Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Lunes, 22 de Abril 2019
México | Lo llamó, pero al no obtener respuesta, lo buscó hasta encontrarlo en el baño de su habitación.

Asesinato de sacerdote causa indignación

La golpiza que culminó con la muerte del sacerdote Julio César Mendoza, de la iglesia de Nuestra Señora de Fátima, en la Delegación Venustiano Carranza, consternó a los vecinos.

Por: EL INFORMADOR

CIUDAD DE MÉXICO.- Indignación, tristeza, enojo y hasta lágrimas infantiles se mostraron frente a la iglesia de Nuestra Señora de Fátima, donde la mañana de este viernes el sacerdote Julio César Mendoza Acuña, fue encontrado herido. Minutos más tarde, murió en el hospital.

Su compañero, Francisco Guzmán Carreón, encargado de la Pastoral Penitenciaria, llegó a la iglesia el jueves por la noche. Subió a buscarlo a su habitación de la casa parroquial ubicada en el número 10 de la calle Cajéme, en la Colonia Obregón, Delegación Venustiano Carranza.

Lo llamó, pero al no obtener respuesta, lo buscó hasta encontrarlo en el baño de su habitación.

Estaba amarrado de pies y manos con cinta canela, amordazado, con los pantalones abajo de las rodillas, con la nariz rota, dos grandes heridas en la cabeza y rodeado de sangre, según la versión de los paramédicos de la ambulancia 47 de la Cruz Roja.

Lo llevaron al Hospital Balbuena, pero dos horas después, perdió la vida.

Tenía 33 años de edad y unos 10 de haber llegado a esa parroquia. Era de Ciudad Obregón, Sonora, y también se desempeñaba como director de la primaria privada y de educación católica “Tirso de Molina”. (El Universal)

Temas

Lee También

Comentarios