Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Sábado, 22 de Septiembre 2018
México | El cardenal señaló que Jesús no puede ser reconocido por cualquiera.

Llama Rivera Carrera a emprender nueva vida caracterizada por el amor

El líder religioso sostuvo que después de su muerte ante multitud de testigos, Jesús se hizo visible corporalmente en una serie de encuentros personales con sus discípulos

Por: EL INFORMADOR

 

CIUDAD DE MÉXICO.- Las penumbras de la Catedral Metropolitana se disiparon al encenderse el cirio pascual, con lo que se inició la tradicional ceremonia del Fuego Nuevo, que estuvo encabezada por el cardenal Norberto Rivera Carrera, quien convocó a los católicos a emprender una nueva vida caracterizada por el amor, creyendo en el Evangelio y esperando los bienes definitivos.  
El arzobispo primado de México señaló, casi al final de el Sábado Santo, que la resurrección de Cristo ha dado inicio a una nueva época para la humanidad, la cual debemos hacer presente viviendo pascualmente, es decir resucitados a la vida nueva que Jesús trajo con su muerte y su resurrección.  
El purpurado señaló que Jesús ha resucitado verdaderamente, y esto quiere decir que no es algo subjetivo ni una apariencia, sino una verdad. La resurrección, añadió, no es sólo una energía que se ha desatado, sino que verdaderamente es él mismo, al que han sacrificado y ahora está vivo y se está comunicando con sus discípulos.  
Resaltó que la primitiva comunidad cristiana estaba convencida de que su fe no puede ser sólo espiritual o simbólica, porque tiene sus fundamentos en hechos muy concretos, ya que Dios se ha revelado en la historia, por la historia, con esos hechos.  
Sin embargo, advirtió que la tentación persiste cuando se quiere explicar la fe diciendo que sólo son mitos o leyendas, que no hay ningún hecho, ningún fundamento histórico en que se apoye el evangelio que recibimos.  
El líder religioso sostuvo que después de su muerte ante multitud de testigos, Jesús se hizo visible corporalmente en una serie de encuentros personales con sus discípulos, en los que se daba a conocer como aquel que había convivido con ellos antes de su pasión. Rivera Carrera dijo  que se trató de una experiencia corporal completa, porque vieron al resucitado con sus propios ojos, lo oyeron y lo tocaron.     'Fueron encuentros personales, de tú a tú, como cuando él estaba con ellos antes de morir, y era el mismo maestro a quien habían seguido, escuchado y admirado', agregó.  
No obstante, el cardenal señaló que Jesús no puede ser reconocido por cualquiera, sino sólo por aquellos a quienes él se quiere dar a conocer, pues su corporeidad es distinta a la anterior y está libre de las leyes físicas, ya que sale y entra con las puertas cerradas, aparece y desaparece, y se traslada a lugares distantes de una forma maravillosa.  
Por ello, dijo, la Pascua, el primer día de la semana, marca la resurrección de Cristo y marca que ha comenzado una nueva época para la humanidad.  Precisó que se debe comprender que Dios ya no es para nosotros sólo el infinito, el eterno, el trascendente, sino el papá bueno y cercano a nuestra vida, a quien podemos y debemos invocar continuamente.  
Durante la ceremonia litúrgica, de bendición del Fuego Nuevo, se encendió el cirio pascual, que poco a poco permitió que se iluminara con otro cirio este templo metropolitano, recordando que Cristo resucitado vence a la oscuridad del pecado y la muerte.  
Este cirio se encenderá durante todo el año para invitar a que el bautizado esté iluminado por Cristo, y en las misas de difuntos para recordar que para ellos brilla la luz eterna.  
Más adelante se dio paso al pregón pascual, que anuncia solemnemente la resurrección de Cristo mediante un hermoso canto, para posteriormente iniciar el bautizo de quienes a partir de hoy ratifican sus votos con la Iglesia Católica a través de este sacramento, y se bendijo el agua, llamada de gloria, con la que se roció también a todos los asistentes.  

NOTIMEX 09:08 23/03/08 ccms

Temas

Lee También

Comentarios