Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Miércoles, 15 de Agosto 2018

Suplementos

Navidad, entre mitos y leyendas

Hacemos un viaje por algunas regiones del planeta para conocer las historias que convergen en la celebración de Nochebuena

Ruth Romero

La Navidad, entre sus muchos significados, también representa los días de convivir con la familia y los seres queridos, además aporta las luces que iluminan y llenan de magia cada noche, y por supuesto, los regalos. Estas características son patrones que se repiten en múltiples países, principalmente occidentales; sin embargo, si se mira un poco más de cerca la cultura navideña de otros sitios, se encontrarán múltiples diferencias, entre ellas, las historias y leyendas que rodean esta época decembrina.

En México es común que los regalos que amanecen el 25 de diciembre sean colocados debajo del arbolito por el Niñito Dios y/o Santa Claus, después de leer nuestra cartita de deseos con antelación, y comerse algunas galletas con leche en nuestro hogar para continuar por el resto del mundo en esa noche maravillosa, o eso creemos. En otros países, se cuenta de diferente forma la Navidad, por lo que para que te adentres en otras leyendas y tradiciones, enseguida detallamos cinco leyendas navideñas de otros lugares.

DR

1

Islandia y sus 13 Santa Claus

Los islandeses viven en una zona bastante fría, por lo que están seguros que un solo hombre no podría recorrer volcanes y glaciares sólo para dejarles obsequios en una noche. Ellos tienen 13 especies de Santa Claus que comienzan a llegar desde el 12 de diciembre, es decir, 13 días antes de la Navidad. De esta forma, dejan un regalo cada noche, pero estos seres llamados “jólasveinar”, o sea, hombres o amigos de la navidad, llegan para quedarse una temporada, y esperan a que todos sus hermanos arriben, día tras día uno más se suma a las festividades.

Sin embargo, estos hermanos no traen sólo obsequios y se quedan quietecitos en los hogares, ya que son muy traviesos y no pueden contenerse a poner cada casa patas arribas con bromas específicas cada uno. Sus nombres hacen referencia a su modus operandi, por lo que una mañana, los islandeses pueden toparse, además de con un regalo, ¡con todas las cucharas lamidas!, otros prefieren robar la leche, cerrar y golpear puertas, etcétera.

Además, son igual de cuidadosos que Santa Claus, pues no obsequian juguetes o ropa a los niños que se portaron mal durante el año, en cambio, a ellos les dejan papas podridas o nada.
2

Escandinavia y el gnomo navideño

En Suecia, Finlandia y Noruega, Santa Claus tiene un ayudante muy tierno y pequeñito, se trata de un gnomo bondadoso llamado Tomte. Aunque este pequeñín no siempre ayudó a Santa, él vivía en una casita, solo y alegre. Cada Navidad disfrutaba de salir a observar a las familias felices y durante el año realizaba buenas acciones, ayudando a las personas sin que éstas lo vieran.

Una Noche Buena, Santa y su reno Rodolfo estaban agotados, por lo que Tomte no dudó en salir en su auxilio y puso manos a la obra para repartir los regalos restantes. Desde esa velada, Santa decidió que era el ayudante que siempre estaba buscando, por lo que le delegó su quehacer en los tres países mencionados. Actualmente, Tomte sale cada año a repartir regalos, divertido brinca y se escabulle y deja obsequios en cada hogar.

3

Rusia y Ded Moroz, el Abuelo del Frío

El protagonista de la Navidad en Rusia se asemeja bastante a Santa Claus, pues también tienen una larga barba, y un gorro y un abrigo de color rojo, aunque es mucho más alto y no posee el mismo carisma, ya que Ded Moroz parece ser un poco más gruñón. Además, empuña un bastón mágico con el que congela a cualquiera que quiera arruinar las fiestas navideñas.

Entre otras diferencias, el abuelo del frío no deja los regalos a escondidas, él se adentra al hogar como cualquier abuelo, durante plena cena de Noche Buena. Y como un buen abuelo, da obsequios a cambio de que los niños bien portados canten villancicos o reciten poemas navideños.

Por otro lado, no visita casa por casa solo, pues tiene el apoyo, no de un duende, sino de su nieta Snegúrochka, la doncella de las nieves, una joven hermosa y cariñosa, que se contrapone a la seriedad y carácter frío de Ded Moroz.

Igualmente, las familias moscovitas pueden visitarlo, ya que reside en una localidad pequeña al Norte de Moscú, llamada Veliki Ustiug. Ahí tiene su finca, donde miles de turistas como locales lo visitan.

 

4

El País Vasco y el carbonero

En dicha comunidad autónoma española, cada año desciende de las montañas un gigante mítico que anuncia la llegada del niño Jesús, se llama Olentzero, nombre que significa “tiempo de lo bueno”. Este carbonero bonachón también trae a los niños sus respectivos regalos en Noche Buena.

Es un personaje que nace antes de la llegada del cristianismo a esta región, estaba asociado con los festejos del solsticio de invierno, donde se celebraba el fin de la época más oscura del año y el triunfo de la luz sobre las tinieblas. Con el paso de los años su concepción fue cambiando, hasta ser hoy el personaje autóctono de la comunidad vasca que brinda los regalos navideños a quienes se han portado bien.

Temas

Lee También

Comentarios