Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Miércoles, 13 de Diciembre 2017
Jalisco | Salud. Se extiende entre trabajadores el síndrome del burnout

Policías, los que más recurren a la ayuda de los psicólogos

Junto con médicos y maestros, son quienes más sufren por los efectos del estrés laboral
Los policías tienen largas jornadas de trabajo, poco tiempo de recuperación y llegan a vivir experiencias difíciles. EL INFORMADOR / F. Atilano

Los policías tienen largas jornadas de trabajo, poco tiempo de recuperación y llegan a vivir experiencias difíciles. EL INFORMADOR / F. Atilano

GUADALAJARA, JALISCO (17/JUL/2016).- El trabajo lo consumía mucho, llegaba molesto a su casa y no tenía tiempo ni para él, ni su para su familia. Hasta ahí todo era “manejable”. Apelaba a la comprensión de sus familiares, al ser un policía que trabajaba en diferentes horarios, sin tener días festivos para relajarse y dormir de día después de trabajar largas noches.

Pero a quien no escuchaba era a él mismo ni a su cuerpo, que le pedía un descanso. Fue hace siete años cuando terminó en una clínica del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), por un colapso nervioso, presión alta y casi pierde un ojo, cuenta Ricardo, que ahora tiene 40 años.

“Creí que era una deficiencia visual y resultó que no, todo era consecuencia a una etapa de estrés que acumulé. Yo pensaba que era sólo algo físico, pero el oculista me derivó al psiquiatra para que entrara inmediatamente en medicamento, porque lo que yo tenía era un problema emocional”.

Como Ricardo, decenas de policías padecen de estrés permanente que, de no atenderse, los puede llevar a problemas más serios o hasta la hospitalización.

El estrés es uno de los comunes denominadores de la vida actual y no hay trabajo que se escape. Sin embargo, de manera focalizada, los policías, los maestros y los trabajadores de fábricas o empresas grandes, son los empleados que más se internan en el Hospital Psiquiátrico San Juan de Dios, advierte la encargada de la Jefatura Clínica del San Juan de Dios, Mileva Grijalva Jiménez.

“Se internan mucho los que trabajan en empresas grandes, como los obreros; también, lo que más vemos son profesores y gente que se dedica al área de seguridad, tanto privada como pública, policías, es decir”.

Los pacientes que son derivados al hospital para ser internados, llegan con cuadros de depresión y ansiedad, al vivir en una situación estresante en sus labores.

La especialista señala que existen más profesiones cuyas personas que las trabajan pueden tener problemas mentales o de presión constante, sin embargo, las estadísticas del hospital hablan de estas tres, también debido a que se trata de un centro que atiende a empleados afiliados del IMSS.

No obstante, las personas con esquizofrenia, psicosis, adicciones y violencia intrafamiliar siguen a la cabeza en las atenciones.

Hay que tomar en cuenta que todas las personas responden de manera diferente a un momento de estrés o a un problema de presión dentro del trabajo cotidiano.

Médicos y enfermeras, también con desgaste

El estrés, las guardias prolongadas, la falta de descanso, el tiempo que se dedica a estudiar y cumplir con todas las actividades profesionales y personales, pueden llevar al médico a un problema de desgaste a nivel emocional.

El problema puede comenzar desde que se estudia y se hacen las residencias de la carrera de medicina, con grandes jornadas de estudio, clases y guardias en hospitales.

La carrera del médico nunca termina, pues la preparación es fundamental a lo largo de su vida profesional. Sin embargo, de no detectarse este agotamiento desde sus primeras fases, después todo explota como olla de presión, cuando las desveladas, desmañanadas y malpasadas les cobran factura.

Lo que se ha detectado  a través de estudios realizados por el Centro Universitario de Ciencias de la Salud (CUCS) de la Universidad de Guadalajara, es que entre 42 y 44% de los médicos especialistas sufren del síndrome de Burnout, también conocido como desgaste profesional.

“La preparación como médico es agotadora desde que se inicia. El joven enfrenta cansancio tremendo, jornadas largas, guardias, no dormir, y entonces surgen estas campañas de que ‘yo soy médico y también duermo’, porque se sienten agotados. Parece que entendiéramos que eso es normal y se normaliza la exigencia que se tiene hasta esta profesión”, señaló la doctora en Ciencias de la Salud en el Trabajo del CUCS, Silvia León Cortés.

Especialistas coinciden que si bien los profesionales de  la salud están entre quienes sufren los mayores niveles de burnout, se ha observado que, independientemente de la ocupación, ésta se produce como consecuencia de crisis sucesivas de eficacia, falta de confianza en las propias competencias, altas demandas y pobres recursos laborales.

PRESIÓN Y EXCESO DE TRABAJO
Seis de cada 10 profesores sufren de burnout


El síndrome de burnout, del “quemado” o de desgaste profesional, aparece en muchos profesionistas y trabajadores.

Uno de los sectores más afectados es el  magisterio, señala la doctora en Ciencias de la Salud en el Trabajo del departamento de Salud Pública del Centro Universitario de Ciencias de la Salud (CUCS) de la Universidad de Guadalajara (UdeG), Silvia León Cortés, quien explica que el cansancio profesional desgasta al profesor, y poco a poco pierde interés en el trabajo, sin que se percate que tiene un problema.

Según un estudio Síndrome de burnout en docentes de Jalisco, realizado por investigadores del CUCS, hasta 56% de los profesores de nivel primaria frente a grupo de escuelas de Jalisco, presentaron algún nivel del problema.

En el caso de las escuelas de Guadalajara, las cifras cambian: hasta ocho de cada 10 profesores tienen este síndrome en cualquiera de sus grados. El trabajo de un profesor no termina cuando se va de la escuela, sino que se lleva tareas a su casa, donde hace sus planes escolares, califica exámenes y prepara materiales, es decir, la responsabilidad no se queda en el salón de clases.

A esto se agrega que 46% de los maestros de Jalisco trabajan en doble turno, mientras que 7% tiene tres turnos.

Lo importante es identificar el problema en las primeras fases, para tener un control psicológico y medidas de tratamiento que den herramientas a la persona, para que salga del estado en que se encuentra.

León Cortés asegura que la docencia es una profesión de vocación y no de sueldos atractivos. No obstante, entre lo que los maestros piden para hacer mejor su trabajo es tener condiciones dignas, como aulas y espacios adecuados, materiales didácticos, capacitación y profesionalización.

Factores de predisposición

De acuerdo con el coordinador de los Servicio de Psiquiatría del Hospital Civil “Fray Antonio Alcalde”, José Manuel Hernández Arias, los rasgos de personalidad de cada individuo son los que lo ayudarán o perjudicarán al momento de responder ante un entorno laboral complicado.  “Los rasgos de personalidad nos ayudan a defendernos o, por el contrario, nos van a dañar y van a hacer que tengamos más problemas emocionales todavía”.

En el caso del hospital, miembros del servicio de psiquiatría realizan un programa de prevención del síndrome de burnout y problemas emocionales, dirigido principalmente a médicos, residentes, internos y personal de enfermería.

Se hace una valoración de su salud mental para poder apoyarlos, y si de entrada expresan algún problema familiar o emocional, o se detecta que sus rasgos de personalidad pueden envolverlos en un problema de estrés mayor que en otras personas, se les atiende para que no tengan conflictos a mitad del camino, comentó el coordinador del Servicio de Psiquiatría del nosocomio, José Manuel Hernández Arias.

“Estamos haciendo la prevención para que no nos truenen a mitad del camino y entonces sí nos van a dar problemas”.

CLAVES
Cuando el trabajo consume la vida


Fenómeno. El síndrome de burnout (del inglés: consumirse) o desgaste profesional fue descrito en la década de los 60.

Presión. Se produce como resultado del estrés laboral, cuya actividad requiere de atención a terceros, y el apoyo o atención al otro es el eje central del trabajo.

Signos. Tiene como factores el agotamiento en el trabajo, la desmotivación y falta de ilusión por la actividad que antes daba satisfacción, además de la despersonalización, donde ya no se trata ni al cliente ni al paciente ni al alumno como una persona, sino como cosa.

Efectos. Aparecen trastornos del sueño y alimentación; bajan las defensas que vuelven más vulnerable a la persona para padecer enfermedades fisiológicas y Este tipo de síndromes se relacionan mucho con el inicio o reforzamiento de adicciones como el tabaquismo, el alcohol o las drogas, entre ellas, las pastillas para dormir. Además de la cuestión mental, el burnout puede provocar dolores musculares, de cabeza, obesidad y problemas cardiovasculares, entre otros.

ESTADÍSTICAS
Profesiones con mayor propensión

• Médicos.
• Profesores.
• Policías.
• Trabajadores en ventanilla.
• Trabajadores administrativos.
• Pilotos aviadores.
• Periodistas.

Fuente:
Investigadora del CUCS

Temas

Lee También

Comentarios