Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Jalisco | Tiene información de 150 mil ejemplares, de los cuales dos mil 500 deben ser retirados

Sólo Zapopan cuenta con censo de árboles

El Ayuntamiento tiene información de 150 mil ejemplares en el municipio, de los cuales alrededor de dos mil 500 deben ser retirados
Zapopan y Guadalajara tienen identificados cerca de cuatro mil 500 árboles en riesgo. EL INFORMADOR / A. Hinojosa

Zapopan y Guadalajara tienen identificados cerca de cuatro mil 500 árboles en riesgo. EL INFORMADOR / A. Hinojosa

GUADALAJARA, JALISCO (28/JUN/2016).- El director de Parques y Jardines del Ayuntamiento de Zapopan, Romárico Escobedo, afirma que desde la administración de Héctor Robles Peiro se empezó a trabajar en el censo del arbolado en el municipio, que actualmente reúne información de 150 mil ejemplares, de los cuales alrededor de dos mil 500 están en proceso de ser derribados en diversas zonas.

Resalta que desde noviembre de 2015 hasta el 23 de junio se han retirado 558 ejemplares. Las avenidas Patria y López Mateos, Periférico, además de La Tuzanía, Constitución, Santa Margarita y La Estancia son las zonas en las que hay más árboles en riesgo de caer.

En ese contexto, de acuerdo con el estudio “Zapopan Estrategia Territorial para la Prosperidad Urbana 2030”, seis de cada 10 zapopanos refieren no tener acceso a servicios públicos como áreas verdes, parques y espacios recreativos.

Por su parte, el titular de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Guadalajara, Juan Luis Sube, acepta que el municipio todavía no sabe con precisión la cantidad de árboles que tiene y las condiciones que presentan. El funcionario remarca que hace dos semanas arrancó un programa en el que quitarán dos mil árboles en vialidades como López Mateos, Plutarco Elías Calles, Manuel Acuña, Rubén Darío, Lázaro Cárdenas, República, Hidalgo, Juárez y Juan Pablo II. Sin embargo, precisa que este número no representa la totalidad de los árboles que están en riesgo de caer.

Se estima que al menos el cinco por ciento del arbolado no reúne las condiciones necesarias para mantenerse.

Tlajomulco de Zúñiga, que acaba de estrenar una Fiscalía de Medio Ambiente, tampoco conoce con precisión cuántos árboles hay y en qué estado se encuentran.

El director de Servicios Públicos Municipales, Luis Vidrio, responde que desde mayo pasado han atendido 240 árboles, de los cuales se cayeron 10. En riesgo detectan apenas 35, que se encuentran en puntos como la Carretera a Chapala, López Mateos y la Zona Valles.

En el municipio de Tonalá, apenas el pasado 18 de junio se cayeron 16 árboles. El titular de la Dirección de Bomberos, Héctor Topete Tovar, asegura que es difícil saber cuántos representan un peligro para los ciudadanos.

Hasta el momento se han podado 62 árboles en San Gaspar, el Centro y la zona cercana al Cerro de la Reina. Se prevé intervenir 57 árboles más en las avenidas Tonaltecas, Tonalá y en la cabecera municipal para prevenir situaciones adversas.

En Tlaquepaque, la Dirección de Comunicación Social informa que desde que inició la temporada de lluvias se han caído 20 árboles. La administración de María Elena Limón solamente ha detectado 22 árboles en riesgo.

GUÍA

¿Cuándo hay que derribarlos?

De acuerdo con la Norma Ambiental Estatal NAE-SEMADES-001/2003, los criterios que justifican el derribo de arbolado y que por sus características fisiológicas no resiste ser trasplantado son:

• Cuando por el grosor de su fuste obstruye la circulación normal en las vialidades urbanas y periurbanas.

• Cuando el árbol de fuste grueso por su ubicación en camellones centrales, laterales y banquetas donde exista un crucero, no permita la visibilidad y ocurran frecuentemente accidentes.

• Cuando gran parte del árbol o en su totalidad obstruya el paso de vehículos hacia el interior de una cochera.

• Cuando el sistema radicular de un árbol provoque destrozos en cimientos, bardas, cisternas, así como bloqueo de cañerías.

• Cuando el sistema radicular del árbol levante la carpeta asfáltica convirtiéndose en un factor de riesgo para los automovilistas.

• Cuando el árbol sobremaduro obstruya líneas de conducción eléctrica y/o telefónica, que implique riesgo a los transeúntes y/o al servicio público.

• Cuando el árbol presente un turno fisiológico avanzado y represente un factor de riesgo para la población y/o bienes muebles o inmuebles.

• Cuando se pretenda realizar en espacios públicos una obra de ingeniería civil que incida en un incremento a la calidad de vida de la población, que por sus características particulares son prioritarias.

• Reportes

Guadalajara: 3613-6189.
Zapopan: 3818-2200.
Tlaquepaque: 3837-0428.
Tonalá: 3586-6042.
Tlajomulco: 3283-4400, extensión 1075.

CLAVES

El saldo

Efectos.
Del 2012 a la mitad del año pasado, los municipios metropolitanos contabilizan un total de dos mil 867 árboles caídos por las lluvias.

Líder. En Guadalajara documentó 58 de cada 100 árboles que habían caído en la zona metropolitana (sin contabilizar Tlajomulco). En Zapopan el porcentaje representó el 23%; en Tlaquepaque 14% y en Tonalá cinco por ciento.

Antigüedad. Guadalajara es el municipio en el que hay más zonas urbanas y el arbolado tiene más tiempo. Los ejemplares tienen años presentando problemas por la plaga del muérdago. De hecho, en el censo más reciente de la Secretaría de Ecología y Medio Ambiente, en 2015, encontraron 14 mil 285 árboles con ese problema.

LA CIFRA

20%
sólo ese porcentaje del arbolado en la diagonal de la Línea 3 del Tren Ligero está en buenas condiciones.

TELÓN DE FONDO

Retrasan diagnóstico

Desde noviembre de 2014 y ante la falta de censos por parte de los ayuntamientos, Magdalena Ruiz, titular de la Semadet, informó que preparaba un proyecto sobre el Plan de ordenamiento de arbolado metropolitano, donde se pediría un inventario que incluyera la evaluación de la salud de los árboles y las especies que existen.

“Debe haber un plan de manejo y de imagen urbana porque hay instaladas especies debajo de cables, a un lado de postes, de estacionamientos. Y el censo dará una relación de los ejemplares mal manejados”.

La georreferenciación de los ejemplares electrónicamente, según Ruiz Mejía, permitiría que los trámites en las direcciones de Parques y Jardines pasen de ocho meses a solamente 24 horas. Sin embargo, la nueva versión es que el plan saldrá con los recursos del fondo ambiental que se conformaría con el nuevo sistema de verificación vehicular, que en estos momentos se estudia en el Congreso del Estado.

De acuerdo con la Semadet, el plan considera la capacitación estratégica de personas que manejen adecuadamente el arbolado: “Mi intención es que la ciudad esté altamente arbolada. Me reuniré con los titulares de las direcciones para proponerles este plan junto al Instituto Metropolitano de Planeación”.

La funcionaria previó que el plan tardaría un año en integrarse, pero no hay novedad. Al mismo tiempo, desde la dependencia estatal se generarían los convenios de prospección estratégica de la reforestación con las especies adecuadas para la ciudad y se capacitaría al ciudadano.

Hoy, dos de cada tres tapatíos viven en zonas donde no se alcanza el parámetro mínimo recomendado de áreas verdes por la Organización Mundial de la Salud (OMS).
 
De los ocho municipios del área metropolitana, Guadalajara es el que más padece esta situación, pues 62% de sus habitantes no cuentan con las áreas verdes suficientes para mejorar su calidad de vida.

El parámetro marcado por la OMS señala que la población debe contar con nueve metros cuadrados (m2) de áreas verdes urbanas por habitante “cuando menos”. Pero la zona de Tetlán es una de las más afectadas en Guadalajara, pues cuenta con 0.86 metros cuadrados de áreas verdes por habitante en algunos puntos.

La Zona Oriente (hacia Tonalá) presenta el mayor déficit, pero en la parte Sur colindante con Tlaquepaque también se carece de estos espacios. Por otra parte, en las zonas Poniente y Norte hay niveles aceptables.

PIDEN LA INTERVENCIÓN OPORTUNA DE LA AUTORIDAD

Cae árbol afuera de escuela; tenía dos reportes por riesgo

Ana Escamilla cuenta que la tarde del 23 de junio escuchó un ruido muy fuerte y salió a la calle para ver qué estaba ocurriendo. Fue entonces cuando vio que el árbol que había reportado en dos ocasiones había caído encima de dos automóviles que esperaban afuera de la escuela Serart. Adentro de los vehículos había adultos y niños que luchaban por salir.

Al caer, el árbol había tronado los parabrisas y las ventanillas de los automóviles. Quedó a medio metro del carro de Gabriela Paganoni, quien, sorprendida por el estrépito del golpe y por el crujido de las raíces, bajó del vehículo para ver qué había ocurrido y, cuando lo vio, regresó a oprimir el claxon con desesperación para que alguien ayudara a salir a las personas atrapadas.

Los trabajadores de un negocio que está a un lado de la escuela Serart, ubicada en Avenida Mariano Otero número 1741, salieron a auxiliar a los afectados. Ana Escamilla cuenta que regresó a la escuela y llamó a las autoridades zapopanas para pedir ayuda. La persona que la atendió le preguntó qué altura tenía el árbol. Ella no supo qué responder y le pidió que no perdiera el tiempo y que agilizara la atención. A los cinco minutos llegaron los bomberos, los paramédicos y los oficiales de Movilidad.

De acuerdo con Paganoni, tuvo que esperar hasta que cortaran árbol, pues su coche quedó atrapado entre el tronco vencido y las ramas; los niños salieron de los coches solamente con los rasguños que les provocaron las partículas de vidrio que les llovieron tras el golpe.

Ana Escamilla, directora del plantel, dice que “esta situación no hubiera ocurrido si las autoridades hubieran atendido los reportes” que hizo en 2014 y en 2015. La primera vez la rechazaron porque el árbol no estaba dentro de su propiedad; en la segunda le respondieron que irían, pero nunca acudieron al sitio.

Comenta que el tronco estaba inclinado y que era evidente el riesgo que representaba para los estudiantes y para las personas que diariamente recorren Prolongación Mariano Otero.

Recuerda que, a principios de 2016, un grupo de trabajadores de la Dirección de Parques y Jardines de Zapopan acudió a podar unos árboles que están frente a la escuela y ella salió para pedirles que quitaran el ejemplar. Explica que los hombres le dijeron que por un pago de mil pesos podían podar algunas ramas. Nada más.

Desde que comenzó el temporal de lluvias y hasta el 23 de junio, la Dirección de Parques y Jardines de Zapopan registró la caída de 75 árboles. Además, desde noviembre de 2015 se han realizado mil 363 podas preventivas.

De acuerdo con la dependencia municipal, de los 150 mil árboles que contabiliza en su censo, entre 11% y 12% están enfermos, pero sólo entre dos mil y dos mil 500 ejemplares serán retirados

LA VOZ DEL EXPERTO

Mala planeación

Juan Espinoza Aréchiga
(investigador del CUCBA).

Para Juan Espinoza Aréchiga, miembro del Departamento de Producción Forestal del Centro Universitario de Ciencias Biológicas y Agropecuarias (CUCBA), la vegetación arbórea de la ciudad ha sido objeto de modas.

Afirma que, a partir de la explosión urbana de las décadas de los cuarenta y cincuenta se empezó a experimentar con diversos tipos de árboles y no se pensó en que años después se convertirían en un dolor de cabeza para los ciudadanos y para las administraciones municipales.

Pone como ejemplo al hule, que fue moda en las colonias cercanas a la Glorieta de La Minerva y actualmente tiene poca presencia porque algunos ejemplares se cayeron y porque también los retiraron. Lo mismo sucede con los otros miembros de la familia de las moráceas, como el zalatillo, el hormiguillo y los ficus, entre otros, que fueron colocados en espacios inadecuados.

“¿Cuál es el gran problema que tenemos en la ciudad? Que es dinámica y se transforma año con año. Aparecen avenidas, aparecen obras diferentes como excavaciones, adecuación de banquetas... Todo eso mortifica a las raíces. Llega un momento en que el sostén que estaba estable ya no existe”.

El académico resalta que las constantes podas que favorecen a las señalizaciones y a los cableados descompensan el equilibrio natural del árbol, lo que también causa problemas.

“Tenemos un centro de gravedad localizado generalmente en el eje, pero cuando nosotros le cortamos abajo, le cortamos arriba, hay vientos fuertes y el terreno se vuelve inestable porque la saturación en días lluviosos hace que la cohesión del suelo se vaya perdiendo… la raíz opta por irse zafando”.

Destaca la importancia de realizar un programa para informar a la población qué tipos de árboles se pueden plantar en banquetas o espacios donde la cohesión del suelo no es tan fuerte, de manera que 10 o 15 años después no causen problemas a los ayuntamientos.

“(Es necesario que) les proporcionen los medios, en este caso árboles, asesoría e insumos, para que a través de los grupos de colonos se pueda reforestar con las especies adecuadas. Y no nada más a los grandes sino enseñarles a los más pequeños cuál es la importancia de plantar las especies adecuadas”.

Denuncian desatención

Lectores de EL INFORMADOR denunciaron por teléfono y a través de las redes sociales las ubicaciones de árboles en riesgo de caer que han reportado infructuosamente a las autoridades municipales.

Iván Jiménez, habitante de la Colonia Insurgentes, afirmó que en 2015 llamó a la Dirección de Parques y Jardines de Guadalajara para pedir el retiro de un árbol ubicado en Ana María Sánchez, esquina con Salvador M. Lima, pues las raíces ya rompieron la banqueta y puede caer en su casa, en un casino o en un mercado.

Cindy Preciado, vecina de la Colonia Villaseñor, escribió que en la Calle Independencia, entre Gregorio Dávila y Nicolás Romero, hay tres árboles que penden de un hilo. Según ella, en diversas ocasiones las raíces de éstos han tapado su drenaje y también algunas ramas se han desprendido. Cuenta que ya reportó esta situación, pero en el Ayuntamiento de Guadalajara le respondieron que su llamado será atendido hasta después del temporal.

Óscar San Juan denunció que la tormenta del 23 de junio pasado tumbó un árbol en la Calle Gallo y Héroes Ferrocarrileros. La caída provocó que el servicio de luz se interrumpiera por más de 12 horas.

José Luis Nava Gallegos compartió que en la Colonia Basilio Vadillo, en Irma López Rosado, entre Juan Gil Preciado y Bernal Díaz del Castillo, hay un árbol que está a punto de caer.

El usuario de Twitter @javiercasillas5 compartió que reportó un ejemplar con dificultades para mantenerse de pie en la Calle Gaza, entre Nicolás de Lara y Manuel Gutiérrez Nájera, en la Colonia Beatriz Hernández, pero su petición no tuvo una respuesta satisfactoria.

La cuenta @CeticJalisco escribió que solicitó que se atendiera el que está en Arboledas y Calle Sol, “y nada”.

Sigue: #DebateInformador

¿En qué zona identifica árboles en riesgo de caer?

Participaen Twitter en el debate del día @informador

Temas

Lee También

Comentarios