Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Miércoles, 20 de Noviembre 2019
Suplementos | Los cuatro estilos de cerveza Minerva son: Colonial, Viena, Stout Imperial y Malverde

Minerva, una cerveza digna de su origen

Minerva, 100% tapatía, lleva con orgullo a la protectora jalisciense en su etiqueta

Por: EL INFORMADOR

GUADALAJARA, JALISCO.- ¿Qué de donde es? Pos de aquí pues.

Del merito Guadalajara del lado de Zapopan, por el rumbo de la Base Aérea.

Un día llegó Diego mi hijo a regalarme unas cervezas, para mi un poco extrañas, presumiéndome su gran sabor; y como desde chiquillo ha sido de gusto y olfato refinado confié en él y sin hacerme del rogar puse a trabajar a mis papilas

-¡Aijos mano!- le dije lanzándome a poner las otras cinco en el conge para ver si “me daba bien el sabor”.

Ya con la siguiente en la mano, vi que la etiqueta tenía muy clara la imagen de la Minerva de la glorieta que todos conocemos.

A un ladito decía…“De una pequeña cervecería en el corazón de Jalisco nace esta gran cerveza”. Y más abajo… “La cerveza que estás tomando rompe el molde de las cervezas convencionales para imponerse como una diosa guerrera a la cabeza de la nueva revolución cervecera”.

-Estos sí son bravos-, pensé; y me alegré de que además fueran tapatíos. Porque ya ven que tenemos un estigma de que cuando un tapatío destaca… hay que ir a detenerlo.

Probamos con afán crítico cada una de las cervezas que me había traído, y cada una era mejor que la otra.

La primera había sido “Colonial”, con una elegante etiqueta azul que decía: “… se inspira en el estilo Kölsh, originario de la ciudad de Colonia fabricada con denominación de origen”; y seguía diciendo: “su gran cuerpo se debe a la adición de malta de trigo y al reposo prolongado posterior a la fermentación”. Diez y nota buena le pusimos.

Seguimos con la “Viena”: oscura, fuerte, saborosa y cuerpuda que en el cuello decía: “Debe su nombre a la cerveza europea producida en el mes de marzo y almacenada 6 meses para el October Fest”; y del otro lado “Se convirtió rápidamente en el estilo más popular de estas festividades debido a su cuerpo, sabor a malta tostada y color ámbar rojizo”. -Mi mero gusto- dije, es lo más fino que he probado hasta ahorita- aclaré.

Mi gusto por las cervezas fuertes y con carácter me había llevado a la Guinnes como favorita indiscutible.

Diego me sirvió con todo cuidado el líquido oscuro y acuerpado de una botella ámbar que con su etiqueta verde anunciaba “Stout Imperial”. Al probarla, el amargo fuerte y saboroso (pero no tanto), se deslizaba suavemente sin temor a dejar marcas de su presencia. La pequeña etiqueta en su cuello decía: “Minerva Stout renace el estilo ruso elaborado en el invierno para mantener a los soldados calientes y alegres”; y agregaba “Sus toques de café y chocolate alegran el corazón y quitan el frío de inmediato”.

¿Qué más puedo pedir? Encontrar una cerveza que creo es mejor que la que más me gusta, y que además está hecha en mi propia  tierra…! Mejor imposible!

Me causó tanta alegría que un tapatío esté produciendo -aunque en modestas cantidades- un producto a la altura de los mejores, que le pedí una cita para que me platicara sus andanzas como empresario y cervecero.

Jesús Briseño, chavo, buena onda, serio, discreto y dedicado al mil por ciento a su oficio cuya filosofía la expresa sin dilación en un pequeño cartón atrás del mini escritorio de la recepcionista, que decía: “Visión: Ser la tercera cervecería más grande en México, y la Nº 1 en la comercialización de Cerveza Premium”. “Misión: Crear y desarrollar una cultura cervecera buscando siempre una rentabilidad sostenida”.

Gran esperanza podemos tener si nuestro futuro descansa en chavos emprendedores y valientes como éste. Gran empuje, trabajo e ilusiones sin perder de vista la situación real y verdadera por la que estamos pasando. Enhorabuena para Jesús Briseño Gómez.

Uno de sus aciertos -y no sin correr muchos riesgos y críticas- fue el haber lanzado su cerveza Malverde, que ha tenido un éxito sin precedente ya que está principalmente dirigida a un público muy sui géneris, fanático de Jesús Malverde, abogado de “las causas imposibles”, que siendo un bandido de allá de fines del siglo XIX repartía cual Robin Hood sus ganancias entre los pobres, y ahora ha sido convertido en un santón de cuantas cosas imaginen.

Digna es de admirarse esta pequeña empresa, que tanto por la calidad de su producto como por su arrojo empresarial, los tapatíos podemos orgullosamente presumir.

deviajesyaventuras@informador.com.mx

Temas

Lee También

Comentarios