Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Sábado, 18 de Noviembre 2017
Jalisco | Estos núcleos de comercio disminuye la distancia en los traslados

Miniplazas comerciales resuelven necesidades de fraccionamientos

Los Ayuntamientos consideran que la proliferación de estos núcleos de comercio disminuye la distancia en los traslados, lo que incide en menos tráfico
Fraccionamiento del Bosque. Los centros comerciales pequeños también aprovechan las cercanías de los centros de estudio. EL INFORMADOR / A. Camacho

Fraccionamiento del Bosque. Los centros comerciales pequeños también aprovechan las cercanías de los centros de estudio. EL INFORMADOR / A. Camacho

GUADALAJARA, JALISCO (31/AGO/2016).- No sólo hay crecimiento económico con la habilitación de plazas comerciales pequeñas en el Área Metropolitana de Guadalajara, su desarrollo en cada vez más puntos también incide en beneficios en materia de seguridad o ambientales, de acuerdo con las autoridades municipales.

Juan Manuel Michel, director de Padrón y Licencias del Ayuntamiento de Zapopan, expone que en la medida que los usos de suelo próximos a núcleos habitacionales permitan actividades comerciales “se ofrece un nuevo equipamiento” para la colonia, lo que además reduce los desplazamientos “de manera significativa”.

Al haber un espacio cercano en el cual desarrollar actividades extracurriculares, comprar comida o atender una necesidad específica, ya no es necesario circular grandes distancias para ello. Incluso se obliga a cambiar el auto por una bicicleta, o a caminar. Y eso, explica el funcionario, abona a reducir la huella de contaminación que dejan los vehículos.

“En la medida que podamos aspirar a tener usos de suelo mixto podremos reducir significativamente el impacto en los desplazamiento que representan una carga vehicular excesiva”, subraya, al tiempo que destaca que estas plazas protegen los núcleos habitacionales porque los ciudadanos se apropian de esos espacios. “Además, se favorece la dinámica económica”.

Carolina Corona, su homóloga en la alcaldía de Tlaquepaque, explica que las plazas pequeñas que se construyen regularmente están afuera de los cotos, lo que “evita traslados largos” a los ciudadanos porque los giros permitidos en estos espacios regularmente responden a sus necesidades de primera instancia.

“Conforme avanza el desarrollo se especifica en los nuevos fraccionamientos unas áreas que abastecen de lo más indispensable a todas las personas. Tienen veterinarias, salones de belleza, gimnasios, y éstos además de darles un servicio protege para que no entren personas desconocidas de forma constante”.

En Tonalá, municipio en donde apenas hay cinco microplazas funcionando —y dos más con permiso en proceso de entrega—, éstas también se consideran un acierto. Sandra Pompeya Aceves Tejeda, titular de Padrón y Licencias, destaca que los productos que en éstas se venden “se adaptan a las necesidades de los vecinos”, por lo que no tienen que trasladarse hasta un centro comercial de mayores dimensiones.

Pero, aclara, las plazas comerciales grandes tampoco pelean con éstas. “De alguna manera es una competitividad sana. No son las mismas condiciones que se dan de un lugar a otro: acá (en las miniplazas) el dinero fluye en el mismo barrio. El ejemplo equiparado es el de ir a un supermercado o tienda departamental y a las tienditas de las colonias: no compiten”.

Plazas nuevas con menos de 30 locales (2010-2016)
Municipio Cantidad
Guadalajara No entregó información
Zapopan  8
Tlaquepaque 21
Tlajomulco 20
Tonalá 5
Total 54

 

 

 

 

 

 

¿Y el resto del área metropolitana?

En El Salto hay cinco plazas comerciales inauguradas entre los años 2012 y 2014. Ixtlahuacán de los Membrillos reporta que desde el 2005 no se encontró en los archivos del municipio ninguna licencia de construcción de plazas comerciales. Zapotlanejo confirma que sólo hay una en esa localidad (que comenzó a construirse en 2005 y se inauguró en 2011) y se encuentra en la Cabecera Municipal. La Unidad de Transparencia de Juanacatlán no respondió a la solicitud de información.

TLAJOMULCO DE ZÚÑIGA

Pretenden revertir el mote de la “ciudad dormitorio”

Desde hace años, el Municipio de Tlajomulco es conocido por la desmesurada construcción de casas, que hoy le acuñaron el mote de “ciudad dormitorio”. Pero esa tendencia se revertirá, y una de las claves para ello es la aceptación de las miniplazas comerciales por parte de los habitantes, asegura la directora de Desarrollo Económico, Fernanda Amezcua.

“Para Tlajomulco es una excelente inversión la que se ha generado porque antes, seis o siete años atrás, lo único que se construían en Tlajomulco eran casas. En estas tres últimas administraciones hemos tratado de que esa inversión sólo en viviendas tenga vuelta, y por ello aumentamos la inversión en servicios e industria. Eso te significa una mejora en los niveles de empleo y, además, que esa gente que no tenía acceso a los servicios hoy los tenga”.

Sin embargo, en Tlajomulco, a diferencia del resto del Área Metropolitana de Guadalajara, la tendencia en el incremento de las plazas comerciales ha ido más por los núcleos comerciales de mayor calado: una ausencia en el municipio durante años.

“A lo mejor en el área metropolitana crecen las (plazas) chiquitas; acá por el contrario, son las grandes las que se han venido… sin dejar de lado a las plazas pequeñas, que también se han expandido”.

En ese municipio, la mayor cantidad de mininúcleos de comercio se ubican sobre la zona de la avenida López Mateos y el Camino Real a Colima. Son plazas con menos de 30 locales comerciales, en las que regularmente se instalan desde restaurantes de comida rápida y hasta gimnasios; incluso papelerías o escuelas para desarrollar actividades extracurriculares (baile y artes marciales, etcétera).

Por ambas vialidades hay al menos 17 miniplazas nuevas; tres más por abrirse. Pero en todo Tlajomulco son 32 los centros comerciales; 26 de éstos, con menos de 30 locales. Y de acuerdo con la funcionaria, la cifra de empleos directos que éstas generan se cuenta en miles.

Sin respuesta

Este medio solicitó entrevista con el director de Padrón y Licencias del Ayuntamiento de Guadalajara, Dagoberto Calderón Leal, para abordar el tema de miniplazas, pero la rechazó.

LA VOZ DEL EXPERTO

Tienen el futuro “asegurado”

César Briseño Arellano (coordinador de la maestría en Administración y Negocios de la UdeG).

Porque la demanda en los servicios que prestan es alta, la tendencia en el crecimiento de las miniplazas comerciales en Guadalajara seguirá su curso, al menos durante los próximos años. Esa es la opinión del coordinador de la maestría en administración y negocios de la Universidad de Guadalajara, Omar Briseño Arellano.

Según el académico, dicha tendencia está marcada por la construcción de los nuevos desarrollos inmobiliarios, pues muchos de éstos han adaptado a las miniplazas como una obligatoriedad en sus complejos habitacionales.

“El hábito de consumo se genera por conveniencia. Mientras más cercano está (el sitio donde comprar), la gente más se acerca. Si puedes comprar alimentos a dos cuadras, lo haces. Esto por una relación de costo-beneficio. Tanto en tiempos de traslado como en dinero”.

Destaca que si bien las miniplazas no ofrecen oportunidades de trabajo especializadas ni bien remuneradas, son vacantes que cubren los propios vecinos, lo que permite que “el dinero se mueva”.  

Concluye que el fenómeno de plazas comerciales con menos de 30 locales no es privativo de México, sino “una tendencia internacional” en la que nuestro país está bien posicionado a nivel Latinoamérica, por encima de Brasil. “Donde la densidad poblacional exige o demanda que se hagan este tipo de plazas, que cubren estas necesidades de las ciudades grandes”.

TLAQUEPAQUE

Relajan trámites para fomentar el comercio

En Tlaquepaque no sólo se avala el desarrollo de miniplazas comerciales cerca de los núcleos habitacionales, también se ofrecen facilidades a los ciudadanos para que todos sus locales sean utilizados.

El Ayuntamiento contabiliza al menos mil 200 nuevos negocios, sólo en los últimos seis meses. ¿La razón? Los módulos del Sistema de Apertura Rápida de Empresas (SARE) que habilitó. “No tenemos permisos provisionales; entregamos rápido la licencia de giros”, apunta la titular de Padrón y Licencias, Carolina Corona.

“La selección de estos giros nos ha generado un promedio de dos a tres personas de autoempleo”.

En Tlaquepaque, las miniplazas comerciales han generado cerca de dos mil 400 nuevos empleos de febrero a la fecha.

La funcionaria incluso invita a que más negocios se registren y reciban el mismo día su licencia municipal. “Esto para que la gente esté dentro de la norma. Y el costo que se hace es sólo para cubrir el formato: 183 pesos”.

La Dirección a su cargo ha detectado que los principales beneficiados con este nuevo modelo son las familias, pues regularmente quienes los atienden son madres de familia a quienes se les abre una posibilidad de conseguir ingresos cerca de su hogar. Aunque quienes invierten en estos espacios también tienen su ganancia garantizada. “En general (las miniplazas) son benéficas para los nuevos vecindarios; cuentan con núcleos comerciales”.

Reconoce que hay espacios, particularmente en donde se instalan establecimientos de venta de alcohol (las alitas o “micheladas”), de los que el Ayuntamiento ha recibido quejas, particularmente por el volumen alto de la música. No especifica cuántas denuncias, pero invita a los ciudadanos que habitan en lugares próximos a establecimientos de este tipo a que insistan en sus quejas.

“Que no los soporten ni los aguanten, porque en zonas habitacionales los negocios deben ser respetuosos para los vecinos y saber que tienen horarios de trabajo. Si en un momento dado infringen los reglamentos, que los afectados los denuncien”.

El Camino Real a Colima y la avenida López Mateos son dos de los puntos del municipio en los que se observa una mayor cantidad de estas plazas. Y la afluencia de personas que hay tanto en éstas como en los grandes núcleos comerciales permiten concluir a la funcionaria que ambos modelos de negocio son benéficos y no compiten entre sí.

LA VOZ DEL EXPERTO

No compiten con los mercados

Nora Ampudia (investigadora de la Universidad Panamericana).

El incremento en el número de miniplazas comerciales no es perjudicial en lo absoluto, pues los giros que se instalan no compiten ni con los mercados ni con los grandes núcleos comerciales. De hecho, su diario operar puede interpretarse como un “ganar-ganar”, desde que atraen la atención de los vecinos de la colonia, generan empleos y dinamizan las transacciones.

“El dinero no está ocioso… está trabajando”, dice la académica. En su opinión, este modelo de negocios genera beneficios tanto a quienes construyen las miniplazas y reciben ingresos por la renta de locales, como a quienes los trabajan y a sus clientes.

Considera que el detonante de estos centros comerciales por el momento distingue sólo a los tapatíos. “Es algo muy de Guadalajara; no ves esto en la Ciudad de México. Y sí te genera un crecimiento económico, empleos y mejora la dinámica económica”.

Regularmente, explica, los locales en plazas pequeñas son ocupados por personas que desean instalar allí una estética, un lugar de comida rápida, un establecimiento de venta de insumos para el teléfono celular o un pequeño gimnasio. Por ello es que captan la atención de los colonos, dan vida a las colonias y permiten que el dinero fluya entre los barrios.

“Su target son los vecinos del área, de la zona. Ves que instalan una planchaduría, una lavandería, un pequeño gimnasio… por eso no afecta a las macro plazas: porque éstas normalmente ofrecen servicios que no se ubican ahí. O bien, en los grandes centros están las grandes tiendas deportivas, estéticas, con precios más elevados”.

Concluye que la situación económica de las familias mejora, aunque corre el riesgo de que en función de la alta demanda muchos negocios similares (por ejemplo: las estéticas) se instalen en la misma zona, y eso eventualmente provocará un decrecimiento en los precios que podría, al mediano plazo, provocar que algunos de éstos cierren permanentemente por la fuerte competencia.

“Para el empresario que habilita esos locales significa una actividad remunerada, pues regularmente los tendrá ocupados. Para los que los rentan y para la gente es una buena alternativa porque en éstos trabaja (o acude) la hija, esposa o incluso la abuela. Por eso se deciden por la venta de insumos que no requieren mucho capital de inversión”.

Beneficios de las miniplazas

• Dinamizan la actividad económica en los barrios.

• Cubren servicios básicos, como comida, entretenimiento y ofrecen actividades extracurriculares.

• Generan empleo a las personas que viven cerca.

• Al convertirse en núcleos de concentración de personas, reducen los índices de inseguridad.

• Su proliferación en toda la ciudad disminuye los traslados en auto, lo que se traduce en menos tráfico.

Sigue: #DebateInformador

¿Cuáles son las bondades y los defectos de las pequeñas plazas comerciales?

Participa en Twitter en el debate del día @informador

Temas

Lee También

Comentarios