Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Martes, 22 de Enero 2019
Jalisco | Clases de inglés o distintos cursos y empleos ocupan a jóvenes rechazados

No salen en listas, pero tampoco pierden el tiempo

Algunos aspirantes a Licenciatura trabajan y se preparan mientras intentan entrar de nuevo

Por: EL INFORMADOR

Germán, en su empleo de medio tiempo en una cafetería. Espera para hacer nuevamente los trámites de admisión a la UdeG. EL INFORMADOR / E. Barrera

Germán, en su empleo de medio tiempo en una cafetería. Espera para hacer nuevamente los trámites de admisión a la UdeG. EL INFORMADOR / E. Barrera

GUADALAJARA, JALISCO (25/SEP/2016).- El calendario 2016 B comenzó hace poco más de un mes y miles iniciaron sus clases en la Universidad de Guadalajara (UdeG), llenos de la esperanza de que los conocimientos que obtendrán en su carrera les depararán un mejor futuro.

Pero no es así para aquellos quienes deben esperar seis meses o hasta un año para volver a hacer trámites, tan sólo en este calendario 2016 B, 28 mil 203 aspirantes a algún centro universitario quedaron fuera. Ellos tendrán que buscar una forma de pasar estos meses de espera antes de volver a hacer trámites, ya sea en la misma UdeG o en otra universidad, pero ¿qué harán mientras tanto?

En una consulta realizada en redes sociales por este medio, de 22 aspirantes rechazados que participaron, 14 mencionaron que trabajarán, mientras que ocho aseguraron que estudiarán, la mayoría de ellos para el siguiente examen, unos cuántos tendrán clases de inglés o algún otro curso. Como Erick Díaz quien, mientras espera, comenzará un curso de mercadotecnia, o Rodrigo Rico, quien irá a cursos para prepararse para el examen de ingreso.

El calendario A, que comienza en enero y culmina en junio, tiene menos aspirantes, por lo tanto pide menos puntaje, es por eso que muchos interesados van por una segunda oportunidad, o una tercera como Germán Benítez quien tiene un año y medio intentando entrar y que ya ha pasado por clases de inglés y dos trabajos.

Eso es lo que queda para miles de aspirantes quienes, semestre tras semestre, la UdeG rechaza por falta de espacios o por tener sobredemanda en algunas carreras, como médico cirujano y partero, derecho, arquitectura y psicología.

Trabaja de medio tiempo; aspira al CUAAD

Ya hace año y medio que Germán Benítez, de 20 años, salió de la preparatoria y sigue intentando conseguir un espacio en la Licenciatura de Diseño Gráfico en el Centro Universitario de Arte, Arquitectura y Diseño (CUAAD).

La primera vez hizo trámites en febrero para el calendario 2015 B y la segunda en septiembre para el 2016 A. Sin embargo, unos puntos hicieron la diferencia.

Desde entonces, ha pasado por clases de inglés y dos trabajos, uno en la empresa que tiene su familia y otro de medio tiempo en una cafetería. Con su sueldo cubre sus gastos y ahorra para poder pagar sus estudios.

“La primera vez que no entré tenía pensado meterme a estudiar inglés, pero nada más estuve como dos meses. Entonces, como no tenía ingresos para poder pagar las clases, me salí para entrar a trabajar. Anteriormente había trabajado en una empresa familiar y ahí duré como seis meses”.

“Apenas tengo dos meses aquí (en la cafetería) y pues no sé. Me gusta la forma de trabajar aquí, se me hace sencillo. Me queda algo cerca, trabajo con gente que conozco, me agrada el ambiente que se tiene aquí”.

Por el momento, la meta de Germán es hacer trámites nuevamente. Ha esperado un año porque el calendario “A” es mucho menos competido que el “B”, se pide menos puntaje y hay más probabilidades de entrar.

Germán señala que de no salir en listas podría entrar a una universidad de paga. “Ni hablar, ya vería si me meto a Mercadotecnia o a Negocios Internacionales. Pero esperemos que sí quede”.

“Tengo que volver a hacerle la lucha”

A sus 21 años y con una carrera de Técnico Mecánico Industrial en el Politécnico de Guadalajara, Erick Díaz trabaja en una empresa como encargado de almacén de producto y terminado. Sin embargo, sabe que una carrera técnica no es lo que necesita, es por eso que este calendario 2016 B hizo trámites a Ingeniería Mecánica Eléctrica en el Centro Universitario de Ciencias Exactas e Ingenierías (CUCEI), pero fue rechazado.

“Desgraciadamente me faltó punto tres para entrar. Sí había otras opciones, pero eran otras licenciaturas que no me llamaban la atención y pues dije ‘ni modo, tengo que volver a hacerle la lucha’”.

Mientras espera para hacer trámites, Erick tendrá un curso de contabilidad que lo ayudará en su trabajo y que ejercerá durante su carrera que, por decisión propia, ya no cursará en UdeG.

“En mi trabajo necesito mucho los números. Entonces decidí estudiar un curso de contabilidad para después hacer trámites a la universidad. Ya investigué y vi que la mejor opción para mí es la Universidad Tecnológica de Jalisco, porque ahí se enfocan más en la práctica”.

Ahora, su meta es ingresar a la Ingeniería en Procesos Industriales en esa universidad y continuar ejerciendo para no perder la experiencia. “Me dieron la oportunidad de acomodar mi horario, tengo un turno de ocho horas. Y pues trabajar y estudiar, hasta donde alcance”.

ENTRENA Y SE PREPARA PARA EL PRÓXIMO CICLO
Se inscribe a curso para el examen

La de médico cirujano y partero es, por mucho, la carrera más solicitada en UdeG. Sólo en el calendario 2016 B en el Centro Universitario de Ciencias de la Salud (CUCS) tuvo una demanda de tres mil 683 jóvenes y sólo 350 fueron admitidos. Fue ahí a donde Rodrigo Rico de 18 años, vecino de Cocula, Jalisco, hizo trámites, pero no salió en listas.

Pasarán tres meses para que pueda realizar de nuevo el examen, para el que planea ir preparado con algo de ayuda. “Me inscribí a los cursos de capacitación para el examen de admisión, ahí en Guadalajara”.

Mientras se prepara, Rodrigo seguirá con sus dos trabajos, uno en el campo y en la tienda de abarrotes de su familia, en el cual no se le da una remuneración, y otro como “bartender” los sábados por la noche, empleo con el que cubre sus gastos personales, sobre todo en el deporte; hace tres años entrena básquetbol.

“Tengo un trabajo los sábados en las noches en un restaurante de aquí de Cocula, con ese dinero he estado ahorrando, más que nada uso el dinero para el deporte, para comprarme unos tenis o para mi bicicleta, porque también ando mucho en ella. Ya cuando entre a la escuela mis papás me van a apoyar y pues también una parte mía, de lo que he ahorrado”.

Ahora, su meta continuar entrenando y prepararse, para hacer trámites en el calendario A, no se dice desanimado, ya que asegura que seguirá haciéndose el ánimo.

Temas

Lee También

Comentarios