Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Viernes, 16 de Noviembre 2018

Suplementos

Suplementos | Te pone de buenas

Prueba de mediano plazo. Ford Focus ST

Este magnífico hatchback europeo nos hace andar siempre con una sonrisa estampada en el rostro

Por: EL INFORMADOR

Pocas cosas en la vida me generan más satisfacción que un producto bien hecho. Y es por esto que a cada vez que me ha tocado conducir el Ford Focus ST, me es imposible borrar la sonrisa de la cara. La mala, es que ya tendemos que regresarlo.

Desde que conduje el Focus ST en nuestra prueba convencional, con duración de una semana, ya me había enamorado del auto. Como ocurre con frecuencia, la atracción inicial viene de la vista. El auto es, ante mis ojos, extremadamente atractivo. A algunos pueden parecer excesivos detalles como el enorme alerón trasero, que va en la parte superior del medallón. De acuerdo, ésta es la única parte exterior que cambiaría en el Focus ST. Pero lo demás, como las fascias delantera y trasera, los faros de niebla, los rines y otros detalles de su carrocería, como los faldones laterales y las luces reflectoras traseras, me parecen que le dan el toque perfecto de diferenciación sobre los demás, lo que casi siempre exige el que paga un precio superior por un vehículo más poderoso.

Porque al contrario de otros coches, el Focus ST no es sólo un auto normal con adornos, es una versión deportiva del ya bueno producto “normal” ofrecido bajo el nombre Focus, sea sedán o hatchback.

Esa diferencia se percibe también cuando entramos en el coche. Saltan a la vista los asientos de cubo, marca Recaro, con una sujeción lateral perfecta, tanto, que llega a ser incómoda en algunos casos, al “pellizcar” demasiado las piernas de los de mayor estatura y/o peso. En Europa, este tipo de asiento es opcional y yo, particularmente, hubiera preferido el “normalito” como equipo de serie, pero Ford México puso todo en este auto para hacerlo atractivo. No los culpo.

Los materiales de su interior son más que correctos, con raras excepciones. Es absolutamente agradable estar dentro del ST, con buenos terminados, visibilidad aceptable (hacia atrás, claro, como todo auto de dos volúmenes, es un poco comprometida), un sistema de sonido eficiente aunque no magnífico como el resto del coche y buen espacio para conductor y copiloto. Claro, atrás hay buen lugar para dos y apenas para tres pasajeros. La entrada y salida son complicadas, pero a quién le importa eso. El que quiera comodidad trasera, que busque un sedán. La cajuela es de buen tamaño al abatir los respaldos de los asientos traseros, el área de carga se convierte en un compartimento muy amplio, como sólo los hatchbacks son capaces de ofrecer.

Pero el verdaderamente agradable del Focus ST es conducirlo. Cuando ponemos la llave dentro del auto, pisamos el pedal del embrague y presionamos el botón de arranque, el motor cobra vida con un rugido ligeramente agudo, que transmite fuerza. En la conducción, la respuesta es inmediata, a pesar de que se trata de un motor turbo. De hecho, es el mismo motor que equipa algunos modelos de Volvo, una máquina de cinco cilindros en línea, colocado transversalmente bajo el cofre, que eroga 225 caballos de fuerza. Está en el Ford, empero, mucho mejor afinado que en los Volvo. Junto con la excelente caja de cambios manual de seis velocidades, hacen un conjunto extraordinario. La máquina nos deja la impresión de tener fuerza en todo instante. Basta aumentar ligeramente la presión sobre el pedal del gas, para que el auto salga disparado, resoluto hacia delante. Si lo hacemos algo bruscamente, el volante sentirá el embate del torque y perderá algo de firmeza, pero esto sólo ocurre por un instante, una fracción de segundo, y el auto sigue controlable, dócil y feroz a la vez. Es esta mezcla entre suavidad y poder es una de las mayores virtudes del Focus ST. La suspensión no exige sacrificios a la espalda o a los riñones. La dirección es precisa como un cirujano y rápida como látigo. La caja de cambios funciona fácil, limpiamente y el clutch es suave todo el tiempo. El ST es agradable hasta en el tráfico pesado. Las relaciones son cortas lo suficiente para darle rapidez y largas lo bastante para no ser incómodas. Equilibrio, es la palabra clave.

Su agilidad es increíble. En cualquier hueco que se encuentre en el tráfico, el ST es capaz de meterse. Todo en función de su precisión, arranque y aplomo absolutos. En la carretera sólo lo rebasan si usted quiere, o si de plano llegan con autos firmados por M; AMG, RS, etc. La elasticidad del motor es formidable. Si tiene prisa, agradecerá estar en un Focus ST.

Pero si no la tiene y sólo quiere pasear y disfrutar de un coche verdaderamente placentero, estará más que satisfecho. Nosotros, que lo tuvimos durante 90 días, comenzamos a extrañarlo desde antes de que se fuera. Por que, como todo buen producto que nos proporciona más de lo que esperamos de él, el Focus ST nos pone de buenas. Y esto, hay que agradecerlo. Ojalá y Ford América voltee los ojos a Ford Europa tan rápidamente como el Focus ST cambia de carril. Si lo hace, estará fuera de problemas antes de que el ST llegue de cero a 100 km/h. Y esto, créanme, es rápido.

Sergio Oliveira

Ficha Técnica
Ford Focus ST
Motor:
Frontal transversal; cinco cilindros en línea; 2.5 litros de desplazamiento; Duratec; 16 válvulas; Turbo; con inyección de combustible indirecto secuencial multipunto. Potencia: 225 cv @ 6,100 rpm / Torque: 236 libras-pie @ 4,400 rpm

Tracción: Delantera.

Transmisión: Manual de seis velocidades (6+R).

Suspensión: Delantera – Independiente, de tipo McPherson, con resortes helicoidales y barra estabilizadora. Trasera – Independiente, de tipo paralelogramo deformable, con resortes helicoidales y barra estabilizadora.

Frenos: De discos ventilados adelante y sólidos atrás, con sistema antibloqueo (ABS), asistencia electrónica de frenado (EBA) y distribución electrónica de la fuerza de frenado (EBD).

Dirección: De piñón y cremallera, con asistencia hidráulica.

Dimensiones y capacidades:
Largo / Ancho / Alto (mm)
4,337 / 1,839 / 1,500

Distancia entre ejes: 2,640 mm
Peso: 1,392 kilogramos.
Tanque- 55 litros.
Cajuela- 396 litros.
Precio: 290,600 pesos

Resultados de la prueba realizada en el Autódromo Guadalajara:
Aceleración de 0 a 100 km/h: en 8.3 segundos
Frenado de 100 km/h a cero: en 43 metros
Cuarto de milla: 15.83 segundos a 141.7 km/h
Velocidad máxima observada: 200 km/h

Temas

Lee También

Comentarios