Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Martes, 18 de Diciembre 2018

FIL Guadalajara, una experiencia de diálogo

Marisol Schulz, directora de la feria de libros más grande de América Latina, detalla en entrevista las bondades de la edición 2018 así como de la importancia literaria del país invitado de honor: Portugal 

Por: El Informador

La directora de la FIL destaca que México y Portugal, país invitado de honor, tienen muchos puntos en común. EL INFORMADOR / E. Barrera

La directora de la FIL destaca que México y Portugal, país invitado de honor, tienen muchos puntos en común. EL INFORMADOR / E. Barrera

La FIL siempre sorprende y ese es el reto del comité que cada año alista un programa multidisciplinario partiendo desde las letras más icónicas del mundo y las nuevas plumas. Marisol Schulz Manaut, directora de la Feria Internacional del Libro de Guadalajara (FIL), señala que tras años de gestión, finalmente se tendrá a uno de los países europeos imprescindibles en la historia de la literatura: Portugal, nación que dará la oportunidad de traer a los pasillos tapatíos a 40 de sus autores más destacados, así como a tres premios Nobel: Orhan Pamuk (Literatura-Turquía), George F. Smoot (Física-Estados Unidos) y Mario Molina (Química-México).

“Creemos conocer mucho de la literatura y cultura portuguesa, pero nos falta mucho. Se dice Portugal y es pensar en el fado (música tradicional) y Portugal es mucho más allá de Fernando Pessoa, José Saramago, de los grandes escritores. Portugal es nuevas voces que no conocemos y vendrán, son nuevos músicos y géneros que estarán en Foro FIL, es cine, gastronomía, artes escénicas y todo eso será el conjunto con el que venga este año con un programa muy diverso”.

Aunque pudiera pensarse que Portugal y México son países completamente diferentes, Marisol señala que si bien ambas naciones tienen hasta idiomas distintos, las lenguas romances y la cercanía cultural crean lazos especiales y eso se vivirá en cada sentido en esta edición 32 de la FIL del 24 de noviembre al 2 de diciembre.

“No dejamos de ser latinos y en muchos sentidos cuando uno viaja y conoce a los portugueses hay muchos factores comunicantes, hay más de los que nos une que de lo que nos aleja”, destaca la directora al reflexionar sobre el impacto que cada año la FIL genera en sus visitantes y la experiencia que representa para lectores primerizos que tienen a merced una verdadera galería de letras, géneros e ideologías en las cientos de actividades artísticas, literarias y académicas al interior de la sede principal en Expo Guadalajara, así como de recintos complementarios como el Museo de las Artes (MUSA), el Instituto Cultural Cabañas (ICC) y el Museo Regional de Guadalajara.

“Me sorprende el entusiasmo, queremos la diversidad. El gozo es una palabra que tenemos que destacar, la gente va a la FIL porque goza la FIL, no solo vas porque sabes que para los niños también es un momento de aprendizaje o van solo por un libro, en realidad, la gente se la pasa muy bien en la feria. No solo escuchas a las grandes mentes internacionales hablar de temas profundos y serios, también te la pasas bien por la literatura, recorriendo los stands, encontrar libros que no verás en otro momento de tu vida, de libros que no regresan”.

Intercambio generacional

La historia de la FIL no solo se escribe por las personalidades que cada año hacen presencia, los visitantes también son protagonistas desde el nacimiento de la feria literaria en 1987 y que en cada encuentro literario van modificando y aumentado sus intereses culturales en las diversas facetas de su vida.

“El comité organizador está permanentemente pensando en los cambios de consumo cultural, ya tenemos el encuentro de Booktubers, el área de libro electrónico, el Salón del Cómic que también era una necesidad que se requería, ahora tenemos un espacio exclusivo dedicado a libros de gastronomía, cocina y cultura culinaria, la FIL también es ciencia y es fundamental en la programación. Quienes hacemos la feria tenemos que estar con una antena para saber lo que ocurre, las necesidades, el consumo y temáticas”.

Schulz hace hincapié en la importancia que tiene la FIL como un espacio de fomento a la lectura, especialmente en los niños y jóvenes que quizá en la feria descubren ese apasionamiento por las letras a través de las actividades y los talleres que les permiten vivir la literatura desde otras disciplinas como la música y el teatro, por ejemplo.

“Tenemos dos programas de formación de lectores, atendiendo a una población juvenil tenemos a ECOS de la FIL en los que llevamos a los autores -ya más de 150- a distintas preparatorias del Sistema Media Superior de Jalisco y por otro lado tenemos un programa dirigido a jóvenes dentro de la expo con divulgadores de la ciencia. Hay una programación muy dedicada a esa edad que es muy complicada y FIL Niños, que es el espacio donde van a divertirse, jugar y aprender en los talleres de promoción de la lectura”.

Diversidad de pensamientos

Marisol Schulz reitera que otro aspecto que ha dado prestigio internacional a la FIL es la apertura que tiene la feria para poner sobre la mesa cualquier temática para emprender diálogos e intercambio de perspectivas desde tópicos que causan revuelo social, política, cultura y cualquier tema de inclusión.

“Todos los temas son tratables, tenemos inclusión con libros específicos en braille para la debilidad visual, por ejemplo. No hay censura, es inclusiva en todos los sentidos. Cuando ves el programa, la parte política o académica, viene gente de todas las tendencias e ideológicas, la feria no marca una forma de pensar, viene gente a enfrentarse con un diálogo y con sus palabras sus puntos de vista”.

SIGUE LA COBERTURA ESPECIAL DE LA FIL 2018

Temas

Lee También

Comentarios