Lunes, 20 de Septiembre 2021
Suplementos | Creatividad. Tacones personales

Lluvia Amezcua, la horma del éxito

La diseñadora tapatía afianza su carrera convencida de que el calzado es un elemento básico de todo outfit

Por: EL INFORMADOR

Compromiso. Desde hace años Lluvia Amezcua se entrega a su oficio como diseñadora procurando la mejor calidad de su producto.  /

Compromiso. Desde hace años Lluvia Amezcua se entrega a su oficio como diseñadora procurando la mejor calidad de su producto. /

GUADALAJARA, JALISCO (28/SEP/2012).- Una zapatilla puede cambiarlo todo. La historia lo ha dicho, al menos en los cuentos de hadas. Cenicienta y Dorothy (del Mago de Oz) lo saben perfectamente: con un par de tacones sus vidas encontraron un final más que feliz. Y sobre todo, fama mundial.

Para Lluvia Amezcua González, los zapatos son su razón de ser y quiere repetir la historia de estos icónicos personajes. Ella nació entre las hormas, suelas y pieles. Su camino está escrito y ha decido echar carrera caminando con unas zapatillas de tacón alto y delgado.

Lluvia es diseñadora de calzado para dama. Progresivamente, se ha convertido en un referente incuestionable en la industria del zapato jalisciense. Sus aspiraciones son altas al igual que el éxito que ha sembrado y mantiene celosamente en las altas esferas de la moda mexicana.

El sendero no ha sido fácil, como para quien decide correr libremente montado en un par de tacones de 15 centímetros por un suelo empedrado y resbaloso, Lluvia aprendió de sus errores, de los estigmas propios y ajenos y de los obsesionantes anhelos de conseguir una fama y respeto inmediatos. Ahora, es una de las diseñadoras de calzado más reconocidas; sus creaciones son demandadas por los conocedores y amantes de la moda y tendencia en el ámbito nacional.

Con suelo firme


Lluvia es hija del reconocido fabricante de zapatos Alberto Amezcua de la empresa Calzadología. Se podría pensar que con este apoyo, la diseñadora tapatía tenía los medios más que necesarios para navegar solitariamente y consolidar su marca, pero no fue así, pues su padre fue el primero aventarla al ruedo para que ella empezara desde abajo, hace 10 años.

“La primera puerta que se cerró fue la de mi papá, en el aspecto que él pertenece a la industria de la vieja escuela. La moda para él es todo lo exótico e improducible, con un segmento muy específico. Me costó trabajo hacerle entender que el ir a pasarelas no era sólo por glamour, sino por negocios, así tenemos que ver a la moda”.

Egresada de la licenciatura de Diseño Industrial de la Universidad Autónoma de Guadalajara, Lluvia Amezcua ha trazado su propia forma de fabricar zapatos y abrirse paso entre las plataformas y foros de moda del país. Gracias al poder de difusión de las redes sociales, la diseñadora vende una colección completa en apenas dos horas.

Lluvia siente el sudor en la frente. Durante 12 horas, su vida transcurre en la fábrica familiar acompañada por su padre, hermanos y colaboradores; la diseñadora ha optado por adentrase en los anaqueles y las máquinas de producción. Ella prefiere supervisar todo y estar presente en cada una de las etapas de vida del calzado, desde su concepción en el prototipo hasta la entrega del zapato al cliente.

Para Lluvia un desfile de moda no representa su mayor reto. Ni mucho menos el aparecer sonriente en las fotografías de promoción, pues la euforia de la fama ya le pasó, ya lo consiguió. El objetivo ahora se enfoca hacia los negocios, pues además de diseñadora, quiere ser una de las empresarias más influyentes de la industria zapatera en México.

“Hay que equivocarse para aprender. Me equivoqué demasiado, y eso ha logrado que sea una mujer más centrada. ¿Ser famosa? Quiero llegar alto y demostrar que siendo mujer en este rubro, que es muy de hombres, puedes andar ‘entaconada’ dentro de la fábrica y hacer negocios”.

La tapatía quiere salir del país y exponer sus creaciones en plataformas internacionales que le signifiquen un mayor desafío, pero eso puede esperar. Lluvia está enfocada en el consumidor mexicano y las necesidades de comodidad y moda que éste busca en los aparadores.

Considera que apenas disfruta de las mieles de su trabajo, pues a una década de fundar la firma Lluvia Amezcua, la diseñadora aún anda con pies de plomo en cada proyecto, pues la moda cambia en un parpadeo y el mercado exige tendencias y productos de alta calidad internacional.

Ajustes perfectos


Lluvia Amezcua inició su andar diseñando calzado para novias, rubro que descartó luego de reflexionar que este mercado ya tenía marcadas sus preferencias en cuanto a consumo, por lo que decidió aventurarse al mundo “fashionista” y crear zapatos que fueran al corriente de los estilos y tendencias globales.

Entre sus recuerdos más significativos está su primera colección, la cual fue apadrinada por el diseñador Carlos Sotomayor; el resultado “fue horrible, con una mezcla de materiales. Le quise colgar de todo. Eran mis pininos (…) al principio me lanzaba con moda súper exótica. Todo el mundo chuleaba los zapatos, pero en realidad, la mujer mexicana es un poco más tradicional”, comenta la diseñadora que ahora prefiere realizar trabajos bajo esquemas de conceptualización.

La diseñadora va más allá del diseño y la fabricación, pues en cada creación su mente carbura información histórica, artística y de marketing: “La moda de glamour y espectáculo es una cosa, y el negocio es otra. Hay que vender y saber hacerlo”.

Plataformas como Minerva Fashion, Intermoda, Modama, Levysby Jean Paul Glautier, Brother International Fashion, FashionWeek México, Creare Guanajuato, así como colaboraciones con diseñadores como Alberto Rodríguez, Julia y Renata, Mauro Babún, Benito Santos e Iván Soto, le han valido como punta de despegue para ganar reconocimiento y experiencia.

Altura, soporte y locura


Los zapatos han sido desquicio de algunas mujeres, al grado de desarrollar obsesiones en el afán de coleccionar el mayor número de pares posibles. Lluvia Amezcua comprende esta situación, pero también es consiente que el poseer un calzado –cual sea su valor– representa una responsabilidad tanto para quien lo viste, como para quien lo fabrica.

La diseñadora tapatía considera que en la última década el calzado se ha convertido en un infaltable protagonista de moda, pues actualmente los conceptos de salud, comodidad y practicidad destacan igualmente que estilo artístico de la morfología de la propia pieza

Para Lluvia no hay deméritos en las ramas del diseño de moda: “La ropa envuelve al cuerpo. El cuerpo sujeta al accesorio, pero el zapato sostiene y viste al pie; absorbe tus pasos y el impacto de cada paso y el peso corporal en cada pie”.

Mercado virtual

La diseñadora tapatía destaca que a pesar de la experiencia profesional, aún conserva algunos miedos, sobre todo cuando una nueva entrega de calzado está a punto de mostrarse al público: “Cada que saco una colección tengo el miedito de que no vaya a funcionar, la incertidumbre de saber si será un éxito”.

Además de los escaparates, Lluvia encontró en las redes sociales una fórmula que le mantiene positivamente las ventas. A través de su cuenta en Facebook, la creativa muestra sus colecciones de edición limitada e inicia una subasta. No hay fallas. Los pares de zapatos se agotan en cuestión de horas, situación que le ha brindado mayor confianza entre sus clientes.

"Un trabajo planeado siempre va tener un resultado exitoso"
Lluvia Amezcua, diseñadora de calzado.

PERFIL


En detalle

Lluvia Angélica Amezcua González nació el 31 de diciembre de 1975.

Premios: primer lugar en categoría Diseño de Calzado para dama con tendencia “Funky”, concurso Creare 2008; segundo lugar en categoría “Multimix Fronteras”, concurso Creare 2009 León; tercer lugar en categoría calzado, marroquinería y accesorios “Hand MadeLiquidIspiredSwarovski 2010”.

Otras actividades: instructor de diseño de calzado Minerva Fashion, integrante del Comité de Moda de MODA y del Consejo de Moda Minerva Fashion.

Temas

Lee También