Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Lunes, 10 de Diciembre 2018
Jalisco | Santuario de los Mártires y Albergue Trinitario, sus principales logros

No me metí en política, me metí con o contra los políticos: Juan Sandoval

A unos meses de dejar el cargo, el cardenal habla sobre su trabajo durante 17 años al frente de la Arquidiócesis tapatía

Por: EL INFORMADOR

Cardenal Juan Sandoval Íñiguez, arzobispo de Guadalajara.  /

Cardenal Juan Sandoval Íñiguez, arzobispo de Guadalajara. /

GUADALAJARA, JALISCO (08/DIC/2011).- “No me metí en política; me metí con o en contra de los políticos, según lo exigieron las circunstancias, para hacer valer los valores de la moral y los principios cristianos”.

De esta manera resume el cardenal Juan Sandoval Íñiguez lo que ha sido su interacción con la esfera de la política a lo largo de su trayectoria como pastor católico, y particularmente tras 17 años al frente de la Arquidiócesis de Guadalajara.

Así se refiere a lo que fueron una serie de situaciones en las que ha estado en medio del acontecer político, en la que hubo hechos que le trajeron diversos conflictos ante personajes de distintos partidos o dependencias, como en su momento ríspidos encuentros con los juristas Jorge Carpizo McGregor y Mario Ruiz Massieu (por el tema de la muerte de su antecesor, Juan Jesús Posadas Ocampo), y con otros personajes, como el ahora jefe del Gobierno del Distrito Federal, Marcelo Ebrard, y los ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, por citar algunos con quienes tuvo conflictos por el tema de la unión de parejas del mismo sexo.

Agrega que él ha sido “un pastor de la Iglesia”, pero ha tenido que salir en el escenario político por cuestiones ligadas a su misma encomienda: “Uno hace muchas cosas, sólo Dios sabrá cuántas tengan valor y cuántas no”.

A reserva de un balance formal, que asegura no haber hecho todavía, destaca diversas obras a las que dedicó gran parte de su tiempo como jerarca tapatío, como el Santuario de los Mártires, la fundación Garibi Rivera, el Centro Católico de Comunicaciones, los nuevos espacios de los seminarios diocesanos (Cuquío, Atemajac del Valle y Ahualulco), la Villa de los Niños promovida por religiosas coreanas y el Albergue Trinitario, entre otras, como la promoción de 250 parroquias que se han establecido durante su mandato.

De manera especial, resalta la ordenación de 600 sacerdotes a lo largo de su trayectoria como obispo y luego arzobispo, además de la consagración de 13 obispos y a la emisión de numerosos mensajes en los medios de comunicación, tanto impresos, como electrónicos.

En este contexto, enfatiza que hubo una “postura de calumnia de algunos medios de comunicación”, que señalaron que se alejará de su papel de pastor por meterse demasiado en cuestiones políticas.

Por otro lado, afirma que deja una “Arquidiócesis con una pastoral en marcha, ya que se tuvo a favor grandes esfuerzos de mis antecesores, desde el cardenal José Salazar, cuando se inició la tarea de responder a los retos del Concilio Vaticano II, de incluir en forma participativa a los laicos, entre otras acciones. En mi periodo se trabajó en grandes eventos ligados a la pastoral, como el Congreso Eucarístico Internacional de 2004 (primero que se celebra en este país) y el Jubileo del año 2000”.

Con orgullo, señala la gran cercanía que tuvo con los pontífices romanos Juan Pablo II y Benedicto XVI, lo que le trajo participación en varias comisiones del El Vaticano, así como en varios sínodos internacionales de obispos y en la Fundación Populorum Progressio.

FRASES

"Don Juan es todo un hombrón. Es un sacerdote excepcional y no un simple curita de barrio "
Javier “Chololo” Torres Ruiz,

amigo del cardenal.

"Es alguien increíblemente humano, además de un gran teólogo y filósofo. El Santuario de los Mártires es un nuevo referente del catolicismo mexicano "
Juan Manuel Hernández Méndez,

instructor de golf del cardenal.  

"Ha sido ejemplo de coherencia como pastor católico, aunque mucha gente no lo haya comprendido en toda su dimensión "
Eva Gómez Hernández,

dirigente del Movimiento Familiar Cristiano.

PARA SABER
Tarea pendiente


Para el cardenal Juan Sandoval Íñiguez, un tema de gran importancia que le tocará definir a su sucesor será si se divide o no el territorio de la Arquidiócesis de Guadalajara, un asunto que genera polémica al interior de los clérigos y dirigentes seglares de algunas organizaciones católicas: “Personalmente me opuse a la división, pero el que venga tendrá que decidir este tema”.

El Proceso de sucesión

RENUNCIA

Inicia con la renuncia de un obispo titular de la diócesis, en este caso el cardenal Juan Sandoval Íñiguez.

SONDEO

La Nunciatura de El Vaticano inicia una auscultación y sondeo de opiniones; incluye el punto de vista del obispo saliente.

EXPEDIENTE

Se integra un expediente, que posteriormente se envía a la curia romana para su consideración.

DECISIÓN

Decisión final de parte de la Santa Sede a través de sus organismos, con el aval del Pontífice.

COMUNICACIÓN

Información del nombramiento por la Secretaría de Estado, a través de los medios de comunicación de El Vaticano.

CLAVES DE SU GESTIÓN
Las acciones más importantes durante 17 años

1.-
El reforzamiento de los nexos de la Iglesia Católica tapatía con Roma, debido precisamente a las gestiones del cardenal, tanto ante el fallecido Juan Pablo II, como con el sucesor de éste, Benedicto XVI.

2.- La construcción del Santuario de los Mártires Mexicanos, una de sus acciones prioritarias, a pesar de que la construcción de este recinto religioso ha sido afectada por la coyuntura económica adversa, por lo que ya cumplió casi una década de edificación.

3.- El fortalecimiento de la seguridad social de los sacerdotes a través del Albergue Trinitario.

4.- Deja el Seminario más grande en alumnado, además de varias obras que apuntalan la pastoral.

5.-  La expansión del Banco Diocesano de Alimentos, lo que ha respondido al incremento de situaciones de marginalidad en el territorio arquidiocesano. Actualmente este organismo reparte al día 50 toneladas de alimentos.

LA VOZ DEL EXPERTO
Los retos

Armando González Escoto


El nuevo arzobispo de Guadalajara, Francisco Robles Ortega, enfrenta serios retos a su llegada a la Perla Tapatía, tales como la crisis de la creencia religiosa y la renovación de los cuadros formativos del clero, además de mantener una correcta distancia con el mundo de la política en vísperas de un aguerrido proceso electoral, indica el presbítero Armando González Escoto.

El director de Pensamiento Estratégico del Sistema Universidad del Valle de Atemajac (Univa), subraya que la designación de Robles Ortega, en sustitución de Juan Sandoval Íñiguez, “es inevitable, porque es cuestión de plazos”, pero “no nos sorprende mucho, puesto que el perfil es prácticamente el mismo”. Empero, un elemento a considerar es que el nuevo arzobispo tiene 62 años de edad y viene de una Arquidiócesis donde hay mucho menos clero; en Guadalajara existen más de mil 200 sacerdotes, y lo primero será conocer al presbiterio, además de dar continuidad a los procesos positivos de la diócesis.

González Escoto subraya que Robles Ortega, ahora arzobispo de Monterrey, enfrenta retos sumamente serios “dada la crisis que vive la creencia religiosa en una sociedad cada vez más secularizada, y por la situación interna de la Iglesia, en esa falta de capacidad para entender el riesgo actual y ofrecer situaciones creativas para responder a las necesidades de la sociedad contemporánea”.

Visión fresca
Celina Vázquez Parada


Según la investigadora de la Universidad de Guadalajara (UdeG), Celina Vázquez Parada, el designado nuevo arzobispo de Guadalajara, José Francisco Robles Ortega, vendrá con “una visión fresca” sobre la Iglesia Católica tapatía por el hecho de que no tiene intereses que lo condicionen con los actores principales de esta sociedad (aunque sea de origen jalisciense),  si se considera que su trayectoria como jerarca católico en 20 años ha sido fuera de esta ciudad, lo que le dará ventajas para analizar a fondo la situación en que recibe a la Arquidiócesis, una de las principales del catolicismo universal.

La académica señaló que el hecho de que tenga la encomienda de la Comisión de Diálogo Interreligioso, es un dato alentador para que en Guadalajara se trabaje en esta vertiente, “tanto con las iglesias cristianas, como con otras religiones”, si se considera que esta ciudad ya es un mosaico de creencias, aunque la Católica sea la mayoritaria.

Agregó que ante la percepción que tuvieron muchos católicos de que el cardenal Juan Sandoval “se dedicó mucho a asuntos fuera de la Iglesia”, el nuevo arzobispo tendrá el reto de contrarrestar tal percepción, lo que incluso fue causa de desencanto para las nuevas generaciones tapatías.

EL ENTRANTE
José Francisco Robles Ortega


Nació el 2 de marzo de 1949 en Mascota, Jalisco. Hizo sus estudios eclesiásticos en los seminarios de Autlán (a cuya diócesis perteneció), además de las diócesis de Guadalajara (la Filosofía) y Zamora (la Teología).

Fue ordenado el 20 julio de 1976 en Mascota. Estudio Teología Dogmática de 1976 a 1979 en la Pontificia Universidad Gregoriana en Roma.

Fue consagrado obispo auxiliar de Toluca en 1991.Posteriormente fue designado arzobispo de Monterrey en 2003. La investidura de cardenal la recibió en octubre de 2007, en un acto en el que el Papa Benedicto XVI designara a otros 22 cardenales.

En enero de este año recibió un nombramiento como miembro del Consejo Pontificio para la Nueva Evangelización. Monseñor Robles Ortega es también presidente de la Comisión de Diálogo Interreligioso de la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM, organismo que aglutina a los jerarcas católicos de este país).

EL SALIENTE
Juan Sandoval Íñiguez


Dedicó 27 años de su vida a la formación de ministros católicos en su actividad como formador y después titular del Seminario Diocesano (de 1961 a 1988). Después han sido 17 años al frente de la Arquidiócesis de Guadalajara, una de las demarcaciones eclesiásticas más importantes del país y del mundo católico.

De fuerte personalidad y arraigadas convicciones a la doctrina de El Vaticano, este jerarca, originario de la población alteña de Yahualica (28 de marzo de 1933), se distinguió como formador de un estilo apegado a las directrices de Roma.

El cargo de rector general en el Seminario de San José lo heredó de su antecesor, el hoy obispo emérito de Saltillo, el también alteño Francisco Villalobos Padilla. Entre los dos rectores, el Seminario tapatío afrontó la transición que trajo consigo el Concilio Vaticano II en diversos cambios.

Un parteaguas en la vida de Juan Sandoval fue su paso por la diócesis de Ciudad Juárez, donde fue consagrado como pastor en 1988 por el entonces titular de esa demarcación, Manuel Talamás Camandari.

Cambio favorable
Wolfgang Vogt

Para el profesor e investigador de la Universidad de Guadalajara (UdeG), integrante del Centro de Religión y Sociedad, Wolfgang Vogt, este cambio marcará un antes y un después en la relación que tiene la Iglesia Católica con la sociedad en general, con la clase política y con las demás religiones presentes en la metrópoli.

El investigador reflexiona sobre sobre el contacto directo que se dejó ver en los medios de comunicación entre el gobernador Emilio González Márquez y el cardenal Juan Sandoval. Apunta que la llegada de un nuevo arzobispo abonará a difuminar de la esfera pública la relación que se llegó a establecer entre estos personajes, lo cual será favorable en un entorno electoral como el que ya se empieza a vivir.

“El cardenal Juan Sandoval es muy cercano al gobernador, y cuando va de salida y llega otra gente es necesario tener un arzobispo más diplomático, más neutral. La relación tradicional que hay entre el cardenal y el gobernador va a cambiar”.

Vogt describe al nuevo arzobispo como una persona mucho más diplomática que el actual, como alguien que no será tan controvertido como Juan Sandoval, sino que estará más al margen de las situaciones que se presenten y tratará de mantener un diálogo abierto, pues reflejará el papel que representa como presidente de la Comisión Episcopal para el Diálogo Interreligioso y la Comunión en México, “eso debe  tener un significado en especial. Ahora esperemos que la Arquidiócesis de Guadalajara se abra más con las iglesias cristianas y no cristianas”.

Temas

Lee También

Comentarios