Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Martes, 12 de Noviembre 2019
Suplementos | La nueva apuesta

Cadillac SRX 2010

La evolución de la Cadillac SRX resulta un vehículo muy distinto de su antecesor. Y no necesariamente mejor

Por: EL INFORMADOR

Se dice que en equipo que va ganando no se hacen cambios. Sin embargo, la anterior generación de la Cadillac SRX gustaba mucho a los medios, mas no al público. Como en ésta quien mantiene las ventas, la marca de lujo de GM apostó por algo muy diferente.

Lo primero que nos salta a la vista es, claro, su exterior. Ahora es más alta y deja de lado aquella apariencia de vagoneta de techo elevado de la anterior, lo que probablemente haya sido el principal motivo para que la SRX no fuera un éxito de ventas. Al ganar en altura, se parece más a una SUV (vehículo deportivo utilitario, por sus siglas en inglés), que sigue siendo lo que buscan muchos en este lado del Atlántico. El lado negativo es que pierde en conducción, lo que realmente no debe importar mucho al cliente tradicional de esos vehículos. ¿O sí?

La nueva SRX también pierde una fila de asientos y ahora hay lugar para sólo cinco ocupantes. Los terminados son impecables y en este sentido, la evolución de Cadillac es innegable y merece todos los aplausos. Sin embargo, queda a deber en algunos detalles de diseño y equipo, por más curioso que resulte que un Cadillac resulte corto en lo que se supone es una de sus mayores ventajas: el equipamiento. Ya veremos.

Al elegante y bien hecho tablero, le sigue una consola central con dos enormes porta-vasos. De hecho, son casi “porta-cubetas” y si a los ocupantes les gustan los inmensos refrescos llenos de hielo al estilo estadounidense, perfecto. Pero el que intente algo más saludable y moderado como una botella de medio litro de agua o un pequeño termo, verá como éste se cae a cada curva o frenada algo más fuerte. La base central del asiento nos pareció algo estrecha y presiona el muslo del lado izquierdo de forma algo incómoda. La visibilidad es uno de sus puntos bajos, principalmente por el espesor excesivo de los pilares A (que sostiene el parabrisas) y el C, entre las ventanas laterales traseras y el medallón.

El equipo es, mínimo, raro. Porque hay, por ejemplo, el sistema de navegación satelital por GPS, algo que se agradece y aprecia. Hay también un techo panorámico en el que Cadillac tuvo el buen gusto de tapar con una cortina de verdad, para los que no quieren broncearse involuntariamente. Hay hasta tres pantallas reproductoras de DVD, dos de ellas en la parte posterior de las cabeceras delanteras. Sin embargo, nos parece inadmisible que un auto con precio de 597 mil pesos no tenga sistema de manos libres para el celular. En el manual se muestran varias formas de conectarse por Bluetooth, por lo que el equipo existe y está considerado por el fabricante. Tan es así, que se puede ver el símbolo de “Bluetooth” en la pantalla táctil (que es retráctil), pero en México sólo podremos tener ese equipo a partir de 2011. Suena muy raro. No sabemos si es una falla de Estados Unidos que no consideró este equipo para México, o de la planeación de producto local, que pensó que esto no sería necesario. A nosotros nos parece injustificado que, en un momento en que el “vecino de enfrente” (léase: Lincoln), ofrece algo tan útil y placentero como el SYNC, Cadillac no puede siquiera ponerle Bluetooth.

Otro punto en que la SRX queda corta es en el motor. Se usa una máquina derivada del CTS, que es excelente, pero a pesar de que tiene la misma potencia, no tiene el mismo desplazamiento y el torque de 223 libras-pie sólo se logra a las altísimas 5,100 revoluciones. En la práctica tenemos un vehículo al que, si queremos exigir, hay que darle mucho tiempo y espacio. En este caso el manejo es bueno, llegando a los 180 km/h donde un prudente gobernador corta la alimentación (de manera suave, sin sobresaltos).

El conjunto de dirección, suspensión y transmisión (automática de seis velocidades, con modo manual) de la SRX hacen un buen trabajo juntos, pero todos reclaman por más poder, principalmente a bajas revoluciones. Esa falta de fuerza termina por quitar placer de la conducción y hacer que el conductor experimente un estrés que no debería tener con un Cadillac en sus manos.

También en ese renglón la nueva SRX es diferente de su antecesora. La tracción ahora es delantera y a pesar de que el comportamiento dinámico es bueno, no transmite la alegría que lograba antes.

Estamos seguros de que, a la larga, éste será un vehículo mejor acepto por el público que la SRX anterior. Pero para lograr ese objetivo de forma clara, Cadillac debe corregir esos pequeños detalles de equipo, bien como disponer de una planta de poder más “viva” que la actual. Existe, en Estados Unidos, la posibilidad de una máquina V6 de 2.8 litros, turbo, con 300 caballos de fuerza. Sin embargo, al ser producido en Australia, ese motor hace que la SRX ya no cumpla con el requisito mínimo de contenido local para ser parte del TLC de Norteamérica.

La nueva SRX es, pues, muy distinta a su antecesora. Pierde mucho en algunos puntos, más que nada la conducción, pero gana en otros, probablemente más importantes para su público. Empero, ojalá y GM se de cuenta de que en el segmento hay verdaderos gigantes como la BMW X3, la Mercedes-Benz GLK, la Volvo XC60, la Audi Q5, la Lincoln MKX y la Acura RDX. Y ante rivales como estos, no se puede relajar. Más motor, señores. Y Bluetooth. Urgente.

Sergio Oliveira

Ficha técnica

Cadillac SRX 2010

Motor: Frontal transversal; seis cilindros en V; 3.0 litros de desplazamiento; DOHC; 20 válvulas; con inyección directa de combustible. Potencia: 265 cv @ 6,950 rpm / Torque: 223 libras-pie @ 5,100 rpm.

Tracción: Integral.

Transmisión: Automática de seis velocidades (6+R) con modo secuencial.

Suspensión: Delantera – Independiente, de doble brazo, con resortes helicoidales y barra estabilizadora. Trasera- Independiente, de tipo Multilink, con resortes helicoidales y barra estabilizadora.

Frenos: De discos ventilados en las cuatro ruedas, con sistema antibloqueo (ABS), distribución electrónica de la fuerza del frenado (EBD) y asistencia de frenado en emergencias.

Dirección: De piñón y cremallera, con asistencia variable.

Dimensiones y capacidades en milímetros:

Largo / Ancho / Alto

5,662 / 2,009 / 1,918

Distancia entre ejes: 3,302 mm.

Peso: 2,520 kilogramos.

Tanque- 76 litros.

Cajuela- 1,733.2 litros (con segunda fila abatida).

      Precio: 597,400 pesos

Resultados de la prueba realizada en el Autódromo Hermanos Gallo:

Aceleración 0 a 100 km/h en 11.48 segundos

Frenado de 100 km/h a 0 en 42 metros

Cuarto de milla: 18.61 segundos a 125.2 km/h

Velocidad máxima observada: 180 km/h.

Temas

Lee También

Comentarios