Miércoles, 22 de Mayo 2024
México | Por Vicente Bello

Tren parlamentario

El manantial negro

Por: EL INFORMADOR

La venta de acciones de Petróleos Mexicanos, cuya pretensión anunció el martes en Nueva York el Presidente Felipe Calderón, siguió este viernes rodando como una roca sobre la pendiente.

La plana mayor del Consejo Coordinador Empresarial (CCE) expresó en el Club de Industriales de México (DF) su felicitación y respaldo absoluto a la propuesta presidencial de bursatilización de Pemex.

E incluso la cúpula de los empresarios del país ha planteado que, para dicha bursatilización, podrían utilizarse el ahorro de los trabajadores expresado en el sistema nacional de pensiones.

Y amarraba así su proposición José Méndez Fabre, presidente de la Asociación Mexicana de Intermediarios Bursátiles, miembro ésta del CCE: “Dado que el ahorro en el país ha llegado a cifras récord de 3.3 billones de pesos en cuestión de pensiones y ahorro, sin duda pueden usarse para financiar empresas privadas; pero también, como sucede en muchos otros países, para empresas públicas. Y no significaría que el Gobierno las venda o se deshaga de ellos, sino que coloca una participación minoritaria”.

Remachaba la argumentación del CCE Claudio X. González, presidente del Comité de Estrategia del Consejo Mexicano de Hombres de Negocios: “Con la bursatilización de las empresas públicas (además de con Pemex, explícitamente propusieron ocurriera lo mismo con Aeropuertos y Servicios Auxiliares, ASA), el Producto Interno Bruto (PIB) crecería de inmediato entre 2.5 y 3 puntos”.

Todavía apuntaló Mario Sánchez Ruiz, presidente del CCE: “El Presidente (Calderón) escuchó nuestras propuestas. Nosotros planteamos cómo hacer para que algunas instituciones de Gobierno puedan involucrarse en un esquema de inversión vía bolsa de valores, con lo que se allegarían recursos adicionales y se transparentaría su desempeño”.

Este mismo viernes 13, una voz muy autorizada de la Cámara de Diputados en el tema de las finanzas,  ha salido al paso del CCE, para recordar a sus miembros que no sólo es un tema prohibido por la Constitución. En los hechos,  ha advertido el diputado federal del PT Mario di Costanzo, la bursatilización de Pemex  se toparía con “un problema fundamental de la paraestatal, como lo es su altísima carga tributaria y fiscal”.

Preguntaba Di Costanzo: “¿Quién compraría acciones de una empresa cuya tasa fiscal es de 120% de sus utilidades?” Y respondía: “Nadie”.

Para que Pemex cotizase en la bolsa, insistía el petista, “Pemex tendría que tener un régimen fiscal como el de cualquier empresa del mercado: el 30% del Impuesto Sobre la Renta. Y para ello se tendría antes qué terminar con el Régimen de Consolidación Fiscal y con los paraísos fiscales en que tributan las grandes empresas”.

Di Costanzo apostillaba: “Creo que los del CCE no saben de lo que hablan, porque para que Pemex cotice en la bolsa tendría antes que desaparecer su carga fiscal de 120% sobre sus utilidades, y entonces todas las empresas que agrupa el Consejo Coordinador tendrían que comenzar a pagar impuestos…”.

El diputado, egresado como economista en el ITAM, entonces advertía que Calderón sólo tendría dos caminos para “seguir depredando a Pemex”: una reforma constitucional o continuar pervirtiendo el reglamento de Petróleos Mexicanos”. Y, de plano, vaticinaba que “pretenderá lo segundo”, porque para reformar los artículos 25, 27 y 28 constitucionales –referentes obligados en el tema– en los tiempos que le quedan como “ocupante de la Presidencia de la República”, muy difícilmente lograría conseguir la alianza con el PRI, para lograr los 334 votos que requiere una reforma constitucional en la Cámara de Diputados,  y los 94 en el Senado de la República… “aunque tampoco sería imposible”, insistía, “dada la muy poca… ética que suelen demostrar los priistas en el Congreso cuando se airean temas cruciales para el país”.

Pero, para los efectos prácticos –ha opinado Di Costanzo–,  “lo que pretenderá hacer Felipe Calderón es utilizar la figura de los bonos ciudadanos, que el PRI, PAN y PVEM ya autorizaron en la Ley de Pemex de octubre de 2008”.

--¿Cómo?

--Acaso intentarán reformar el Reglamento de Pemex, en una especie de “estiramiento de sus alcances jurídicos y legales, para comenzar a mirar esos bonos como acciones”.
Todavía el petista dijo: “La otra aberración que dicen los empresarios es que habría que usar los fondos de pensiones para Pemex. Pero eso sería como jugar con los ahorros de los trabajadores. Ahora, qué bien, porque el petróleo está a 102 dólares el barril; pero quiero ver un trabajador metiendo su lana para la extracción y perforación de pozos en Chicontepec donde ha sido un desmadre perforar, con rendimientos lejos de lo esperado”.
 
Olvidó di Costanzo, al parecer, un pequeño dato: ¿cuándo se le ha preguntado su opinión a un trabajador a la hora de disponer de sus ahorros para inversión?
El tema rueda sobre la pendiente.  

Temas

Lee También

Recibe las últimas noticias en tu e-mail

Todo lo que necesitas saber para comenzar tu día

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones