Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Domingo, 19 de Noviembre 2017
México | Al cierre del sexenio de Roberto Sandoval, suman 175 denuncias por este delito

Gobernador de Nayarit acumula casos de desaparición

Al cierre del sexenio de Roberto Sandoval, suman 175 denuncias presentadas ante las autoridades
Familiares de víctimas forman un grupo de búsqueda para dar con fosas clandestinas en Tepic. AP / ARCHIVO

Familiares de víctimas forman un grupo de búsqueda para dar con fosas clandestinas en Tepic. AP / ARCHIVO

TEPIC, NAYARIT (17/SEP/2017).- En la recta final del gobierno de Roberto Sandoval en Nayarit, que concluye este lunes, los secuestros, las ejecuciones y la lista de desaparecidos se incrementaron en el estado. Cada día salen más nayaritas a exigir el regreso con vida de sus familiares.

Después del pasado 4 de junio, un grupo que opera con armas largas comenzó a levantar a jóvenes de entre 18 y 26 años. Según cifras de la Fiscalía de Nayarit, ha recibido 150 denuncias por desaparición de personas, en tanto que la Procuraduría General de la República (PGR) registra 25.

Los responsables son un grupo del crimen organizado que después de las elecciones del 4 de junio comenzó a levantar principalmente a jóvenes de entre 18 y 26 años.

Algunos aseguran que detrás de las desapariciones están servidores públicos de la fiscalía que tienen una estrecha relación con Édgar Veytia, "El Diablo", detenido a finales de marzo en Estados Unidos por tráfico de drogas; otros familiares no están seguros de quién está operando el comando.

La Fiscalía General de Nayarit ha recibido alrededor de 150 denuncias por la desaparición del mismo número de personas; en tanto, la Procuraduría General de la República (PGR) registra hasta ahora 25 denuncias del mismo tipo, mismas que se encuentran integradas en una carpeta de investigación.

Pero la cifra podría aumentar, debido a que muchos han optado por el silencio por temor a represalias de servidores públicos que estuvieron con el ex fiscal Édgar Veytia y continúan dentro de la institución, o de quien esté detrás de las desapariciones. Por otra parte, la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas (CEAV) brinda apoyo y acompañamiento a los afectados.

La primera desaparición ocurrió el 8 de junio, recuerdan bien los familiares. La presencia de los hombres armados ha sido principalmente en Villas de La Cantera y en el fraccionamiento Jacarandas, que se encuentra a espaldas de la fiscalía.

A partir de ese día varios familiares comenzaron a coincidir en la fiscalía para levantar la denuncia. Su desgracia los unió; en redes sociales se hicieron denuncias de más casos, publicaron los rasgos de las personas desaparecidas para pedir la cooperación de la sociedad y los contactaron.

Así comenzó el grupo de búsqueda en Tepic, en posibles fosas clandestinas.

La fosa

Desesperados por no saber el paradero de sus familiares, un grupo de madres, padres, tíos, hermanas y amigos acudió a Casa de Gobierno el 5 de agosto para reunirse con el gobernador Roberto Sandoval y exigirle una pronta respuesta. Y la tuvieron. Al día siguiente, una denuncia anónima que recibió la fiscalía daba la primera pista: una fosa clandestina con siete cuerpos, entre ellos el de una mujer, ubicada entre las parcelas de caña que colindan entre los municipios de Tepic y Xalisco, una localidad colindante a la capital nayarita.

“En el día es más común que desaparezcan las personas, pero hay más casos que no quieren denunciar por temor a represalias. Sentimos que la respuesta que nos dieron las autoridades al solicitar que encontraran a nuestros familiares fue esa, una fosa con cuerpos”, comenta Rosy, una de las señoras que busca a su hijo Alejandro, de 23 años, desaparecido el 23 de junio a las 18:30 horas.

Búsquedas y amenazas

“Ya no le muevan o vamos a levantar a otro de su familia”. Esta es una de las amenazas que reciben con frecuencia los familiares de desaparecidos por emprender la búsqueda en los campos de cultivo o de donde les llegue información de una posible fosa, pero eso no los parará, advierten. Una de las madres afectadas recibió una llamada anónima el 24 de agosto. Le informaron de un punto en el que habrían enterrado a su hijo; de inmediato fueron a la fiscalía para solicitar ayuda. No la obtuvieron. Necesitaban hacer algo, así que entre todos cooperaron, rentaron una excavadora, fueron al lugar y comenzaron a cavar. No había ningún cuerpo.

“Pedimos al Gobierno federal que voltee a vernos, queremos justicia, queremos a nuestros familiares de regreso. Queremos que salga la verdad y que ninguna familia pase por lo que estamos viviendo”, comenta Rosy.

Las denuncias en PGR coinciden en el tipo de camionetas, las armas, vestimenta y la forma en que opera el grupo armado que atenta contra las familias nayaritas.

Temas

Lee También

Comentarios