Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Jueves, 19 de Septiembre 2019
Suplementos | Con fuego en el corazón

''Mi intención no era ser bombero''

El comandante Sahagún asegura: los bomberos ''hacemos más de lo que la gente piensa''

Por: EL INFORMADOR

Felipe de Jesús López Sahagún, director de Protección Civil y Bomberos de Tlajomulco de Zúñiga. A. CAMACHO  /

Felipe de Jesús López Sahagún, director de Protección Civil y Bomberos de Tlajomulco de Zúñiga. A. CAMACHO /

GUADALAJARA, JALISCO (06/AGO/2011).- El trabajo de bombero no tiene horarios ni limitantes que atrofien la actitud de servicio a la sociedad.

El bombero es consciente de los riesgos que le implica poner en práctica su trabajo, que más que eso, representa una pasión y forma de vida, tal como lo hace Felipe de Jesús López Sahagún, director de Protección Civil y Bomberos del municipio de Tlajomulco de Zúñiga.

Su infancia estuvo rodeada de llamadas de emergencia, fuego y acciones de auxilio por parte de su padre, el Mayor Trinidad López Rivas, director de la Unidad Estatal de Protección Civil y Bomberos de Jalisco.

“Mi intención no era ser bombero. Me nació el espíritu de servicio. Estoy aquí porque lo vi en mi casa, con mi padre. El primer día que me tocó ir a una emergencia sentí padre que en esa ocasión yo haya servido para algo. Quizá aliviané algún pecado que haya cometido”.

A pesar de contar con una tradición familiar respecto a esta profesión, el comandante López Sahagún no tuvo el camino fácil, el primer obstáculo: su progenitor, pues asegura que él no compartía el anhelo de su retoño por integrarse al cuerpo de bomberos.

Siguiendo su sueño, el comandante emprendió vuelo sin importar el qué dirán y los “sacrificios” que le vendrían como resultado al dedicarse en cuerpo y alma a este trabajo de 24 horas.

Al momento de actuar
Los bomberos son hábiles, están llenos de valentía y entrega inmediata. El miedo y temor parecen desvanecerse junto al fuego del incendio al que atacan.

“Lo primero que pensamos al recibir una llamada de emergencia es el plan de acción. Tratamos de ubicar en qué colonia es y cómo son las casas de por allí para saber por dónde vamos a brincar para meternos”. López Sahagún detalla que cualquier bombero debe estar capacitado “automáticamente” para actuar al momento del desastre o situación de riesgo.

“Al llegar hay que preguntar si hay personas para ingresar por ellas. Otros compañeros deben cerrar las lleves de gas y bajar la corriente eléctrica e iniciar con el ataque del incendio”.

Aunque su experiencia más fuerte e impactante no ha sido frente a las llamas, el comandante Felipe recuerda una llamada de auxilio que fue inolvidable. El equipo de Protección Civil llegó a un multi homicidio efectuado en una casa de ubicada en la zona San Sebastián, hace tres o cuatro años. Lamentablemente, varios integrantes de una familia fueron asesinados. Felipe relata cada detalle, cada paso que dio hasta toparse con una mujer de mayor edad, a la cual pudieron rescatar. Posteriormente, dentro de esa misma finca, el cuerpo de auxilio se percata de la presencia del cuerpo sin vida de una joven con ocho meses de embarazo. Gracias a la atención brindada, el bebé logró nacer.

Durante otra situación, López Sahagún y sus compañeros estuvieron a escasos segundos de morir tras la caída de unas vigas.
“Esto fue en Guadalajara. Se quemaron las bodegas de un laboratorio, al momento que estábamos adentro del edificio, llegó el comandante Margarito y nos sacó porque la barda se estaba bombeando con la fuerza del agua, se empezaron a desprender la vigas, cuando nos sacó se cayó parte de eso. Nos hubiera caído encima”.

Aplausos sin nombre
A decir del comandante Felipe de Jesús, en algunas ocasiones el trabajo del bombero no es reconocido o valorado como tal, pues la mayoría de las personas desconoce las demás virtudes que poseen estos servidores públicos.

“Hacemos más de lo que la gente piensa que sabemos hacer. Los bomberos apagan incendios industriales, urbanos, forestales y en vehículos, también hay rescate urbano y acuático, inundaciones, extraviados y asistimos hasta en reportes de enjambres de abejas africanas, animales ponzoñosos y reptiles. Además, vamos a los reportes de la ciudadanía de que en algunas zonas huele a gas o cloro, también realizamos inspecciones y análisis de riesgo. Todo el día hay trabajo para los bomberos”.

En familia
Los momentos familiares de Felipe quedan para después. Su familia lo entiende perfectamente.
“Me conocieron así, y porque mis hijas ven a mi padre y a mi hermano que también trabajan en lo mismo”.
Destaca que el espíritu de servicio y el sacrificio son dos requisitos indispensables no solo para ser bombero y elemento de Protección Civil, sino para cualquier servidor público.

“Nacimos para ser servidores públicos de Protección Civil y Bomberos. En casa, mi esposa y mi madre dicen que nosotros tenemos fuego en el corazón.
No todos están acostumbrados a  tener el espíritu de servicio y sacrificar,  a veces, a la familia por un puesto en el que se debe estar disponible las 24 horas del día”.

En este tema, el comandante apunta una anécdota: “El día 29 de junio, cuando fue la inundación en Eucaliptos, atropellaron a mi esposa e hija, estando en San Miguel me tuve que ir a Guadalajara. Cuando me empezaron a decir que eran 20 casas inundadas, las dejé en la Cruz Verde. Me tuve que regresar. Hay gente que no entiende esto”.

Felipe de Jesús López Sahagún inició su formación en el cuerpo de bomberos de Guadalajara.

“Fue difícil porque tenía que cubrir algunos requisitos. El primero en brincar,  al yo querer entrar ahí, fue mi padre. Una vez que ingresé me hicieron pruebas de natación y físicas, debía tener buena condición y ningún tatuaje”.

Tras prestar 10 años de servicio, el comandante decide irse a Nueva York, a buscar trabajo nada relacionado a los bomberos. Pero el destino lo uniría a una nueva experiencia que lo alentaría en la realización de sus futuros planes. Estando en Estados Unidos participa como voluntario de rescate y auxilio tras los atentados ocurridos el 11 de septiembre.

A su regreso incursiona en la dependencia de Tlaquepaque como subdirector. Posteriormente, recibe la invitación a tomar la dirección de Protección Civil y Bomberos de Tlajomulco de Zúñiga.

“Actualmente, hay un cambio que ha costado trabajo, respecto a la forma de laborar. Yo trabajo las 24 horas del día, no he tomado vacaciones en cuatro años. Tenemos una disciplina que la viví en mi casa y en Bomberos Guadalajara, de hacer actividades y generar trabajos de prevención en la comunidad”.

“Nos debemos a la gente”
La dependencia de Protección Civil y Bomberos Tlajomulco de Zúñiga cuenta con 56 elementos.
“La meta es tratar de hacer todo lo mejor, para que él que me supla haga mejor las cosas y no retroceder”, detalla López Sahagún.
“Para mí es un privilegio. Como dice mi hermano, es saludable ser un elemento de Protección Civil y Bomberos porque nos mantenemos ocupados, pensando en mejoras para la vida propia, a tener una buena condición física y estar alejados de las drogas”.

Felipe de Jesús, tiene una gran admiración y una colección de 500 carros y mil figuras miniatura de bomberos. “Además, del gusto de comprar los periódicos y recortar las notas periodísticas que hablan de mi padre”, el Mayor Trinidad López Rivas.

Uno de sus sueños  es el pintar un carro de bomberos de color rosa, con el firme propósito de realizar una recolecta para las mujeres con cáncer de mama y niños con cáncer.

''A veces, cuando llegamos a los servicios, la gente aplaude, es lo más reconfortable que un bombero puede sentir'',  Felipe de Jesús López Sahagún,
director de Protección Civil y Bomberos de Tlajomulco de Zúñiga.

Temas

Lee También

Comentarios