Martes, 11 de Mayo 2021

LO ÚLTIMO DE Suplementos

Suplementos | Por: Eduardo Escoto

Cuerdas muy inquietas

Tres jóvenes músicos jaliscienses y una veracruzana, no cejan en su empeño de difundir el repertorio formal de reciente creación

Por: EL INFORMADOR

Luego de su primera presentación hace un año, el cuarteto Cuerdas Revueltas está listo para tocar en diversos escenarios. M. FREYRÍA  /

Luego de su primera presentación hace un año, el cuarteto Cuerdas Revueltas está listo para tocar en diversos escenarios. M. FREYRÍA /

GUADALAJARA, JALISCO (16/JUL/2011).- Este mes de julio se cumple un año del debut de una joven agrupación musical que está dispuesta a sonar fuerte. Se trata del cuarteto Cuerdas Revueltas, cuyos integrantes, miembros todos de la Orquesta Filarmónica de Jalisco (OFJ), se encuentran inmersos en numerosas actividades y proyectos que tienen como objetivo claro la difusión de la música formal –y en particular la de reciente creación– a través de su propio perfeccionamiento e integración.

Cuerdas Revueltas (juego de palabras que no hace referencia al compositor) está integrado por los violinistas Diego Rojas Miramontes y César Huízar González, el violista Manuel Olivares Castañeda y la violonchelista Yalissa Cruz Espino, la única de los cuatro músicos que no es jalisciense, sino de Veracruz.

Como se ha hecho mención, el repertorio que aborda el cuarteto se orienta principalmente hacia la música nueva, situación “más bien casual”, señala la propia Yalissa Cruz Espino, “porque empezamos a tocar a los clásicos y a conocernos en todos los aspectos, entonces nos pidieron que interpretáramos dos obras de José Luis Núñez Melchor y que estrenáramos el cuarteto Enchanted, de Fernando Quintana”. Este hecho, añade Diego Rojas, “se dio por invitación de Guillermo Dávalos, quien nos incluyó en la anterior edición (2010) del Ciclo de Compositores Jaliscienses, y así nos presentamos por primera vez hace un año en el Ex Convento del Carmen”.

Tras esta primera aparición, se les acercaron varios compositores interesados en que el cuarteto ejecutase sus trabajos, aparte de la invitación que recibieron del clarinetista Charles Nath para participar en el Festival Cultural de Mayo (FCM) con el estreno de Identities, del norteamericano Brian Banks. Han intervenido también en el ciclo “Jueves de Música en Palacio” y se les ha encargado el estreno de los preludios y fugas de los alumnos del primer año de composición del Departamento de Música de la Universidad de Guadalajara (UdeG).

Los integrantes de esta agrupación dicen disfrutar del reto que supone aproximarse a nuevas composiciones: “No tienes referencias de otras interpretaciones y hay muchas indicaciones que podrían entenderse de formas distintas”, explica Diego Rojas Miramontes. “Tenemos que investigar técnicamente, desarrollarnos y explorar. Muchas veces tenemos que trabajar junto al compositor y lograr transmitir lo que él busca; no es fácil que los grupos de cámara se presten a estrenar obras”, amplía Yalissa Cruz Espino.

En muchas ocasiones, esta música encuentra una de sus primeras valoraciones serias en el intérprete encargado de su estreno. “Primero analizamos la obra, la escuchamos una vez y decidimos si seguimos adelante; muchas veces hay cosas mal escritas en el papel y es algo incómodo, por fortuna, nos han tocado buenos compositores a los que agradecemos su confianza”, declara la violonchelista. “Compositores con escuela -–recisa Manuel Olivares Castañeda–, y esto es algo importante, porque se trata de una música difícil para el público”, por lo que se exigen a sí mismos para hacerlo lo mejor posible.

Diego Rojas Miramontes indica que, en general, “el público no quiere asistir a los estrenos porque piensa que es música fea”. Por esta razón buscan ayudar al público a acercarse, preocupándose por presentar semblanzas de los autores y reseñas de las obras que se escucharán en las distintas presentaciones.

Respecto a su formación, destaca el hecho de que tanto Manuel Olivares Castañeda como Diego Rojas Miramontes iniciaron su aprendizaje en el Centro Regional de Estudios Musicales (CREM), institución con sede en Ajijic, Jalisco, cuya organización y puesta en marcha se debe al maestro Víctor Manuel Medeles. Rojas Miramontes es muy claro: “Si no es por el CREM, yo no sería músico”. Olivares Castañeda, por su parte, recuerda al fallecido maestro como “una persona muy segura, con muchas vivencias que transmitía en su música, en la que refleja sabiduría”, y lamenta junto con sus compañeros que sus piezas no se interpreten con frecuencia.

Cesar Huízar González también fue alumno de Medeles en la clase de armonía en la Escuela de Música de la UdeG.  “De hecho –señala–, las cosas que me gusta escribir se las debo a las enseñanzas que él me dio”.

En el futuro cercano se vislumbran varios proyectos para estos jóvenes músicos. De entrada, está la grabación que realizarán de Manchas acústicas, obra del compositor Arturo Arvizu que ya estrenaron el pasado día 12 en el marco del cuarto “Ciclo de Compositores Jaliscienses”.

Entre los planes está también asistir al Festival Ricardo Castro, en la ciudad de Durango, el próximo mes de noviembre, y buscar alguna beca que les permita perfeccionarse y terminar de establecerse como agrupación. “No hay cuartetos de cuerda 100% mexicanos y nosotros siempre navegamos orgullosamente con esa bandera”, expone Yalissa Cruz Espino. Y agrega: “Somos muy entusiastas, muy ‘alivianados’, nos llevamos muy bien y nos queremos mucho; eso es algo que se ve poco en estos grupos”.

Queda esperar que este primer aniversario de pie a muchos más y que la expresividad y el sonido homogéneo que posee el cuarteto siga evolucionando en favor del entorno musical tapatío y nacional.

Temas

Lee También