Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Sábado, 25 de Noviembre 2017
Jalisco | Portaban armas de grueso calibre

Tras las rejas, presuntos sicarios detenidos en Tlaquepaque

La Procuraduría de Justicia consignó a los tres individuos arrestados el jueves pasado por robo de vehículo, cohecho y delitos federales

GUADALAJARA, JALISCO.- En el complejo penitenciario de la Zona Metropolitana de Guadalajara se encuentran los tres individuos que, la madrugada del jueves pasado, fueron arrestados por la Dirección de Seguridad Pública de Tlaquepaque cuando incurrían en una falta administrativa. Las causas por las cuales se encuentran recluidos son robo a vehículo, cohecho y delitos federales.

Mario Arturo Gutiérrez Martínez, de 33 años y José Ángel Velázquez Cervantes, de 30, quienes tienen su residencia en el Distrito Federal; y Carlos Arturo Soto Vargas, también de 30, cuyo domicilio —dijo— se encuenta en el Estado de México, fueron arrestados luego de que oficiales tlaquepaquenses los encontraran realizando sus necesidades fisiológicas en plena vía pública.

Tras el obligado registro precautorio, los uniformados se encontraron con que adentro de la camioneta se localizaba un compartimento especial, en cuyo interior habían dos fusiles de asalto: un AK-47 o “cuerno de chivo” y un MP-5, cuyo uso es exclusivo para la milicia.

Además, en las indagatorias de la PGJE se descubrió que el automotor que abordaban, una Ford Lobo tipo Tritón, de modelo reciente, con el matriculado MEB-3515 del Estado de México; estaba remarcado y contaba con reporte de robo del 12 de diciembre de 2008, cerca del cruce de López Mateos y Conchitas.

Además, los señalados —entre los que se encuentra un ex oficial de Policía en el Estado de México—llevaban consigo diversos artículos de santería, así como cargadores y municiones para sus armas.
Su arresto tuvo como lugar la confluencia de las calles República de Venezuela y Tonalá, en la Zona Centro de Tlaquepaque; trascendió que intentaron evadir la acción policial y ofrecieron dos mil 500 pesos a los agentes a cambio de su libertad.

Además, se supo que los indiciados habrían llegado a la ciudad con el propósito de cumplimentar un “trabajo” para una “señora” de quien no dieron mayores detalles, aunque fuentes allegadas a la investigación revelaron que su labor consistía en dar muerte a un comandante; no obstante, la instancia no otorgó ningún informe oficial en este tenor.

Los presuntos sicarios fueron trasladados al reclusorio de Puente Grande, en donde quedaron a disposición del Juez Primero de lo Penal. Asimismo, del caso tomó conocimiento el Ministerio Público de la Federación por lo que respecta a las armas que se les aseguraron.

En relación con el caso, la Procuraduría del Estado dejó causa abierta para la investigación de otros posibles delitos.

Temas

Lee También

Comentarios