar una nueva entrega de “Falcó”, una saga que ya lleva tres publicaciones. Con el título de “Sabotaje”, la novela es un thriller que se remonta a los años de la preguerra europea en los años treinta.

Aunque Arturo recurre a la historia, su escritura busca la actualidad, platicó en entrevista: “No me alejo de la realidad: yo escribo de la realidad. Escribo con tres cosas: con lo que leí, con lo que viví y con lo que imagino. Con esos elementos cuento historias. A veces tienen lugar en el pasado, a veces en el presente; pero siempre hablan del presente. Si es una novela medieval, del siglo XVIII o XX, siempre hablo del hombre de ahora. El hombre no cambia; cambian las circunstancias. Los problemas son los mismos: la violencia, la lujuria, la ambición. Yo intento en mis novelas, que no son didácticas, explicar que somos lo que somos porque fuimos lo que fuimos. Y conociendo la historia conocemos el presente”.

La experiencia de la violencia ha generado también la experiencia estética (como el cuadro de Guernica, de Picasso y presente en “Sabotaje”): “El arte no sirve, eso es literatura. La violencia se entiende con la violencia: un narco de Sinaloa no se conmueve con el Guernica. Cualquier cuadro, los dibujos de Goya, si los ve un guerrillero de Boko Haram. Son engaños que nos hacemos en la cultura occidental: el mundo real va por otra parte. Al mundo real le importa el arte un carajo”.

En ese sentido, “Falcó” es una de esas personas que podría destruir el Guernica, alguien que en palabras de Pérez-Reverte es un “lobo”: “Yo trabajo con lobos. No conozco un solo cordero que sea narrativamente interesante. He conocido muchos lobos, no lo aprendí en una película ni leyendo novelas. Lo he visto, he sido amigo de lobos, he comido con ellos y los he visto matar, incendiar. A veces también tuve que hacer de lobo, prefiero serlo que ser un cordero”.

Sobre narrar el contexto histórico previo a la Segunda Guerra Mundial, en un momento histórico que ha sido comparado con la actualidad: “No son idénticos, evidentemente el mundo ha cambiado. Pero hay una serie de elementos, aunque no hay fascismo o nazismo. Pero hay una serie de elementos, las injusticias, las crisis económicas, los nacionalismos pequeños. Son elementos que permiten al menos prever que hay nubes en el horizonte, y no son agradables. Vivimos en una sociedad anestesiada: la música no nos deja oír los truenos de la tormenta que viene. Hay demasiada música y poco oído: eso se paga muy caro. Lo he visto en los Balcanes, en el Líbano. Fui reportero de guerra 21 años, sé reconocer los truenos. A la gente le incomoda, prefiere no escuchar”.

El cine como herramienta

Durante la novela Arturo refiere cómo se utilizó al cine como una herramienta de propaganda en los años treinta: “El cine ya no hace propaganda, después lo hizo la televisión. Ahora lo hacen las redes sociales. Va evolucionando, pero la herramienta es la misma siempre. El mundo está en guerra siempre, es una guerra de idas, no siempre de disparos. En la guerra de ideas cualquier cosa es arma: el arte es arma, las redes sociales son un arma también”.

SIGUE LAS ÚLTIMAS NOTICIAS DE LA FIL 2018

Temas

Lee También

Comentarios