Sábado, 04 de Julio 2020

El legado vigente de Josefina Vicens

La reconocida autora de “El libro vacío” ocupó un lugar sobresaliente en la narrativa mexicana del siglo pasado

Por: NTX

Creadora. En cada línea de sus textos la escritora expuso una mirada íntima. ESPECIAL

Creadora. En cada línea de sus textos la escritora expuso una mirada íntima. ESPECIAL

Consolidada como una de las narradoras mexicanas del siglo XX, la novelista, periodista, guionista, y cronista tabasqueña, Josefina Vicens, el pasado viernes hubiera cumplido 108 años.

“La peque”, como algunos la llamaban, perteneció a una generación excepcional de narradoras -con exponentes como Elena Garro, Amparo Dávila, Guadalupe Dueñas, Inés Arredondo y Rosario Castellanos-, y con la creación de su primera novela “El libro vacío” (1958), seguida de “Los años falsos” (1982) se posicionó en un sitio privilegiado en la narrativa mexicana del siglo pasado.

De acuerdo con un boletín del Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura (INBAL), en 1958 Vicens se convirtió en la primera mujer en recibir el Premio “Xavier Villaurrutia”, por su primera novela, obra a la que su autora se refirió como “completamente autobiográfica; no es una invención, es una cosa sentida por mí y que he padecido y sigo padeciendo. Mi producción es escueta y creo que se debe precisamente a eso”.

Tras 24 años del “El libro vacío”, publicó “Los años falsos”, su segunda y última novela, con la que obtuvo el “Premio Juchimán de Plata”, galardón obsequiado por parte de la Asociación Civil Juchimanes de Plata, de Tabasco, a personalidades destacadas.

Josefina Vicens colaboró en distintas publicaciones con los seudónimos de “Diógenes García”, “Pepe Faroles” y “José García”; en 1948 escribió su primer guion para cine, “Aviso de ocasión”, el cual no llegó a filmarse, a diferencia de sus 20 libretos -de más de 40 que escribió-, los cuales se adaptaron para la pantalla grande, como son “Las señoritas Vivanco” (1959), en el que también participaron Elena Garro, Juan de la Cabada y Mauricio de la Serna; “Los novios de mis hijas” (1964), y “Los perros de Dios” (1974).

Además, los guiones de las películas “Renuncia por motivos de salud” (1975) y “Los perros de Dios” le valieron sendos premios Ariel, que otorga la Academia Mexicana de Artes y Ciencias Cinematográficas (AMACC). Josefina Vicens murió el 22 de noviembre de 1988 en la Ciudad de México.

Tapatío

Temas

Lee También