Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Miércoles, 14 de Noviembre 2018
México | La responsabilidad no se limita únicamente a los pilotos en el accidente aéreo

Suma de errores en la caída de avión que llevaba a Mouriño

El descuido del controlador de tránsito aéreo de San Luis Potosí, de catalogar a la aeronave con un tamaño diferente también pudo contribuir a que el avión entrara en la turbulencia

Por: SUN

CIUDAD DE MÉXICO.- La responsabilidad no se limita únicamente a los pilotos en el accidente aéreo en el que perdieron la vida el secretario de Gobernación, Juan Camilo Mouriño, el ex fiscal antidrogas José Luis Santiago Vasconcelos, y otros funcionarios federales.

El descuido del controlador de tránsito aéreo de San Luis Potosí, de catalogar a la aeronave con un tamaño diferente también pudo contribuir a que el avión entrara en la turbulencia de estela que dejó un avión que le antecedía.

El 4 de noviembre, el avión modelo Learjet 45 (LJ-45), despegó a las 18:04 horas de San Luis Potosí rumbo al Distrito Federal. Previo al vuelo, el despachador responsable en el aeropuerto le proporcionó a los pilotos toda la información necesaria para el viaje.

 El despachador seleccionó el tipo de aeronave de una lista en su computadora, “e inadvertidamente introdujo LJ-25”, es decir, otro modelo de aeronave. Esa etiqueta como LJ-25 apareció siempre en las pantallas del radar. Sin embargo, la información de las autoridades es que avisó a México del vuelo y en la red aeronáutica conocida como AFTN lo identificó como LJ-45.

El vuelo transcurrió con normalidad. De acuerdo con información oficial, a las 18:09 horas el Centro de Control de Tránsito Aéreo instruyó a la aeronave a contactar al sector seis del Centro de Control México y transfirió la comunicación a éste último.

El avión LJ-45 era precedido por una aeronave de Mexicana de Aviación modelo Boeing 767-300, proveniente de Buenos Aires, atrás venía un avión Fokker-100 de Click de Mexicana.

Estela de turbulencia

 En su informe preliminar de los resultados de la investigación de campo, la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) reforzó la hipótesis de que la estela de turbulencia del B767 pudo causar que los pilotos perdieran el control del avión y se desplomara.
El controlador de tránsito aéreo de llegada comentó que había estado ocupado como responsable de las llegadas del norte y del sur del aeropuerto, e intentó separar las distancias entre las aeronaves. La llegada del LJ-45 coincidió con periodo de mucho tránsito aéreo. La categoría de turbulencia para cada aeronave, es indicada en las etiquetas asociadas en la pantalla del radar.

En las entrevistas con las autoridades, dicho controlador refirió que cuando el LJ-45 se aproximó a la Base Militar Aérea de Santa Lucía, el F-100 de Click estaba a cuatro millas náuticas atrás y a cuatro mil pies arriba.

 “Aunque la separación fue menos que el mínimo establecido, el controlador consideró que esta diferencia en altitud podía proporcionar el espaciamiento adicional y que la posición relativa de las dos aeronaves no le causaría al control de aproximación ninguna dificultad de separación durante la fase de aproximación”.

A las 18:38 el avión LJ-45 fue contactado por el controlador de aproximación, quien le indicó desacelerar a una velocidad de 200 nudos, “con ello el controlador buscaba aumentar la distancia de separación entre el LJ-45 y el B767-300”. Casi dos minutos, al detectar el acercamiento del F-100 le pide que proceda a la radioayuda de San Mateo (en el Estado de México) y que incremente su velocidad a 220 nudos.

Un minuto después pidió al B767 que redujera la velocidad a 160 nudos para evitar que se acercara a otro avión que venía adelante. Posteriormente indicó al vuelo de Mexicana que bajara su paso a 150 nudos.

Cuando el reloj marcaba las 18:44:08 horas, el controlador solicitó al B767 que redujera la velocidad a la mínima de aproximación. Cabe destacar que si bien el responsable de la comunicación con las aeronaves pidió al LJ-45 que bajara su velocidad, indicándolo en nudos, nunca solicito “fuerte y claro” que bajara su velocidad como lo hizo con el que le antecedía.

Seis segundos después el controlador solicitó al LJ-45 reducir a 180 nudos indicados, pero los pilotos hicieron caso de esta instrucción un minuto y medio más tarde.

Luego el controlador de aproximación pidió al LJ-45 contactar la frecuencia de la Torre de Control del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, misma que nunca recibió alguna comunicación del avión. Los controladores tanto de aproximación como de la torre de control intentaron contactarlos varias veces sin respuesta.
Fue a las 18:50:48 cuando un helicóptero de la Policía informó de la caída.

Temas

Lee También

Comentarios