Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Jueves, 12 de Diciembre 2019
México | HISTORIAS DE REPORTERO POR CARLOS LORET DE MOLA

Cuando Zedillo timó a Calderón

Felipe Calderón quedó muy molesto con Ernesto Zedillo por lo que le hizo

Por: EL INFORMADOR

Felipe Calderón quedó muy molesto con Ernesto Zedillo por lo que le hizo. Habían cerrado una negociación que incluía la cabeza de Guillermo Ortiz, pero el presidente no cumplió… el presidente Zedillo.

Desde finales de 1997, el último Gobierno federal priista se había impuesto la necesidad de aprobar el Fondo Bancario de Protección al Ahorro (Fobaproa) como deuda pública, y reconocer así oficialmente como de todos los mexicanos el costo del rescate financiero que salvó a los bancos tras la quiebra nacional de los errores de diciembre de 1994.

Era el primer año en que el PRI no gozaba de su aplastante mayoría en la Cámara de Diputados y estaba obligado a tratar con la oposición. Al frente del PRD, Andrés Manuel López Obrador había alzado como bandera el rechazo al Fobaproa, lo que orilló a la administración zedillista a llegar a un arreglo con el PAN, encabezado entonces por Felipe Calderón Hinojosa.

El acuerdo entre ambos —presidente y dirigente nacional panista— fue que el partido blanquiazul aprobara convertir el Fobaproa en deuda pública a cambio, entre otras cosas, de la renuncia del entonces secretario de Hacienda, Guillermo Ortiz Martínez.

El PAN se comprometió y Zedillo cortó la cabeza de Ortiz, pero lo que nunca esperó el panismo es que lo colocara de inmediato al frente del Banco de México. Los panistas se sintieron burlados, traicionados. Y la negociación del Fobaproa se retrasó un año más: en 1998 se concretó con José Ángel Gurría en Hacienda y con Calderón todavía al frente de los panistas.

El que pidió la cabeza y el de la cabeza solicitada nunca se llevaron bien desde entonces. Por eso cuando llegó Felipe Calderón a la Presidencia de México, pronto se consideró que Ortiz no estaría otro periodo al frente del banco central. Los adversarios del ex secretario se encargaron de difundir y profundizar la molestia, particularmente cuando en medio de la crisis, surgieron agrias críticas desde el Banco de México con respecto al desempeño económico del país.

El Presidente Calderón tiene que tomar pronto la decisión de qué hacer con el Banco de México. El 15 de diciembre vence el plazo del periodo ordinario de sesiones donde tendría que tramitarse el asunto. ¿Ratificar a Ortiz a pesar de las historias político-personales? ¿Cumplirle el sueño a Agustín Carstens y dejar un boquete en Hacienda? ¿Echar mano de alguien más (Alonso García Tamez, José Ángel Gurría) para cubrir un cargo?

La disyuntiva es especialmente delicada en medio de la crisis económica.

Saciamorbos


Controversia, no. Y se lo dijeron los priistas a los panistas desde un inicio: “Nomás déjennos correr el plazo”.

Temas

Lee También