Lunes, 25 de Octubre 2021

“América Latina explotó”

La autora brasileña Nélida Piñón lamenta la convulsión que sacude a diversos países latinoamericanos 

Por: EFE

“Es demasiado peligroso”, advierte la escritora sobre los movimientos sociales en nuestra región. EFE

“Es demasiado peligroso”, advierte la escritora sobre los movimientos sociales en nuestra región. EFE

“América Latina explotó”, lamenta Nélida Piñón, quien considera que la convulsión que sacude a varios países de la región “parece” esconder el “propósito de incendiar América”. “Es demasiado peligroso”, advierte.

La autora de “La República de los sueños” defiende la necesidad de los ciudadanos de expresarse libremente en las calles y de buscar soluciones democráticas a conflictos como los que sacuden a Chile, Bolivia o Colombia en estos días.

“Si la democracia no ofrece los pilares para que el pueblo proteste, ¿qué democracia es ésta?”

“Tendríamos que buscar soluciones a través de la democracia. La democracia necesita facilitar elementos para que el pueblo se defienda”, sostiene mientras se encuentra en Lisboa, donde clausuró la primera Conferencia Internacional de las Lenguas Portuguesa y Española, impulsada por la Organización de Estados Iberoamericanos (OEI).

“Si la democracia no ofrece los pilares para que el pueblo proteste, ¿qué democracia es ésta?”, se pregunta la escritora brasileña, galardonada, entre otras distinciones, con el afamado Premio Príncipe de Asturias.

“Es necesario que el pueblo se exprese y pleitee por cambios que le den la oportunidad de vivir decentemente”, insiste.

Brasil no escapa a la convulsión. El país vive una “situación dramática” que “no es de hoy, viene desde tiempo atrás”, denuncia.

A la difícil situación económica (“Brasil está quebrado”, asegura) se une el papel de Brasilia (capital y sede del gobierno), con “una concentración de poder que roba la autonomía del pueblo”.

“Brasilia es la encarnación de un poder no repartido entre el pueblo brasileño”. Y va más allá: “La nomenclatura brasileña se apoderó del Estado y no es de hoy, es de hace mucho, de tal manera que sacó oportunidades al pueblo brasileño”.

Nélida Piñón no es optimista: en el futuro, “puede empeorar, mejorar no creo”.

La situación se agrava cuando los ciudadanos no tienen acceso a un sistema educativo de calidad y “la educación brasileña es débil, no está a la altura de los sueños brasileños”.

El problema no se limita a Brasil. Los gobiernos, dice, no tienen interés en impulsar una “educación fuerte” que facilite a los ciudadanos reclamar sus derechos porque “la educación es redentora”, resume.

Piñón, nacida en Río de Janeiro (1937), pero descendiente de una familia de origen gallego y apasionada por Portugal, valora las ventajas de una educación multicultural y un bilingüismo que le permitió acercarse a los clásicos.

Ella es un claro ejemplo de las ventajas del manejo de las lenguas española y portuguesa, “autónomas y soberanas”, subraya, pero sobre todo “universales”.

Dos lenguas que no deben “someterse” ante el avance del inglés, defiende, porque tienen recursos propios sobrados.

Y lo ilustra con la evolución del término “comodities” (materias primas), una palabra inglesa utilizada en todo el mundo que, explica Piñón, en realidad es una voz originalmente portuguesa (“comodidade”) que hacía referencia a elementos que hacen la vida más confortable. Un ejemplo de cómo en la extensión del inglés se “impone el poder económico” mientras “la gente se somete al modismo y renuncia a la soberanía de espíritu”.

Nélida Piñón reflexiona en su último libro, “Una furtiva lágrima”, sobre la historia universal, la literatura y sus raíces gallegas, pero, incansable, a sus 82 años, vuelve a indagar en sus orígenes con la preparación de una novela centrada en Portugal.

Un proyecto resultante de un año en Portugal que le permitió sumergirse en sus pueblos y su cultura. “Tenía la sensación de que tocaba el corazón del idioma portugués”, concluye.

LEER TAMBIÉN: El legado vigente de Josefina Vicens

Temas

Lee También