Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Sábado, 21 de Abril 2018
Jalisco | El estudioso asegura que actualmente en México se ha engrosado el catálogo de delitos graves

Instan a revolucionar prisión preventiva

La prisión preventiva no funciona; esta fue parte de la ponencia de Guillermo Zepeda Lecuona

Por: EL INFORMADOR

GUADALAJARA, JALISCO.- En una fase de preocupación social por el sistema carcelario en México, los investigadores en el tema se han fijado en la congruencia de la prisión preventiva en la búsqueda de la justicia, sin embargo, mientras más se estudia, más se diserta, más se investiga, el resultado sigue siendo a todas luces el mismo, la prisión preventiva no funciona; esta fue parte de la ponencia de Guillermo Zepeda Lecuona, investigador en la Unidad Académica Básica de Sociología Jurídica, dentro del Departamento de Estudio Sociopolíticos y Jurídicos del Iteso, quien hizo hincapié en que la prisión preventiva no sólo es incongruente, sino además, injusta, cara e innecesaria.

“Legalmente hay un problema, de parte de las políticas públicas, la autoridad se impone a si misma criterios de evaluación cuantitativos, esto quiere decir que entre más gente se arreste, se lleve a prisión, más efectiva es la institución, pero cuando vemos los resultados, como en Jalisco, en donde se ha cuadruplicado la población carcelaria en los últimos ocho años, sin que la percepción social y los indicadores de seguridad bajen considerablemente, entonces esto nos indica que algo estamos haciendo mal”, indicó el investigador.

El estudioso asegura que actualmente en México se ha engrosado el catálogo de delitos graves, sin embargo, no se han evaluado las agravantes a fondo, lo cual ha provocado que delitos como el robo, por muy pequeño que sea, se convierta de pronto en robo calificado y se le imputen agravantes que en realidad no debería tener, sin embargo, la evaluación es así, y por tal, el acusado termina siendo aprisionado de forma preventiva, incluido en un sistema jurídico que no sólo encierra, sino que integra a los internos a la vida delictiva, con una falta de control sobre los recluidos.

“En los últimos diez años, la población en las prisiones se ha multiplicado, sin embargo, las instituciones carcelarias no han crecido al mismo ritmo; actualmente la sobreocupación carcelaria en penales como Puente Grande, es de 220 por ciento, en celdas para seis personas hay 20”, señaló Zepeda Lecuona.

Apunta el ponente, que para lograr resolver el problema de la prisión preventiva errónea, se deben de vencer las inercias que se vienen arrastrando desde el siglo XIX, remodelar el sistema penitenciario, con un tiempo de transición prudente, pero hacerlo de inmediato.

EL INFORMADOR • H. ESPINOZA

Temas

Lee También

Comentarios