Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Martes, 20 de Noviembre 2018
Las Comisarías de la metrópoli reportan 66 decesos de personas presuntamente indigentes en este año (10 de los casos han sido homicidios). Por eso es una población vulnerable. EL INFORMADOR / A. García
Jalisco

Reportan muerte de 66 indigentes este año en ZMG

Además de las cinco víctimas de un asesino el mes pasado, 61 personas más en situación de calle han fallecido

El Informador

El pasado 24 de octubre causó revuelo la noticia de cinco personas en situación de calle asesinadas en menos de una semana en calles del Centro tapatío.

En lo que va del año, en la metrópoli se registraron los decesos de 66 presuntos indigentes, confirman las Comisarías. En 10 de los casos han sido homicidios.

Además de los cinco de Guadalajara, a los que les aplastaron el cráneo con una piedra, en Tlaquepaque se documentó un fallecimiento por arma de fuego; uno más se trató de una mujer cuyas causas de muerte no se informaron y en otro se trató de un homicidio culposo.

En Zapopan, dos de los decesos fueron reportados como homicidios; no obstante, no se especificaron las circunstancias. Y según Tlaquepaque y Tonalá, no hay datos de fallecimientos en el año.

Al pedir información al Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses (IJCF) sobre indigentes muertos, reportó que entre 2017 y octubre de 2018 se habían encontrado 868 cuerpos de personas en la vía pública, pero no precisó cuántos en ese estado. ''El estado socioeconómico de los fallecidos no es un factor a considerar en el registro de ingreso de los cuerpos a las instalaciones del Servicio Médico Forense, por lo que esa información no se tiene sistematizada''.

En la siguiente temporada se incrementan los riesgos para este sector poblacional. EL INFORMADOR / A. García

Aumentan atenciones de indigentes en albergue

En lo que va del año, las personas que han sido albergadas en las instalaciones de la Unidad Asistencial para Personas Indigentes (UAPI) aumentó con respecto a las que ingresaron en 2017, de acuerdo con información proporcionada por el Instituto Jalisciense de Asistencia Social (IJAS).

Hasta octubre de este año se habían registrado 284 personas albergadas, 208 hombres y 76 mujeres, mientras que en todo 2017 fueron 258.

Aunado a esto, el número de personas reintegradas con sus familias o a la sociedad, al conseguir un empleo y vivienda, se redujo, pues mientras que en 2017 se reintegraron 205, hasta octubre de este año sólo se han logrado reinsertar a 84.

Estos factores dan cuenta de que hay más personas indigentes en las calles, admite María Luisa Urrea Hernández Cárdenas, directora del IJAS.
''Lo que sí puedo decir es que han aumentado con el tiempo porque nos damos cuenta de la cantidad de usuarios que tenemos en la UAPI; por ejemplo, en octubre los ingresos fueron de 20 personas y esto sucede cuando hay tiempo de frío''.

Explica que ''de las visitas que hacemos, solo 1.67% de las personas accede a irse a un albergue o a la UAPI, ellos están tranquilos y por la manera de solicitar recursos logran sobrevivir y salir adelante en una situación muy difícil''.

Además, en la unidad sólo se reciben aquellas personas que cumplen con los protocolos: que sea mayor de edad, no extranjera, que no tenga familiares, que no llegue intoxicada por alcohol o drogas, que no esté enferma y si presenta algún trastorno mental, que no sea agresiva para que no corran riesgo los demás.

''Al tener su firma ya me quedé y posteriormente nos brindan una bolsa de trabajo, pero yo por mi cuenta conseguí mi empleo. He trabajado durante este periodo, nomás me queda una semana, se me vence el 15 de noviembre y ya tengo un lugar donde quedarme''

En el caso de las mujeres, no deben estar embarazadas y se debe aceptar de manera voluntaria el ingreso a la UAPI.

Las personas que no cumplen con los protocolos son enviadas a albergues especializados; por ejemplo, si se averigua que alguno tiene VIH se le canaliza con asociaciones civiles que atienden a personas en esta situación; o si están bajo los efectos de las drogas, los envían a centros de reintegración.

Actualmente, cuentan con siete asociaciones civiles que atienden a personas en situación de calle para adultos mayores y dos para niños y niñas, entonces están en contacto con ellas y analizan el perfil para ver a dónde se les envía.

La capital del Estado, con la mayor incidencia

Aunque el último ejercicio para contar a la población que vive en situación de calle en el primer cuadro de Guadalajara se realizó en 2016 por parte de autoridades municipales, al momento existen elementos que revelan que aumentó por casi la mitad de ese año a la fecha, informó José Carlos Riverón Núñez, jefe de Atención a Personas en Situación de Calle del Sistema DIF Guadalajara.

''Ahorita tenemos un estimado de que la población creció cerca de 43%, eso nos da, de los casi mil 500 que eran en 2016, al 2018 llegan a ser dos mil personas en calle''.

El conteo que llevan a cabo es sobre personas en situación de calle, que engloban tanto a la población que se dedica a las actividades para subsistir en la vía pública como la gente sin techo o en tránsito migratorio.

Las causas son multifactoriales, que van desde problemas familiares, de drogadicción, gente que llega a trabajar de otros Estados o países y demás.

Ricardo Fletes Corona, investigador de la Universidad de Guadalajara, detalla que en el caso de los indigentes se requiere que la persona atraviese por un proceso que lleva varios años, pues pueden caer en un centro de atención, a un psiquiátrico, cuando salen y regresan con su familia o ya no se pueden adaptar y salen a la calle.

''Son población de calle que, por ser adultos, los mismos grupos los van rechazando por su aspecto físico, por su olor, por el hecho de ser indigente. Incluso, son marginados entre los marginados, son los rechazados sobre todo por su aspecto y por su olor, entre la misma gente de la calle ellos son ahora sí que los apestados''.

Este proceso puede ser interrumpido o debería ser interrumpido por el propio Gobierno apoyado por las organizaciones de la sociedad civil, pues son las que tienen más experiencia en el trato a esta población, pero no siempre los recursos necesarios.

''En realidad, al Estado le sale más barato apoyar a las organizaciones de la sociedad civil que ya realizan una labor, que crear un programa, más burocracia. Pero no hacen ni lo uno ni lo otro, por eso es importante que sepan cuántas personas hay y quiénes las están atendiendo''.

Solo un porcentaje muy bajo de las personas en situación de calle acepta la ayuda de estas instituciones. EL INFORMADOR / ARCHIVO

Pendiente, elaboración de censo 

Rafael Rodríguez, de 51 años, tuvo un problema con su hermano cuando vivía en Tlajomulco, por lo que al final lo echaron de la casa. ''Fui una persona que no me he responsabilizado de mi persona, no hice una buena administración en cuanto a un trabajo, economía, entonces me vi en situación de calle, de indigencia''.

Él es de los pocos que voluntariamente solicitó apoyo en un albergue; sin embargo, es sólo una mínima fracción del grueso de personas indigentes, cuya cantidad no es medida y que aún no se contempla medir, admitió Ricardo Aparicio Jiménez, director Adjunto de Análisis de la Pobreza del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval).

Acentúa que la Secretaría de Desarrollo Social tiene entre sus atribuciones identificar a las poblaciones en situación de pobreza, pero de acuerdo con el concepto que marca el Estado Mexicano en la Ley General de Desarrollo Social, a grandes rasgos engloba a las personas con un ingreso precario y que además no cuentan con los más mínimos derechos fundamentales.

Pero la medición de pobreza, según esa ley, no indica que se realicen conteos en las calles. ''Eso no se hace en ningún lado del mundo (la medición de indigencia), en todos los países la medición de pobreza se hace en las viviendas''.

Aclara que en México, como en todos los países, sí se hacen censos para medir la cantidad de personas en situación de calle, pero se enfocan en los grupos que desempeñan sus actividades en la vía pública. ''El concepto es de personas en situación de calle, no de indigencia en el sentido que se usa en la medición de pobreza a nivel mundial''.

Ricardo Fletes Corona, académico de la Universidad de Guadalajara, señala que la falta de un censo sobre este sector se debe a la insensibilidad e invisibilidad hacia estas personas y a una falta de recursos y de voluntad para atender este problema.

''El Estado tiene la obligación de velar por los derechos humanos de todas las personas, estas personas indigentes son seres humanos con derechos y el Estado tiene la responsabilidad, no es que quiera o no, es una obligación. En todo caso, que cambien la Constitución''.

En este sentido, Aparicio destaca que en términos de derechos fundamentales, la política pública tiene la responsabilidad y atribución de atender a esta población.

Don Rafael, un ejemplo de reintegración

Rafael Rodríguez, de 51 años, está próximo a dejar la indigencia para llevar su vida por su cuenta. El hombre cuenta que se vio obligado a vivir de esta manera después de que tuvo problemas familiares, tras lo que buscó voluntariamente apoyo en el Centro de Atención Integral a Personas en Situación de Indigencia (Cadipsi).

''Soy temeroso de la calle, especialmente con esta situación del asesino que está matando indigentes. Dormir en banquetas, en parques, me da miedo. Me dijeron de este lugar, el Cadipsi, que estaba en avenida Las Palmas y me encontré que lo estaban construyendo y me dieron esta nueva ubicación y aquí estoy''.

Él atravesó el proceso para poder ingresar, que consistió en un examen psicológico, uno físico con un médico para después obtener el pase por parte de una trabajadora social.

''Al tener su firma ya me quedé y posteriormente nos brindan una bolsa de trabajo, pero yo por mi cuenta conseguí mi empleo. He trabajado durante este periodo, nomás me queda una semana, se me vence el 15 de noviembre y ya tengo un lugar donde quedarme'':

''El perfil de Cadipsi es selectivo, no pueden ni siquiera tener aliento alcohólico, con algún tipo de droga, incluso tienen que venir en estado de abstinencia, y la población de calle que yo manejo siempre está en esos estados''.

Para permanecer en el Cadipsi se les da un mes y si no tuvieron problemas se da una prórroga de otro mes. Si hubo buena conducta y si cumplieron con las tareas que les encomiendan para el mantenimiento del albergue entonces se quedan los tres meses.

''El lugar aquí es para que sea un escalón, pero aquí se trata de que te provean de techo, alimento y cuando trabajas te dan boletitos para que lleves lonche. Una comida afuera son 40 pesos, 15 boletitos son 600 pesos que te ahorras para cuando se cumplan los tres meses ya tienes un cochinito ahorrado''.

Rafael considera que la experiencia en el albergue fue necesaria para que pudiera retomar el rumbo de su vida.

''Aquí fue donde me encontré, llegué en depresión, desesperado, desubicado, y aquí me he encontrado a mí mismo, me forje metas en este tiempo a corto plazo, mediano, se cumplieron y ahora voy por las de largo plazo. Tengo trabajo, se me va a solucionar la vivienda, el jueves es mi último día y pues dar las gracias por este periodo que estuve aquí y pues, gracias''.

Jalisco, en el séptimo sitio 

  • Jalisco se encuentra en el séptimo lugar en el país de las Entidades con más personas en estado de pobreza, con dos millones 560 mil personas, de acuerdo con cifras de Medición de Pobreza del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval). Aunque en el sexenio han salido medio millón de personas de esta situación.
  • En cantidad, el Estado de México está en primer sitio, con ocho millones 230 mil personas en pobreza, seguido de Veracruz, con cinco millones 49 mil, y Chiapas, con cuatro millones 114 mil personas.
  • Sin embargo, en porcentaje con relación al total de su población, Jalisco se ubicaría en el sitio número 20, en una tabla donde Chiapas se encuentra en el primer sitio, con 77.1% de pobres, seguido de Oaxaca, con 70.4%, y Guerrero, con 64.4 por ciento.
  • En pobreza extrema, Jalisco se ubica en el décimo sitio en cuanto a cantidad, al sumar 144 mil 900 personas. Chiapas, Veracruz y Oaxaca están en los tres primeros lugares con un millón y millón y medio de personas, respectivamente.
  • Ricardo Aparicio Jiménez, director Adjunto de Análisis de la Pobreza del Coneval, explica que las cifras de pobreza extrema pueden dar atisbos sobre el número de indigentes que puede haber, ya que no se tiene un conteo preciso de este segmento de la población. ''El concepto de indigencia en muchos lugares del mundo se asocia con la pobreza extrema, entonces, por ejemplo, la Comisión Económica para América Latina define como indigencia a la gente que su ingreso es tan bajo que no les alcanza ni para comprar la canasta alimentaria… ese es el concepto de indigencia que usa el organismo de Naciones Unidas a nivel regional, es nuestro equivalente en nuestra medición mexicana al porcentaje de población que tiene un ingreso inferior a la línea de bienestar mínima''.

Personas en situación de indigencia que han sido encontradas sin vida en vía pública en la metrópoli:

Guadalajara

  • Fallecidos: 43
  • Homicidio: 5
  • Enfermedad: 12
  • Causas desconocidas: 16
  • Alcoholismo o hipotermia: 10

Zapopan

  • Fallecidos: 14
  • Homicidio: 2
  • Enfermedad: 7
  • Accidente: 5

Tlaquepaque

  • Fallecidos: 9
  • Homicidio: 3
  • Enfermedad: 2
  • Atropellamiento: 2
  • Causas desconocidas: 2

Tonalá

  • Fallecidos: 0
  • Tlaquepaque
  • Fallecidos: 0

Fuente: Comisarías Municipales.

La primera etapa del nuevo Cadipsi podría estar en enero

Las instalaciones del Centro de Atención Integral a Personas en Situación de Indigencia (Cadipsi), que comenzó a ser remodelado en septiembre de 2017, podrían estar listas en una primera etapa en enero de 2019, anticipó José Carlos Riverón Núñez, jefe de Atención a Personas en Situación de Calle del Sistema DIF Guadalajara.

''Es muy posible que ya esté terminado, pero también depende de la situación que impera''.

Atenderá a 180 personas en un piso para las personas del perfil que atienden en el Cadipsi, donde deben ser adultas, sin problemas de drogas y alcohol, enfermedades mentales ni físicas.

También habrá un piso de atención para personas en situación de calle, las cuales no cubren el perfil que exige Cadipsi.

''El perfil de Cadipsi es selectivo, no pueden ni siquiera tener aliento alcohólico, con algún tipo de droga, incluso tienen que venir en estado de abstinencia, y la población de calle que yo manejo siempre está en esos estados''.

Para este segmento podrán ingresar hasta 200 personas en un piso completo.

El inmueble se construye en la calle Violeta, entre R. Michel y 5 de Mayo, para el que se destinaron 25 millones de pesos.

Urge un conteo

Para atender un fenómeno como la indigencia, es indispensable y urgente realizar un conteo de estas personas que indique géneros, edades, cuántos tienen un grado de deterioro psicológico, si hay enfermos, con adicciones y demás, para con estos elementos diseñar programas de prevención, expone Ricardo Fletes Corona, académico del Departamento de Desarrollo Social del Centro Universitario de Ciencias Sociales y Humanidades la Universidad de Guadalajara.

''Soy temeroso de la calle, especialmente con esta situación del asesino que está matando indigentes. Dormir en banquetas, en parques, me da miedo.

''Es una cuestión básica de conocimiento elemental, si yo voy a lanzar un programa para atender a esta población necesito saber quiénes son y qué características tienen, si logro tener ese conocimiento es más fácil diseñar un programa de atención que sea adecuado a la problemática que voy a enfrentar. Si no tienes cifras vas a hacer una acción que no sabes qué impacto va a tener''.

El académico asegura que sí es posible llevar a cabo un censo a nivel nacional, pero significa tener recursos como los del Instituto Nacional de Estadística y Geografía. Sin embargo, los encuestadores pueden enfrentar dificultades si no cuentan con las habilidades para abordar a esta población y si no tienen una adecuada metodología.

''Nosotros le llamamos un barrido pendular en tres turnos, que consiste en trazar rutas donde hay población de calle de ida y vuelta y registrarlas en tres turnos con gente que conozca más o menos a la población de calle… preferentemente se utilizan promotores sociales, eso facilita el conteo''.

La UdeG ya ha ofrecido coordinar con el DIF y el Instituto Jalisciense de Asistencia Social trabajos de este tipo. El último esfuerzo se llevó a cabo en 2008. ''Salieron datos importantes, pero ya son 10 años después, ya es urgente hacer un conteo para ver cómo va cambiando este fenómeno''.

Claves: El ''mataindigentes''

Los indigentes que fueron agredidos a partir del pasado 18 de octubre en las calles del Centro de Guadalajara fueron seis, de las cuales una está con vida, informa María Luisa Urrea Hernández Cárdenas, directora general del IJAS. ''Fueron cinco personas las que fueron agredidas y murieron en días pasados… el único sobreviviente nos lo acaban de enviar a la UAPI por parte de Servicios Médicos… es de Sonora''.

  • Actualmente, los trabajadores sociales intentan obtener información de esta persona, que ingresó el pasado domingo 4 de noviembre a la UAPI, la cual no ha otorgado muchos datos debido al estado mental y físico en el que se encuentra después de las agresiones.
  • Lo que esperan es averiguar dónde está su familia para buscar trasladarlo y reintegrarlo después de que la encuentren.
  • Con las huellas de las suelas de los zapatos y posibles rastros de materia orgánica en las piedras usadas para asesinar a los cinco indigentes, las autoridades esperan comprobar que las dos personas detenidas fueron las responsables de los homicidios, informa  Carlos Daniel Barba Rodríguez, director del Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses. ''Derivado de las grabaciones de las cámaras de seguridad en esos lugares, se encontraron también unas huellas de pisadas, por el tipo y tamaño de las piedras, son varios indicios. Lo que se trata de averiguar es el tipo de calzado y obtener el ADN de contacto, que puede ser obtenido en los objetos utilizados para los asesinatos''.
  • Esto no quiere decir que el tema de la indigencia sea una responsabilidad de IJAS, es un servicio a la ciudadanía para aportar todos estos apoyos.
  • Las autopsias a estas personas revelaron que todas fallecieron por un traumatismo craneoencefálico y que el medio de lesión fue una piedra de considerables dimensiones.
  • De acuerdo con la información derivada de la investigación de la Fiscalía General, Barba indica que, al parecer, sí se trata de dos personas las que cometieron estos hechos, pero al momento no se sabe cuántos homicidios se les pueden atribuir a cada una.

Labores de prevención

  • Para reducir el fenómeno de la indigencia, el Estado debe garantizar empleos dignos, formales, con prestaciones sociales y que se gane lo suficiente para satisfacer las necesidades básicas.
  • Se debe fomentar el fortalecimiento de la cohesión social en el Estado, porque hay necesidades que satisfacen la familia y otras que se satisfacen entre grupos de apoyo.
  • Se requiere de una educación de calidad, para que toda la gente pueda acceder a algún oficio y que incluso el grado de estudios no sea obstáculo para desempeñar un trabajo.
  • Si eso se logra, expertos señalan que se puede prevenir que gran parte de la población caiga en la pobreza o en la pobreza extrema. Y hasta en la delincuencia.