Jueves, 23 de Enero 2020
México | Entrevista

Descartan que se estén legalizando las drogas

Las reformas aprobadas sobre el consumo de estupefacientes permitirán tener un sistema más eficaz para detectar adictos, opina especialista del Inacipe

Por: EL INFORMADOR

MÉXICO.- La coloquialmente llamada ley contra el narcomenudeo que tantas reacciones en contra ha provocado porque hay quienes afirman que es el paso para legalizar las drogas en México en realidad tiene la intención de contar un marco jurídico que permita prevenir y combatir la farmacodependencia, el narcomenudeo y el narcotráfico, afirma el secretario general académico del Instituto Nacional de Ciencias Penales (Inacipe), Álvaro Vizcaíno Zamora.

El pasado 28 de abril la Cámara de Senadores aprobó reformas al Código Penal Federal, al Código Federal de  Procedimientos Penales y a la Ley General de Salud y dos días después los diputados hicieron lo propio.

Las modificaciones —que todavía no son publicadas en el Diario Oficial de la Federación (DOF) y por lo tanto aún no entran en vigor—, establecen la cantidad máxima de droga (ver ficha) que una persona puede traer para su consumo personal sin ser sancionada, lo que ha generado diversas muestras de rechazo.

En entrevista con EL INFORMADOR, el también ex director de Prevención del Delito de la Procuraduría General de la República (PGR), dice que actualmente si a una persona se le sorprende con una determinada cantidad de droga, la manera para establecer si la trae para su consumo personal es muy arbitraria, pues un perito puede considerar que un gramo (por citar una cantidad) es aceptable, mientras que el Ministerio Público o un juez pueden opinar que es excesivo.

Incluso las autoridades se apoyan en el sexo, la complexión física y la edad de la persona, entre otros factores, para determinar si la dosis es para su estricto consumo personal o si la pretenden vender.

“El proyecto de ley establece una cantidad fija, paro no dejarlo a criterio o a la interpretación de autoridades, es un sistema que utilizan la gran mayoría de los países europeos y varios latinoamericanos, pero no quiere decir que se están legalizando las drogas”.

Afirma que tanto la legislación vigente como las reformas que se aprobaron a finales de abril pasado establecen que si una persona es considerada un adicto se le dará tratamiento para rehabilitarlo.

El apoyo de los Estados

Vizcaíno Zamora dice que una de las ventajas de la nueva legislación es la competencia que tendrán los estados, ya que apoyarán a la Federación cuando la persona porte menos de cinco kilos de mariguana y 250 gramos de cocaína. Dichas cantidades ya se consideran de competencia federal.

“Generalmente son las procuradurías locales las que reciben mayor información la venta de droga al menudeo. Además, suelen tener un mayor despliegue regional que las autoridades federales, que aunque actúan en toda la Entidad, se concentran en las principales ciudades de cada Estado”.

Opina que las autoridades federales deben concentrarse en perseguir a los traficantes mayoristas. “Por ello, la reforma prevé que se ocupen de los casos en que las cantidades sean mil veces superiores a las previstas en la tabla de cantidades de consumo”.

Una de las novedades que tiene las reformas aprobadas es la de la figura de los agentes infiltrados, quienes deberán ser autorizados por los titulares de las respectivas procuradurías.

La ley también establece que si una persona trae más que lo establecido en la tabla de consumo y menos de lo que se considera de competencia federal, se le aplicará una pena disminuida de cuatro a siete años y seis meses de prisión, aunque no se compruebe que pretendía traficar con ellas.

“Lo anterior significa que no sólo no se están legalizando las drogas, sino que se endurecen los parámetros a partir de los cuales se castiga la posesión”.

A pregunta expresa de si cree que las reformas no se han publicado en el DOF porque se acercan las elecciones, Vizcaíno prefiere no opinar, aunque reconoce que es un tema espinoso que podría dejar consecuencias electorales, “habría que preguntarle al Congreso”.
(Sergio Cázares)

Es mejor establecer una cantidad fija porque da un margen de legalidad y de certeza, es algo más sencillo, más claro y más transparente. Álvaro Vizcaíno Zamora, secretario general académico del Inacipe.

Temas

Lee También